Es noticia
Menú
La guerra que da James al Real Madrid: dice que quiere que pierda la Champions
  1. Deportes
  2. Fútbol
el colombiano va con el liverpool

La guerra que da James al Real Madrid: dice que quiere que pierda la Champions

James Rodríguez demuestra su ingratitud con el Real Madrid, un club que le dio todo tipo de oportunidades y le aguantó su escasa profesionalidad y falta de profesionalidad

Foto: James Rodríguez suspira en un partido del Real Madrid
James Rodríguez suspira en un partido del Real Madrid

James Rodríguez dio mucha guerra, demasiados problemas al Real Madrid, hasta que consiguió quitárselo de encima y enviarlo gratis al Everton. Al equipo que entrenaba Carlo Ancelotti y rival del Liverpool. A falta de poco más de dos semanas para la final de la Champions, el exjugador del Real Madrid, aparece (con el pelo teñido de morado) en una retransmisión de Twitch y se hace aficionado del Liverpool. El argumento es que en este equipo juega otro colombiano: "Tengo amigos en el Real Madrid y es un equipo difícil para este tipo de partidos, pero quiero que gane Luis Díaz. Quiero que quede campeón el Liverpool".

Tiene poca memoria. Pero, además, es un ingrato. Tampoco es que destacara por tener muchas luces y estar centrado. La mala cabeza de James Rodríguez tiró por los suelos su enorme talento. En el Real Madrid le dieron todas las oportunidades del mundo. Le ficharon porque hizo seis goles en el Mundial de Brasil 2014, costó 80 millones de euros, era de los mejor pagados de la plantilla, no le gustaba entrenar fuerte, pero sí bailaba muy bien el reggaetón en el vestuario y en la polémica fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo, con el cantante Kevin Roldán, tras perder un derbi (4-0) en el Vicente Calderón. Estaba más lesionado que en buena forma y le faltaba compromiso.

placeholder James Rodríguez, en un partido con Colombia. (EFE/Wilmar Santos)
James Rodríguez, en un partido con Colombia. (EFE/Wilmar Santos)

Zidane no pudo con él y le buscaron una salida con cesión al Bayern de Múnich, que entrenaba Carlo Ancelotti. El italiano, que ya le tuvo en su primera etapa en el Madrid y con su gestión de mano izquierda, volvió a confiar en que podía recuperarle para el fútbol de alta competición. No fue posible. James también dio problemas en el equipo alemán por sus continuas lesiones y un rendimiento irregular. El Bayern lo envió de vuelta a Madrid, no quiso ejecutar la opción de compra, y Florentino Pérez tenía que buscar con Jorge Mendes, el agente del colombiano, la manera de solucionar el problema.

No tiene equipo

La estrella de James se apagó en el Real Madrid y en el Bayern de Múnich. Apuntaba alto cuando llegó a Europa y despuntó en el Oporto y en el Mónaco. Pero en la élite, con la exigencia, el sacrificio y para llevar el peso y liderazgo de un gran equipo, no servía. Lo peor estaba por llegar. Cuando Ancelotti dejó el Everton para regresar al Real Madrid, su sucesor fue Rafa Benítez. Un entrenador más metódico e inflexible con los futbolistas que no muestran compromiso. Chocó con James y el colombiano tuvo que marcharse a Qatar. James ha jugado esta temporada en el Al Rayyan y tampoco ha demostrado sus excelencias.

Con 30 años, quiere regresar a Europa y pide que un equipo vuelva a confiar en él. "Donde me quieran, voy. Vamos a ver qué pasa. Ya veremos quién quiere esta zurdita", dice. Le va a costar encontrar un equipo competitivo, pero tiene un representante que maneja el mercado. Es un futbolista que tenía unas magníficas condiciones técnicas, pero que se echó a perder por llevar una vida desordenada y labrarse una vida de fiestero que dañó su imagen.

Foto: Erling Haaland, durante un partido con el Borussia Dortmund. (Reuters/Andreas Gebert)

Hasta en Colombia, donde era considerado como un ídolo, tiraron la toalla. Cuando Zidane no le ponía, la prensa acusaba al entrenador francés de tener algo personal con el futbolista. A Zidane le llamaron de todo por no ver el talento y ser injusto. La figura de James era más mediática que futbolística. Pero con el paso del tiempo se fue comprobando que estaba en baja forma, con una lesión en el sóleo que le impedía rendir y jugar dos partidos seguidos en poco tiempo. Había perdido la chispa. La decisión que tomó el seleccionador Reinaldo Rueda fue polémica. Le dejó fuera de la Selección por considerar que no estaba en buenas condiciones y le dio el dorsal '10' a Edwin Cardona.

James no disputó la Copa América, el debate en Colombia, entre los que le defendían y los que estaban a favor de la decisión del seleccionador, se intensificó. James consiguió regresar para las eliminatorias del Mundial de Qatar y Colombia no se clasificó. Otro fracaso de James. Otro juguete roto del fútbol.

James Rodríguez dio mucha guerra, demasiados problemas al Real Madrid, hasta que consiguió quitárselo de encima y enviarlo gratis al Everton. Al equipo que entrenaba Carlo Ancelotti y rival del Liverpool. A falta de poco más de dos semanas para la final de la Champions, el exjugador del Real Madrid, aparece (con el pelo teñido de morado) en una retransmisión de Twitch y se hace aficionado del Liverpool. El argumento es que en este equipo juega otro colombiano: "Tengo amigos en el Real Madrid y es un equipo difícil para este tipo de partidos, pero quiero que gane Luis Díaz. Quiero que quede campeón el Liverpool".

Florentino Pérez
El redactor recomienda