los sueldos del galés y el colombiano

Los problemas en el Real Madrid para dar salida a Bale y James Rodríguez

Ningún jugador que está en la lista negra y no cuenta para Zidane está dispuesto a marcharse perdiendo dinero. Bale y James presentan dificultades económicas

Foto: James Rodríguez durante un partido con el Bayern de Múnich. (Reuters)
James Rodríguez durante un partido con el Bayern de Múnich. (Reuters)

La nombres para hacer la limpieza en el Real Madrid están escritos. Florentino Pérez y Zinédine Zidane van jugador por jugador para conocer qué posibilidades tienen de continuar en el Real Madrid y con quiénes tienen que ser inflexibles en las salidas. Bale y James son transferibles para el entrenador, pero el presidente encuentra el obstáculo cuando le comunican que no es fácil buscar destino a dos futbolistas con un salario elevado. Gareth Bale tiene un sueldo de 15 millones de euros netos y acaba contrato en 2022. James Rodríguez gana 6,5 millones de euros netos y tiene dos años más en el club blanco. Mucho dinero en la masa salarial del Real Madrid con dos jugadores que, en caso de no dar salida, no son imprescindibles para Zidane. Las pérdidas las tiene que asumir el club desde el momento en el que están devaluados y no será fácil recuperar el dinero gastado por cada uno de ellos.

El Real Madrid pagó por Bale cerca de 100 millones de euros y otros 80 millones de euros por James. Zidane, desde el punto de vista deportivo, los da por amortizados y piensa en otro perfil de jugadores que aporten la energía que quiere implementar en el nuevo equipo. Florentino va más despacio porque le toca negociar con los representantes. Tanto Jonathan Barnett –agente de Bale– como el James –Jorge Mendes– lo primero que transmiten al Real Madrid es que hay un contrato que cumplir y en ninguno de los casos se irán perdiendo dinero. Al Madrid ya le tocó pagar gran parte del sueldo de Iker Casillas para facilitar su salida al Oporto. Se puede repetir la misma operación en caso de bloquearse las negociaciones.

Ningún jugador que está en la lista negra está dispuesto a perder dinero o rebajarse el sueldo. Este es uno de los grandes obstáculos que tiene que salvar el Madrid. A esto hay que añadir un segundo problema. En el vestuario del Madrid se tiene en cuenta que no sólo hay un sueldo fijo sino una serie de variables que se negociaron y aumentan la ficha. Los bonus y primas que se refieren a títulos y objetivos particulares de cada uno que se pactaron en su momento. Zidane puede dar su lista de bajas y comunicar a quien no quiere, pero los jugadores señalados son los que tienen que facilitar o pactar su marcha con Florentino Pérez y su mano derecha, José Ángel Sánchez –director general ejecutivo–.

Gareth Bale en el túnel de los vestuarios del Bernabéu. (Efe)
Gareth Bale en el túnel de los vestuarios del Bernabéu. (Efe)

Respetar los salarios

Los casos de Bale y James son especiales porque se trata de dos futbolistas que costaron 180 millones de euros y para los dirigentes de la casa blanca tienen caché pese a que no entren en los planes de Zidane. A pesar de que puedan estar más devaluados por una mala temporada, se les ve con mercado. Pero el galés y el colombiano no quieren fórmulas alternativas o mixtas para rescindir sus contratos. James ha estado cedido en el Bayern de Múnich dos temporadas y el club alemán no tiene nada claro ejecutar la opción de compra de 42 millones de euros que expira el 15 de junio. Tanto Bale como James tienen que ser traspasos sin perder ni un euro de sus salarios y, como pretenden los agentes, buscando un incremento o comisión por los traspasos.

A Bale y James les encantaría recuperar su sitio en el Real Madrid. Pero Zidane busca otros jugadores para esas posiciones como Eden Hazard, Pogba, Eriksen y están jóvenes como Vinicius, Fede Valverde o Brahim Díaz. Además de resolver el futuro de Isco. Si no llega una gran oferta por el malagueño a Zidane no le importa que se quede y darle más oportunidades. Pero Bale y James tienen la presión de no estar en los planes de Zidane y no facilitarán sus salidas si no tienen un club que les asegure o, incluso, incremente su actual ficha.

En el caso de James se asegura desde Alemania –en Bild– que el Paris Saint Germain estaría interesado en su contratación. Incluso se le relaciona como un movimiento para acercar a Neymar al Real Madrid. James puede tener más mercado que Gareth Bale porque su precio de venta es más asequible –50 millones de euros–. Otros clubes como la Juventus y el Mancheser United están a la espera de conocer cuánto puede pedir el Madrid. Con Bale será más complicado porque Florentino tampoco lo quiere malvender.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios