91 edición de los premios de hollywood

Llega la noche de los Premios Oscar más controvertidos e impredecibles

Sobre las 2.00 comenzará la ceremonia de entrega de los premios, que en España solo se puede ver en televisión de pago a través de Movistar+

Foto: Un cartel de los Oscar sobre la alfombra roja de la 91 edición de los Premios de la Academia. (Reuters)
Un cartel de los Oscar sobre la alfombra roja de la 91 edición de los Premios de la Academia. (Reuters)

'And the Oscar al mejor drama goes to'... los Oscar 2019. Sin Warren Beatty y Faye Dunaway para repetir en su número estelar de la gala de 2017, a la 91 edición de los Oscar, cuya ceremonia de entrega se celebra en la madrugada de este domingo al lunes en el Dolby Theatre de Los Ángeles, se la recordará por lo telenovelesco de la cadena de anuncios y recules previos protagonizado por la organización en un año en el que películas como 'Black Panther' o 'Bohemian Rhapsody' han conseguido colarse, inexplicablemente, entre las finalistas. De nuevo, lo extracinematográfico se impone.

Primero fue el anuncio de una categoría nueva, la de mejor película popular. Twitter ardió y el Patronato de la Academia de Hollywood decidió "aplazar" la inclusión de este premio. ¿Hasta cuándo? De momento queda en el aire. En diciembre, las redes rescataron del olvido unos tuits homófobos del que iba a ser el presentador de la gala Kevin Hart. Twitter ardió, el Patronato pidió a Hart que se disculpase públicamente, pero el cómico decidió dimitir y dejar a los Oscar sin maestro de ceremonias por primera vez desde hacía treinta años. Sin candidatos dispuestos a ponerse en el disparadero, la Academia anunció una lista de medio centenar de famosos de la industria del cine y de fuera de ella, entre ellos Javier Bardem, el chef José Andrés, Michael Keaton, Mike Myers y Serena Williams.

[Lista completa de nominados a los Oscar 2019]

La organización ya ha anunciado quiénes actuarán sobre el escenario asimétrico diseñado por David Korins, responsable de la escenografía de 'Hamilton' y de las giras de Lady Gaga. Queen, con Adam Lambert como vocalista, abrirán la ceremonia con 'Bohemian Rhapsody' y Bette Midler interpretará 'The Place Where Lost Things Go', de la banda sonora de 'El regreso de Mary Poppins'. Lady Gaga y Bradley Cooper cantarán a dúo 'Shallow', el tema estrella de 'Ha nacido una estrella', Jennifer Hudson hará lo propio con el tema 'I'll Fight', del documental 'RGB', nominado a dos Oscar, y los cantantes country Gillian Welch y David Rawlings tocarán 'When a Cowboy Trades His Spurs for Wings' de 'La balada de Buster Scruggs' de los hermanos Coen.

Adam Lambert y Brian May en el Wizink Center. (EFE)
Adam Lambert y Brian May en el Wizink Center. (EFE)

Entre actuaciones musicales, monólogos, discursos de ganadores y demás, en los últimos años el acto de entrega de premios se ha extendido más allá de las tres horas. Los productores del evento, Glenn Weiss y Donna Gigliotti, intentaron satisfacer la petición de la cadena ABC y algunos miembros de la Academia de acortar la duración de la gala a tres horas máximo y resolvieron entregar las estatuillas a mejor fotografía, mejor montaje, mejor corto de ficción y mejor maquillaje durante la publicidad y emitir una versión editada de dichos momentos en diferido durante el tramo final. Twitter ardió, más de 650 profesionales de la industria —entre ellos Quentin Tarantino, Spike Lee, Spike Jonze y Roger Deakins— firmaron una carta pública en contra de la decisión y obligaron a la organización, de nuevo, a recular. En caso de que Rodrigo Sorogoyen gane el Oscar a mejor corto de ficción por 'Madre' ya no habrá que enterarse por la cuenta de Twitter de los Oscar.

Al parecer, la Junta de Gobernadores es una jaula de grillos en la que 56 personas intentan ponerse de acuerdo sin éxito

A John Bailey, el presidente de la Academia, le han crecido los enanos apenas año y medio después de llegar al cargo. Al parecer, el Patronato es una jaula de grillos en la que 56 personas —tres representantes de cada uno de los 17 gremios más otros tres de sectores minoritarios más la directora ejecutiva de la Academia, Dawn Hudson, más el propio Bailey— intentan ponerse de acuerdo en vano. Por un lado, intentan recuperar el interés del público —el año pasado la emisión consiguió su mínimo histórico de espectadores, 26,5 millones en Estados Unidos— y, por otro, contentar a los implicados y a los cinéfilos de manual.

Yalitza Aparicio protagoniza 'Roma'. (Netflix)
Yalitza Aparicio protagoniza 'Roma'. (Netflix)

Esta bipolaridad en los criterios queda patente al repasar las nominadas en la categoría de mejor película. Entre 'Roma' (Netflix) y 'Black Panther' (Disney) cabe la historia de cine pasada y futura. Parece que la llegada de savia nueva ha acabado —por fin— con el concepto tradicional de "película oscarizable". El film de Alfonso Cuarón, rodado en 65 mm, en blanco y negro, en español y mixteco, con actores no profesionales y de tempo contemplativo hubiera quedado relegada, en anteriores décadas, al circuito festivalero o, como mucho, la categoría de mejor película en habla no inglesa; 'Black Panther', por su parte, rompe el 'veto tácito' contra los taquillazos de superhéroes, normalmente relegados a las categorías más técnicas, para las nominaciones al Oscar de los Oscar.

Radiografía de los votantes

Según un informe de 'Los Angeles Times', en 2012 el 94% de los miembros con derecho a voto eran caucásicos, un 77% hombres y la edad media superaba rebasaba los 62 años. La Academia, consciente de la necesidad de internacionalizarse y fomentar una mayor diversidad, decidió en 2016 añadir 683 miembros de una tacada hasta los 6.687 como declaración de intenciones. "Cada año que pasa, los votantes de los Oscar más jóvenes, diversos e internacionales ponen en jaque el núcleo duro de los votantes estadounidenses más mayores y más blancos", razona Anne Thompson en un artículo de 'Indiwire'.

John Bailey, presidente de la Academia de Cine de Hollywood. (Reuters)
John Bailey, presidente de la Academia de Cine de Hollywood. (Reuters)

La brecha es clara: si por un lado 'Green Book', 'Bohemian Rhapsody' y 'Ha nacido una estrella' —producciones de las 'majors' DreamWorks, Warner y Universal, respectivamente— representan el paradigma tradicional de producto diseñado con el ojo puesto en los Oscar, mientras que 'La favorita' (Fox) es una anomalía perversa y deliciosa; 'El vicio del poder' (Annapurna) una crítica feroz del poder ejecutivo y legislativo en Estados Unidos, un torpedo que cuestiona la democracia más autocomplaciente de Occidente, e 'Infiltrado en el KuKluxKlan' (Focus) reconoce, por fin, el trabajo como director de Spike Lee, el 'cineasta enfadado' ninguneado durante casi cuatro décadas de carrera. Lee consiguió el Oscar honorífico (2016) antes que una nominación a dirección y, previamente, solo había conseguido competir en 1990 a guion original por 'Haz lo que debas' y a mejor documental en 1997 por 'Cuatro niñas'. Como dato curioso: en las más de nueve décadas de historia de los Oscar, solo ocho títulos dirigidos por afroamericanos han competido por el Oscar a mejor película —dos de ellas este año— y solo dos se han llevado la estatuilla: 'Doce años de esclavitud', de Steve McQueen, y 'Moonlight', de Barry Jenkins, ambas en el último lustro.

Las mujeres solo representan el 25% de los nominados, con 159 hombres frente a 53 mujeres

Si recientemente 'Variety' se congratuló de que entre las 100 películas más taquilleras de 2018, 40 tenían protagonistas o coprotagonistas femeninas, el análisis de Pepa Blanes en la Ser no es tan optimista: las mujeres sólo representan el 25% de los nominados, con 159 hombres frente a 53 mujeres, "excluyendo las categorías interpretativas separadas por género". En la categoría de dirección, campo de nabos, perdón por la expresión.

Alfonso Cuarón junto a Libo, la 'nana' que cuidó del director, y la actriz protagonista Yalitza Aparicio
Alfonso Cuarón junto a Libo, la 'nana' que cuidó del director, y la actriz protagonista Yalitza Aparicio

Los Oscar, siempre atentos al gesto, han erigido a Yalitza Aparicio —quien, por otro lado, borda el papel de Cleo en 'Roma'— como resarcimiento: si el año pasado la gran el foco mediático y reivindicativo fue la chilena Daniela Vega, la actriz transexual protagonista de 'Una mujer fantástica', este año Aparicio, actriz no profesional (hasta 'Roma' era profesora) y candidata a entrar en la lista de 'Time' de personas más influyentes de 2019, ha centrado el relato de superación y la bandera de la integración como mujer, mexicana e indígena. Ganar, en este caso, es lo de menos; lo esencial: abrir la puerta.

Y más allá de lo que pudiera suponer para las plataformas la victoria de 'Roma' en los Oscar, la película de Cuarón podría también abrir el camino para que los Premios de la Academia dejen de encerrarse en su visión anglocentrista y que el hecho de que una producción rodada en otra lengua diferente al inglés consiga una nominación a mejor película no sea una feliz anomalía. Al fin y al cabo, el lenguaje del cine se presupone universal.

Premios Oscar

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios