el colombiano sale del once inicial

Los nervios de James en el Real Madrid y por qué no es titular para Zidane

Zidane insiste con un tridente formado por Bale, Hazard y Benzema. Equilibra el equipo con Fede Valverde y el colombiano es el tercer cambio contra el Granada. James pierde terreno

Foto: James se quita la camiseta en la celebración del gol contra el Granada. (EFE)
James se quita la camiseta en la celebración del gol contra el Granada. (EFE)

Quiere jugar más minutos y entrar con regularidad en el once. Nada reprochable cuando se trata de un jugador que tiene la ambición de demostrar que puede ser importante en su segunda oportunidad en el Real Madrid. James empieza a transmitir nervios por haber desaparecido del equipo titular. En el partido contra el Granada, fue el tercer cambio (después de Modric e Isco) y comprobó las dificultades que tiene para que Zidane confíe en él a ciegas. Se quedó en el Madrid con todas las consecuencias, pero tras verse en el once en los partidos contra el Levante, Paris Saint-Germain y Sevilla, su situación ha dado un vuelco. No la lleva bien y empieza a estar incómodo porque quiere más. No protesta. Aunque sí le ven con esa ansiedad de querer estar en el campo y no en el banquillo.

Esos nervios los soltó en la celebración del gol (el cuarto) en el descuento contra el Granada. James se quitó la camiseta y corrió a la grada como si hubiera conseguido marcar el tanto del triunfo. Lo necesitaba después de verse suplente en los últimos partidos (Osasuna, Atlético de Madrid y Granada) y querer volver a marcar con la camiseta del Real Madrid. El festejo fue a lo grande y en él se comprobó que el público del Bernabéu le adora y aclama. Estos gestos de cariño le hacen pensar que tiene que jugar con más regularidad para demostrar su valía. Si no lo hace, aparecerá la desconfianza, y por esto ya ha pasado cuando se tuvo que marchar al Bayern de Múnich porque Zidane le dejó en la grada en la final de la Champions contra la Juventus.

James celebra el gol contra el Granada con los aficionados del Bernabéu. (EFE)
James celebra el gol contra el Granada con los aficionados del Bernabéu. (EFE)

Esta temporada, decidió quedarse en el Real Madrid (como Bale) y empezar de cero. Para Zidane también era un escenario diferente y afrontaba los dos casos con la predisposición de hacer borrón y cuenta nueva. El entrenador no se ha salido de su plan cuando sigue manifestando con palabras y hechos que tiene 25 jugadores y habrá rotaciones. Pero James juega menos que Gareth Bale. Su rol, aunque parezca pronto decirlo y vamos acercándonos a los dos meses de competición, es secundario. Los motivos están claros: el sistema 4-3-3, el fichaje de Hazard, la apuesta por Fede Valverde, que cada vez tendrá más protagonismo, y el buen momento de Bale son algunos de los obstáculos. Hay más cuando ve cómo Modric e Isco pueden salir antes que él desde el banquillo.

El obstáculo de Fede Valverde

Zinédine Zidane va armando su tridente de ataque y lo quiere construir con Bale, Hazard y Benzema. Aquí no cabe el colombiano. Los tres futbolistas empezaron el partido en el derbi del Wanda Metropolitano. Era una de los grandes citas en lo que va de temporada y el siguiente encuentro al triunfo en Sevilla, donde James sí fue titular. Precisamente creía que se había ganado el puesto en el once por el sacrificio y esfuerzo que realizó en el Sánchez Pizjuán. Zidane lo elogió. Pero el técnico busca rigor táctico y tiene en mente que Fede Valverde es más especialista en el trabajo defensivo. En el derbi, refrescó el centro del campo y el sacrificado fue el colombiano. Contra el Atleti, apenas disputó el último cuarto de hora y sustituyó a Hazard.

Al entrenador le gusta Fede Valverde, al que califica como un "futbolista moderno", y la competencia crece y perjudica a James. Subirá con Isco, que acaba de salir de una lesión. La solución para el colombiano va a tener que pasar por armarse de paciencia y trabajar cada vez más duro para ganarse más la confianza del entrenador. El gol contra el Granada le reivindica más de cara al público que a un cuerpo técnico que busca el equilibrio y pone las obligaciones en la intensidad, ganar los duelos, la solidaridad y la profundidad. Justo todo lo que demostró el joven centrocampista uruguayo en el derbi y contra el Granada.

James ha decidido no ir en este parón de la competición con la selección de Colombia. Necesita estar centrado en el Real Madrid y seguir una puesta a punto que le permita subir su rendimiento físico. De su calidad no hay dudas, y así se lo premia el Bernabéu con aplausos cada vez que sale al campo. Pero sabe que tiene que convencer a Zidane dando más en el trabajo sin la pelota y buscar un hueco entre sus preferencias. Puede que esos nervios también se deban a que ve cómo Hazard juega de inicio cuando no está a un alto nivel físico. No deja de ser el fichaje estrella y otra de las debilidades del entrenador francés. A James le dicen sus asesores que trabaje, guarde silencio y tenga la cabeza fría.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios