el superagente pierde peso

Jorge Mendes, con menos poder que nunca en el Real Madrid tras la salida de Cristiano

El famoso representante Jorge Mendes ha ido perdiendo poder en el Real Madrid en los últimos cinco años. Desde la salida de Mourinho hasta la última de Cristiano Ronaldo

Foto: Jorge Mendes a su salida de los juzgados de Pozuelo de Alarcón (Madrid). (Reuters)
Jorge Mendes a su salida de los juzgados de Pozuelo de Alarcón (Madrid). (Reuters)

Florentino Pérez ha descabezado en cinco años la posición de fuerza que había cogido el superagente Jorge Mendes en el club con las salidas de dos de sus estrellas. Primero fue la del entrenador José Mourinho, en 2013, y ahora la de Cristiano Ronaldo. Hubo un momento en el Madrid en el que Mendes llegó a creerse tan importante e influyente como el presidente porque el ‘conseguidor’ —como algunos le conocen en las oficinas del Bernabéu— manejaba el mercado de fichajes con maestría. Las altas y las bajas tenían que pasar el filtro del agente portugués que recomendaba, aconsejaba y aprobaba. Tenía mucho control en el club y en el vestuario del entrenador, con Mourinho, y el de los jugadores con Cristiano. A Florentino, lógicamente, le vendía su producto como el mejor y algunos de los futbolistas fueron llegando de su mano —Di María, Fabio Coentrao...— mientras que participaba en otras operaciones.

La salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid supone gran pérdida del poder que quería tener el representante en la entidad. Mendes lleva unos años en los que su posición de privilegio tiene menos peso, pese a que tenga contacto con José Ángel Sánchez -director general ejecutivo-, y aunque se le escuche por lo que pueda traer o la necesidad que haya de colocar a un jugador en otro de los clubes en los que tiene una posición predominante. Florentino ha ido recortando el negocio de Gestifute, la empresa que preside el agente portugués, desde la salida de Mourinho, Di María, Pepe, Cristiano y ahora queda por resolver la de Coentrao -insostenible porque entre otras cosas cobra cuatro millones de euros-.

Hubo un momento en el que Jorge Mendes sintió que podía conseguir en el Real Madrid lo que se propusiera y fue cuando Florentino abrió los ojos. En el verano de 2014 se produjo el choque. El presidente sintió la presión del representante portugués para colocar a Radamel Falcao. Una negociación en la que se quiso meter Cristiano para pedir la contratación del delantero colombiano y acabar quejándose cuando no se hizo. Florentino empezó a darse cuenta de que había que frenar los tentáculos de un representante con contactos, pero que se creía algo más que un intermediario. Después del ‘caso Falcao’ en la planta noble del Bernabéu se escuchaba la siguiente frase: “Mendes lo que quiere ser es presidente del Real Madrid”.

El hartazgo de Florentino fue creciendo porque de Mendes, como de otros agentes, buscaba que le diera soluciones y no le creara más problemas o se sintiera con una autoridad que no tiene dentro del club. Han seguido trabajando juntos en otras operaciones que no han salido y que han disgustado a Florentino porque el agente luso no ha sido capaz en los últimos años de desbloquear la salida de David de Gea, un objetivo del Madrid y un futbolista de Jorge Mendes. El último gran fichaje que ha conseguido para el Madrid fue el de James Rodriguez -hoy en el Bayern de Múnich- y desde entonces no le da a Florentino todo lo que necesita y busca.

Jorge Mendes, sonriente. (Reuters)
Jorge Mendes, sonriente. (Reuters)

Mendes baja su perfil

Los tentáculos de Gestifute cada vez son más cortos en el Real Madrid pese a que Jorge Mendes haya querido recuperar terreno a ojos de Florentino cuando se desató la crisis de la renuncia de Zidane y dejó al presidente descolocado. En ese escenario de urgencia sugirió el nombre de uno de sus técnicos, el portugués André Villas-Boas, para ser rápidamente descartado y ayudó al fichaje de Julen Lopetegui, que representa con su socio Carlos Bucero. Desde que Florentino finiquitó la turbulenta era Mourinho -marcada por las polémicas con la prensa, vestuario, conflictos que acabaron con el despido de Jorge Valdano y el desgaste en los fichajes- entendió que le tocaba a él buscar otro tipo de entrenador. Apostó por Ancelotti, Benítez y Zidane.

Jorge Mendes ha bajado su perfil porque no quiere que se le cierren las puertas del Real Madrid ni en el club lo pretenden. Pero tiene que empezar a traer caviar, conseguir que los mejores estén en el club blanco, y para eso no vale que venda como cracks a André Gomes. Le queda Gonzalo Guedes y ofrece a Rodrigo Moreno como solución a los problemas de gol que ha provocado el agujero que ha dejado la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus. Poca cosa para ilusionar a Florentino Pérez.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios