Es noticia
Menú
Pep Guardiola, el que nunca pierde, propina el golpe más bajo a Simeone
  1. Deportes
  2. Fútbol
desprestigia el plan del atleti

Pep Guardiola, el que nunca pierde, propina el golpe más bajo a Simeone

El problema que tiene Guardiola es que no acepta una victoria por la mínima contra el Atlético de Madrid y quiere que se diferencie entre la modernidad de su estilo y el prehistórico

Foto: Simeone y Guardiola durante el Manchester City-Atlético. (REUTERS/Craig Brough)
Simeone y Guardiola durante el Manchester City-Atlético. (REUTERS/Craig Brough)

Pep Guardiola es de los que nunca pierden. Ni cuando gana por la mínima está contento y, por supuesto, si cae en una final de la Champions en la que es favorito, tampoco asume que algo ha hecho mal para que su plan no haya funcionado. Tiene discursos para los dos escenarios porque es de los que también quiere ganar el otro partido. El que se juega en la opinión pública. Si hace falta, da un golpe bajo y habla de la prehistoria para desprestigiar la estrategia del Atlético de Madrid en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions. Guardiola, en el fondo, es de los que si no gana a lo grande pone cara de infeliz para que le llamen genio.

La derrota por la mínima del Atlético de Madrid contra el City pone en el foco a Simeone por utilizar dos líneas defensivas con cinco jugadores y renunciar al ataque. El resultado es bueno. La manera de conseguirlo es poco estética y polariza el debate futbolero entre los que dan valor a minimizar el potencial del equipo de Guardiola y los que consideran que Simeone ha dado un paso más en el sistema del ‘antifútbol’.

placeholder Koke durante el partido contra el Manchester City
Koke durante el partido contra el Manchester City

Las consecuencias dejan un primer enfrentamiento entre Pep Guardiola y Koke. El entrenador del City estaba indignado y también frustrado. Lo hizo saber al final del partido, con gestos en los que había algo de sobreactuación, para decir que en la prehistoria, hoy y en cien mil años, es muy difícil atacar un sistema con dos líneas de cinco. “Intuíamos que jugarían con un 5-3-2 y puso a Joao de extremo izquierdo y a Griezmann en la derecha. Es que no había espacios y cuesta”, dijo. Guardiola es pasión, pero también exageración. No se contuvo en la celebración del gol, con rabia, tirando la botella de agua al suelo y mirando de reojo cómo Simeone estaba de espaldas.

Koke responde a Pep

Koke, el capitán del Atlético de Madrid, contraataca, se siente ofendido y responde que está enamorado de la historia del Atleti desde la prehistoria. Orgulloso de su entrenador, compañeros, del resultado y del esfuerzo para contener al Manchester City.

El 1-0 puede ser para el Atlético de Madrid, pan para hoy y hambre para mañana. Dentro de una semana saldremos de dudas con el partido de vuelta en Madrid. Si cae eliminado, de nada habrá servido el planteamiento ultraconservador en Manchester, muy criticado por los defensores del fútbol espectáculo, la posesión y el ataque como el verdadero y único estilo para ganar los partidos. Si el Atleti no pasa o propone otro plan con más vértigo, Simeone va a quedar marcado. Señalado por el fracaso de haber radicalizado un estilo que no es competitivo para aspirar a la Champions.

Foto: Sergio Ramos, durante el partido entre el PSG y el Lorient. (EFE/Mohammed Badra))

Simeone no entró en las provocaciones de Guardiola. También sobreactuó. Elogió la creatividad de los jugadores del City, la facilidad que tienen para generar fútbol ofensivo. Pero también dijo que no sentía vergüenza por el partido que hizo su equipo. Cada entrenador tiene que sentirse orgulloso por el trabajo realizado. Fue un partido táctico y de sobra se conocía que enfrentaba a dos estilos antagónicos. Pero en el ecuador de la eliminatoria es Guardiola el que le da un golpe bajo a Simeone con la frase de la prehistoria. Se lo ha afeado Koke.

Hay diferentes lecturas de las estrategias utilizadas por cada entrenador. Pero si Guardiola pretende compararlo con una película de buenos y malos, está en su derecho, pero no tiene a todo el mundo de su parte. Pep Guardiola es muy bueno con la propuesta que le gusta y Simeone también es muy bueno con la que más seguro y cómodo se siente. La diferencia está en la vistosidad. Evidentemente, y el primero que lo reconoce es Simeone, el Atleti es menos estético que el Manchester City. Pero esto no puede ser utilizado por Guardiola para desprestigiar el partido del rival. A Koke no le ha gustado y por eso responde un futbolista que es canterano del Atleti, que siente el escudo y considera que lo de la prehistoria es una metedura de pata de Guardiola.

El valiente y el cobarde

Guardiola incidió en que van a ir al Metropolitano a por la victoria y este mensaje lo utiliza para ganar el relato del choque de estilos. Él es el valiente y Simeone el cobarde. Ha quedado demostrado que hay una propuesta divertida y creativa y otra tacaña y aburrida. Este es el objetivo de las palabras de Pep Guardiola. Pero ni con el relato y veremos con la eficacia del planteamiento tiene más posibilidades de conseguir la clasificación para las semifinales de la Champions. Y esto es lo que, aunque escenifique que no tiene importancia, le tiene preocupado a Guardiola.

Foto: Benzema celebra un gol con Vinícius en Stamford Bridge. (EFE/Neil Hall)

El entrenador del Manchester City tiene la impotencia de no haber destrozado al Atlético, de haber resuelto la eliminatoria en la ida y mete la palabra ‘prehistoria’ para que quede claro que en el campo hay un fútbol moderno y otro primitivo. Si el segundo se carga al primero será otro fracaso más de Guardiola en la Champions. La temporada pasada perdió la final contra el Chelsea. Contra otro planteamiento de equipos rocoso y conservador. El favorito siempre es Guardiola y está muy bien que tenga personalidad y muera con sus ideas, pero no puede hablar desde el púlpito para hacer de menos a sus rivales.

placeholder Joao Félix contra Laporte, De Bruyne y Rodrigo
Joao Félix contra Laporte, De Bruyne y Rodrigo

En una competición de humildad, Pep Guardiola no sería el ganador. En una de fútbol, del nivel de la Champions, con eliminatorias en la que además de que te pueda caer un equipo a contra estilo y hay que tener dos partidos muy afinados e inspirados, tampoco gana el título desde que salió del Barcelona.

Simeone no ha engañado a nadie y ha sido sincero desde que renunció a asumir tantos riesgos con la derrota contra el Levante, el colista de la Liga, en el Metropolitano. El Atleti volvió a recuperar la esencia del cholismo, de equipo ordenado, intenso y rocoso, y le fue bien para eliminar al Manchester United. El mérito de Simeone es convencer a jugadores de la calidad de Joao Félix, Griezmann, Lemar, Correa… de los sacrificios para defender y ser, por encima de todo, un equipo. A Madrid llega vivo el Atleti, que es lo que quería el Cholo para preparar la encerrona a Guardiola.

Foto: Mesut Özil durante un partido con el Fenerbahçe. (EFE/Eredem Sahin)

El día antes del encuentro tiró de ironía para pinchar a Simeone. Guardiola quiso enviar el mensaje del potencial deportivo y financiero del Atlético, que podía permitirse el costoso fichaje de Joao Félix y con un jugador de este perfil lo natural podía generar peligro. "No se van a encerrar", dijo Guardiola en la sala de prensa. Simeone ni se dio por aludido. No quiso riesgos y Joao Félix fue uno más en un plan de soldados atrincherados.

El encuentro en el Etihad Stadium no pasará a la historia por el espectáculo. Pero sí puede quedar para el recuerdo como el Atlético haga bueno el 1-0 de la ida porque esto va de ganar a doble partido y Simeone tendrá, en alguna fase del Metropolitano, que quitar el tapón a su equipo para devolver el golpe a Pep Guardiola.

Pep Guardiola es de los que nunca pierden. Ni cuando gana por la mínima está contento y, por supuesto, si cae en una final de la Champions en la que es favorito, tampoco asume que algo ha hecho mal para que su plan no haya funcionado. Tiene discursos para los dos escenarios porque es de los que también quiere ganar el otro partido. El que se juega en la opinión pública. Si hace falta, da un golpe bajo y habla de la prehistoria para desprestigiar la estrategia del Atlético de Madrid en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions. Guardiola, en el fondo, es de los que si no gana a lo grande pone cara de infeliz para que le llamen genio.

Diego Simeone Pep Guardiola
El redactor recomienda