estrepitosa caída del barcelona en champions

Se empieza elogiando a Vidal y se acaba con un chorreo peor que el del Real Madrid

El Liverpool, sin su gran estrella, le endosa un 4-0 a un Barça en el que la 'estrella' fue Arturo Vidal y supera el famoso chorreo sufrido por el Madrid en la Champions 2008-2009

Foto: Arturo Vidal, entre Shaqiri y Henderson, durante el Liverpool-Barça disputado en Anfield. (EFE)
Arturo Vidal, entre Shaqiri y Henderson, durante el Liverpool-Barça disputado en Anfield. (EFE)

Lo escribí en Twitter en caliente, a los pocos minutos de acabar el trepidante encuentro de Anfield, un auténtico homenaje al fútbol y al lema que inspiró a los 'reds', 'Never give up' (nunca te rindas): Después de un inmerecido 3-0 en la ida, ante un Liverpool sin su gran estrella, Salah, y Firmino, y tras un partido en que el Barça salió a no perder, con Arturo Vidal llevándose todos los elogios, y perdió 4-0... Esto sí que es un fracaso y no lo de Pep Guardiola.

Pues sí, sin restar un solo mérito al equipo de Jürgen Klopp, que ya fue muy superior en el Camp Nou y merece ser finalista de la Champions, sirva el cuarto gol de los ingleses, obra de Divock Origi, para resumir la penosa imagen que el Barça ofreció en Liverpool. Fue una caricatura de equipo, y no por falta de intensidad, esa idiotez a la que se recurre cuando no se sabe qué decir, sino claramente de juego. Bueno, para ser más exactos, de falta de juego...

"Cuando te ganan 4-0, no hay que poner excusas. Han sido mejores", se limitó a decir un contrariado Ernesto Valverde. "Otro palo. Ya sufrimos el año pasado otro contra la Roma. No hay explicación, un segundo año, otra noche nefasta", comentó su presidente, Josep Maria Bartomeu. "Han sido más listos y mejores que nosotros. Han dominado el partido desde el principio. No puedo decir nada más. Pedir disculpas. Después de Roma, que vuelva a pasar esto...", dijo Sergio Busquets.

Lo comentaba al principio y lo comenté también durante el partido: si el jugador que más elogios está recibiendo es el chileno Arturo Vidal, es que algo está fallando. Y, claro, si ese equipo encima es el Barça es que, efectivamente, todo está fallando. Hace tiempo que el equipo azulgrana depende única y exclusivamente de Leo Messi, pues ni Ter Stegen pudo evitar que el Liverpool le marcara cuatro goles. Denunciar la pérdida de identidad es algo que suena raro cuando un equipo sigue ganando títulos. Pero es lo que hay. Por cierto, y para reflexionar: el mismo Barça que cayó como cayó en Anfield, ha ganado LaLiga con tres jornadas de antelación...

Valverde, durante el Liverpool-Barça disputado en Anfield. (EFE)
Valverde, durante el Liverpool-Barça disputado en Anfield. (EFE)

"Lo que pasó el día de Barcelona... No merecimos perder", comentó Klopp. "Dije a los chicos que teníamos que volver a hacer lo mismo pero más, y no sé cómo lo han podido hacer", reconoció el técnico alemán con la naturalidad que acostumbra. Lo cierto es que en el 3-0 de la ida el Barça me recordó al Real Madrid que hemos visto estos últimos años en la Champions. A falta de juego, incluso sin necesidad de ser mejores que su rival, a los azulgranas le bastaron dos o tres fogonazos de Messi —y. esta vez sí, otras tantas buenas intervenciones de Ter Stegen— para llevarse la victoria y, 'a priori', dejar la eliminatoria encarrilada y la final del Wanda Metropolitano más cerca. Sí, lo mismo que pasó en numerosas ocasiones con el Real Madrid, capaz de compensar la inferioridad en el juego con la voracidad goleadora de Cristiano Ronaldo.

Peor aún que el chorreo al Real Madrid

"Recuerdo cuando ganamos 4-0 al Real Madrid en Anfield. Fue una noche fantástica", confesó el ahora flamante embajador madridista Álvaro Arbeloa sobre la famosa noche de la temporada 2008-2009 en la que el Liverpool dejó en evidencia a Vicente Boluda, el que fuera efímero presidente del Real Madrid, quien pronosticó que su equipo daría un "chorreo" a los ingleses en el partido de vuelta tras haber perdido 0-1 en el Bernabéu en los octavos de final de la Champions.

Aquel meneo del Liverpool al Real Madrid de Juande Ramos también fue de escándalo. El equipo que entonces dirigía Rafa Benítez borró del campo a los madridistas, que acabaron humillados, algo muy parecido a lo vivido por los azulgranas. Fue una noche histórica para el Liverpool, aunque la de este martes la supera, dadas las circunstancias. "Vamos a disfrutar del momento porque no todos los días se gana 4-0 al Madrid en Champions", dijo el mencionado Arbeloa. Tampoco todos los días se gana 4-0 al Barça de Messi. Sobre todo si Messi no aparece para rescatarlo.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios