LAS PARTES, ENFRENTADAS

El error del agente de Bale con Zidane y el Real Madrid (sigue el pulso)

El caso Bale se quiere llevar con tacto en el club, pero ni Zidane ni el agente del galés ponen de su parte para ocultar las desavenencias y las tiranteces

Foto: Gareth Bale, durante el calentamiento en un partido del Bernabéu. (EFE)
Gareth Bale, durante el calentamiento en un partido del Bernabéu. (EFE)

Una de las mayores preocupaciones de Florentino Pérez es cómo resolver el caso Bale, y no encuentra aliados. Ni Zidane pone de su parte para llevar este asunto con más tacto ni el galés se da por aludido cuando el técnico se refiere a una falta de actitud y rendimiento en el Real Madrid. Las dos partes están enfrentadas y el presidente tiene que intermediar si no quiere que el futbolista se siga devaluando o se plante. Bale está dispuesto a quedarse en el Real Madrid con todas las consecuencias. Hasta si tiene que ser suplente. Pondrá mala cara. No se le verá sonreír en el banquillo. Saldrá a jugar cuando le toque y cumplirá con su contrato. Es la postura del jugador y su agente —Jonathan Barnett— después de que Zidane le dejara en un mal lugar tras la derrota contra el Rayo Vallecano. “No sé si Bale está centrado. Le tenéis que preguntar a él”, son las palabras del entrenador que no han sentado nada bien al jugador.

La respuesta de Jonathan Barnett se considera un error en el Real Madrid, porque conocen cómo se las gasta Zidane cuando está enfadado y frustrado, como es el caso en estos momentos. Zidane es implacable cuando está decepcionado y se siente atacado en su autoridad. “Bale está al ciento por ciento comprometido con el Real Madrid. Nada ha cambiado”, comentó el agente en BBC Wales Sport. El representante contesta a un entrenador dolido y que ha tenido que pedir perdón por la derrota en Vallecas. Lo peor que podía hacer es escenificar un pulso. No le vienen nada bien a los intereses del Real Madrid que se refleje una situación de tensión y distanciamiento en la que una de las estrellas no oculta sus discrepancias con el técnico.

[La mano dura de Florentino con los jugadores]

No es la primera vez que sucede. Bale ya lanzó un órdago al club, todavía con Zidane como entrenador, después de la final de la Champions contra el Liverpool en Kiev. Hizo dos goles, uno espectacular de chilena, saliendo desde el banquillo y explotó con unas declaraciones. Anunció que no quería seguir en el Madrid si era para estar en el banquillo. La suerte que tuvo es que primero se fue Zidane y después Cristiano Ronaldo. Le benefició para quedarse y asumir el papel de estrella del equipo en el proyecto que inició Lopetegui. Después, con la llegada de Solari, vio más competencia en la apuesta del entrenador argentino de jugar con Vinícius y Lucas Vázquez por las bandas.

Bale, en una jugada en el partido contra el Rayo Vallecano. (EFE)
Bale, en una jugada en el partido contra el Rayo Vallecano. (EFE)

Negociación difícil

Zidane ha dejado claro que Bale no es imprescindible en su proyecto y el mensaje es que se busque equipo. Está en la lista negra de un entrenador con ganas de hacer un equipo nuevo y diferente. Florentino no está dispuesto a venderlo a cualquier precio y sigue en su idea de que es un jugador que tiene un alto caché. Está convencido de aguantar y prolongar una negociación para llegar a los 100 millones de euros si tiene que salir del Real Madrid. Para ello, necesita un equipo comprador y que Bale y su agente colaboren. Que no lo pongan más difícil. No lo hacen porque están enfrentados a Zidane y, si después de la Champions contra el Liverpool Bale se calentó para decir que se quería ir, ahora han cambiado la estrategia y juegan la carta de tener contrato y querer quedarse para pelear por su puesto. No convence al cuerpo técnico después de ver que en una temporada sin Cristiano Ronaldo ha sido incapaz de asumir el papel de líder.

El entrenador trata al galés como uno más, no le da galones de estrella o indiscutible, como hace con Benzema o en su día sucedía con Cristiano Ronaldo. Señala a Bale como uno de los futbolistas que están desenchufados en este tramo final de la Liga. ZZ ha perdido la paciencia. Las consecuencias habrá que verlas en el partido de este domingo, en el Bernabéu, contra el Villarreal. No está Zidane para que le manden recados, y menos a través del agente. Un error más que una solución pase lo que pase con Gareth Bale. Si se queda en el Real Madrid, todavía puede ser peor la convivencia entre Zizou y Bale.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios