Es noticia
Menú
Casemiro, Kroos y Modric o cuando lo sublime se vuelve vulgar en el Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
la preocupación de ancelotti

Casemiro, Kroos y Modric o cuando lo sublime se vuelve vulgar en el Real Madrid

Hay un bajón considerable en Casemiro, Kroos y Modric. Han pasado de ganar los partidos y ser brillantes a estar atascados y espesos. Lo triste es que en París se les vio miedosos

Foto: Luka Modric antes de empezar el partido contra el Paris Saint-Germain. (REUTERS/Gonzalo Fuents)
Luka Modric antes de empezar el partido contra el Paris Saint-Germain. (REUTERS/Gonzalo Fuents)

Lo sublime cayó en la vulgaridad en uno de los peores días de tres jugadores que forman un centro del campo histórico en el Real Madrid. El trivote está haciendo cosas extrañas. Ya sabemos que nada es eterno, pero no es fácil acostumbrarse a la mediocridad cuando te han dado la excelencia. Casemiro, Kroos y Modric no mandan en los partidos, juegan aculados y les falta consistencia.

Durante meses han sido perfectos y su nivel puso al Real Madrid en el liderato. Recibían los elogios de su entrenador. Ancelotti decía de ellos que forman la mejor media del mundo y que por su experiencia y por cómo mezclan “nadie puede compararse con ellos”. Han pasado de ganar los partidos y brillar a estar atascados y espesos. Lo triste es que en París se les vio con miedo en el cuerpo.

El centro del campo del Real Madrid se descose en partidos de alta intensidad. Sucedió en Bilbao, en el encuentro de Copa del Rey disputado en San Mamés, y se volvió a repetir en París. Mal asunto para un equipo que prioriza ser sólido y busca hacer daño con acciones de contraataque cuando tiene enfrente a rivales que les dejan espacios para correr. En el último partido de Liga, en Villarreal, más de lo mismo. Aunque hubo una reacción tras el descanso. Pasó de estar dominado por el equipo de Emery a ir a por el partido en la segunda parte.

placeholder Kroos persigue a Mbappé en el partido disputado en el Parque de los Príncipes
Kroos persigue a Mbappé en el partido disputado en el Parque de los Príncipes

La sala de máquinas naufragó en el Parque de los Príncipes y Carlo Ancelotti tiene motivos para estar preocupado. El italiano busca soluciones al bajón de los centrocampistas que arrastra al resto de líneas. La colocación, la altura en el campo y el nivel físico repercuten en la defensa y la delantera. Ni Modric ni Kroos están cómodos cuando tienen que defender más que atacar. Necesitan la pelota.

Superados por el PSG

El plan contra el PSG no salió como estaba hablado, según Ancelotti. El técnico es el primer sorprendido de que no asumieran riesgos. Fue testigo de los nervios y la inseguridad que tenían Casemiro, Kroos y Modric. No son tres futbolistas más. Son los que tienen que llevar el peso del juego y dar equilibrio a la estructura del equipo. Se metieron atrás, renunciaron a la presión y a tener la posesión del balón. Casemiro vio una tarjeta amarilla que le impide jugar el partido de vuelta y Kroos y Modric perdieron su esencia.

Foto: Luka Modric junto a Mbappé en el partido disputado en el Parque de los Príncipes. (Reuters/Gonzalo Fuentes)

El problema no es nuevo y el aviso lo dio Ancelotti tras la sufrida victoria contra el Granada en el Bernabéu con el gol de Marco Asensio. “No es nuestro mejor momento”, fue la sincera respuesta de un entrenador preocupado por el bajón de sus centrocampistas. Si en muchos partidos de esta temporada, el brasileño, el alemán y el croata han destacado por hacerse con el control de los partidos, maniatar al rival con su calidad y precisión en los pases, en las últimas semanas aparecen malas señales. Hay una dinámica negativa.

No es un problema de falta de compromiso. Tiene que ver más con el ahorro de energías que hay que hacer con estos futbolistas y que depende mucho de cómo se encuentren ellos. “Estamos cansados, pero felices”, dijo el entrenador tras eliminar al Barcelona en la prórroga en la Supercopa de España. El partido fue largo, intenso, exigente y se decidió por un gol en una acción de contraataque que resolvió Fede Valverde. El uruguayo salió por Modric en el minuto 82. Desde ese día hay un bajón en el rendimiento de los centrocampistas.

Pierden energía y frescura

Empezaron con fuerza la temporada y fueron determinantes en el arreón de final del año para coger un colchón de puntos en la Liga y clasificar al equipo para los octavos de final de la Champions. Han perdido frescura y efectividad. No aguantan los partidos que tienen una alta intensidad y el rival pone un ritmo fuerte en el juego. Casemiro, Kroos y Modric, en especial el alemán y el croata, se empequeñecen en días como el del Paris Saint-Germain. Por encima de ellos pasó Marco Verrati. El problema no es nuevo. La ‘CKM’ es un centro del campo con experiencia, talento y jerarquía, pero con poco fuelle para ir a la presión y salir de ella cuando el adversario es agresivo.

Ancelotti no ha sido exigente con su centro del campo. “Yo no me voy a meter. El madridismo puede estar tranquilo. Hacen cosas que no les pido”, fue la respuesta de Carlo Ancelotti tras un buen partido de Casemiro, Kroos y Modric contra el Granada en el estadio Nuevo Los Cármenes. Era el mes de noviembre y los tres iban como aviones. El momento de ahora es muy diferente y deja ver un centro del campo en apuros, que se protege y al que le está costando recuperar su mejor nivel. Faltan tres semanas para el partido contra el Paris Saint-Germain y hay tiempo para corregir errores tácticos, asumir más riesgos y elevar el tono físico. En la Champions se juega con más verticalidad, velocidad, ritmo y agresividad que en la Liga.

Foto: Xavi en la sala de prensa antes del partido contra el Nápoles. (REUTERS/Albert Gea)

Kroos y Modric estuvieron superados en París. El peor partido que se les recuerda en mucho tiempo, aunque ya sufrieron algo similar en la eliminatoria contra el Chelsea de semifinales la temporada pasada. Ahora son un año más viejos. Modric (36 años) y Kroos (32). 68 años entre el croata y alemán, que han dejado claro en el club que su deseo es poder retirarse en el Real Madrid. Luka Modric está pendiente de una ampliación de contrato por una temporada más. Ambos estuvieron irreconocibles en el Parque de los Príncipes. Planos, inofensivos y sobrepasados. Les queda una segunda oportunidad para reaccionar.

El partido del Bernabéu (9 de marzo) es importante y también sirve para despejar dudas en el club y la planificación de la plantilla de la próxima temporada. No hay otro Kroos y ni otro Modric. Son irrepetibles, pero para competir en Europa hay que ser más completos. No se puede vivir del talento. Hacen faltan piernas para la velocidad, corazón para la resistencia y mentalidad agresiva.

El club busca relevos. Fede Valverde está en su cuarta temporada y Camavinga en la primera. Casemiro tampoco tiene sustituto. En el radar de posibles fichajes están Tchouameni (22 años), mediocentro del Mónaco, y Ryan Gravenberch (19 años), del Ajax. El centro del campo del Real Madrid, en el que sigue Dani Ceballos y tiene al canterano Antonio Blanco como otra opción de presente y futuro, está siendo revisado por los dirigentes del Real Madrid.

Lo sublime cayó en la vulgaridad en uno de los peores días de tres jugadores que forman un centro del campo histórico en el Real Madrid. El trivote está haciendo cosas extrañas. Ya sabemos que nada es eterno, pero no es fácil acostumbrarse a la mediocridad cuando te han dado la excelencia. Casemiro, Kroos y Modric no mandan en los partidos, juegan aculados y les falta consistencia.

Luka Modric Casemiro
El redactor recomienda