DECEPCIONADO CON LA FALTA DE ACTITUD

Los motivos de la bronca de Zidane a los jugadores del Real Madrid

La paciencia le ha durado ocho partidos. Zidane se ha visto obligado a tener que pedir perdón por la mala imagen del equipo en Vallecas y la falta de actitud de los jugadores

Foto: Zidane salió enfurecido de Vallecas. (EFE)
Zidane salió enfurecido de Vallecas. (EFE)

Se acabó la paz entre Zinédine Zidane y el vestuario. ZZ abandonó el césped del estadio de Vallecas con un buen calentón. Con la decepción de haber hecho uno de los peores partidos como entrenador del Real Madrid. Se metió por el túnel de vestuarios enfurecido y no fue capaz de contener su frustración. Estalló contra los jugadores pese a que se incluyera entre los culpables de la derrota en un horrible partido contra el Rayo Vallecano. Se había propuesto, desde que cogió al equipo el 12 de marzo y con once partidos por delante, recuperar la autoestima y lavar la imagen de un vestuario que estaba destrozado por los seis días fatídicos con Solari. Los que costaron la eliminación de la Copa del Rey y quedar distanciado de la Liga con el Barcelona, en el doble Clásico en el Bernabéu, y la catástrofe en la Champions frente al Ajax de Ámsterdam.

La paciencia le ha durado ocho partidos. Zidane se ha visto obligado a tener que pedir perdón por la mala imagen del equipo en Vallecas y la falta de actitud de unos jugadores que han perdido el pulso competitivo. Un equipo que ahora está bajo su dirección y del que no puede eludir su responsabilidad. La cuota de la derrota, los fallos tácticos y la gestión de los jugadores le corresponde en un tanto por ciento elevado. Se acabaron las palmaditas de Zidane. De esta manera se explica la bronca que echó a los jugadores y los nervios que le llevaron a señalarlos públicamente. “No hemos jugado para nada desde el minuto uno hasta el noventa. La culpa no sólo la tienen los jugadores. La tengo yo con los que he puesto y los cambios. Soy el máximo responsable de la derrota y hay que pedir perdón por todo lo que hicimos”, fueron algunas de las acusaciones y autocrítica de ZZ en Vallecas.

El enfado es monumental en el Real Madrid. Entre los dirigentes se echan las manos a la cabeza por la mala imagen que está ofreciendo el equipo. Zidane tampoco ha conseguido enchufar a un equipo que agoniza. No hay nada de remontada. Es por lo que el entrenador se siente el máximo responsable, pero ya no le importa acusar a los jugadores que tanto ha defendido de falta de actitud. Se ve obligado a pedir perdón. “Tenemos tres partidos y hay que jugar de otra manera. Acabar la Liga por respeto a todos”, es parte de la reprimenda del entrenador.

Zidane abandona el césped de Vallecas cabizbajo ante la mirada de Paco Jémez. (Efe)
Zidane abandona el césped de Vallecas cabizbajo ante la mirada de Paco Jémez. (Efe)

El pacto no cumplido

Los motivos de la bronca de Zidane hay que buscarlos en el desengaño que se ha llevado con la amplia mayoría de futbolistas que se desactivan en los partidos. Cuando aceptó hacerse cargo del equipo para los once partidos que restaban se comprometió con Florentino Pérez en fortalecer la imagen del equipo, recuperar las ganas entre los jugadores y la ilusión entre los aficionados. No está siendo así. “Voy a poner todo para que el equipo vaya a mejor. Tengo ambición e ilusión”, prometió en el día de su regreso en la sala de prensa ante el presidente y los directivos. Zidane siente que está fallando, pese a que después de perder contra el Rayo Vallecano diga que no se arrepiente de haber cogido el equipo en marzo y no haber esperado a que concluyera la temporada.

El otro motivo de su enorme enfado y el rapapolvo público está en el desencanto que tiene con los jugadores. En su primera charla en el vestuario pidió a todos el deber de acabar la temporada con dignidad. Fue como un pacto en el que ZZ aseguró que todos tendrían minutos y sus oportunidades y que no venía para señalar a nadie. En su primera alineación recuperó para la titularidad, en el partido contra el Celta –16 de marzo– en el Bernabéu, a Keylor Navas, Marcelo, Isco y Bale. Con Zidane han jugado todos menos Vinicius, que está lesionado y tendrá sus minutos pronto. Hasta Courtois ya ha debutado con el técnico galo después de unas largas molestias. Vallejo, Brahim Díaz –el mejor en Getafe–, Fede Valverde, Marcos Llorente… A todos les ha querido demostrar que venía para no poner la cruz a nadie. Ahora se siente defraudado. Los ha defendido en la sala de prensa pidiendo que se les tratara con respeto, pero se agotó su paciencia.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios