Es noticia
Menú
Cancela su cirugía de banda gástrica y pacta con su hijo bajar de peso para siempre
  1. Alma, Corazón, Vida
PERDIERON 52 KILOS ENTRE LOS DOS

Cancela su cirugía de banda gástrica y pacta con su hijo bajar de peso para siempre

El pacto entre esta madre australiana y su hijo para adelgazar de forma radical es un ejemplo de constancia y compromiso por llevar una vida saludable en familia

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

El día antes de pasar por el quirófano para realizarse una cirugía de banda gástrica, Belinda Sanders canceló su operación. Con un peso de 100 kilos, esta mujer australiana se quedó totalmente en shock cuando su hijo Kobhi, de 11 años, le pidió ayuda para perder peso.

“En ese momento me di cuenta de que fallé. Y la cirugía no iba a arreglar nada. Necesitaba perder peso por mi cuenta y enseñar a mi hijo a seguir unos hábitos saludables”, confesaba Sanders, de 46 años, en declaraciones a 7Life.

Foto: La comida tradicional india, rica, sana y saludable, fue el refugio de Prachi

Tras la repentina e inesperada muerte de su madre, Belinda tuvo que hacerse cargo de su hermana, de 50 años, y que padece una grave discapacidad. Esas responsabilidades, unidas a su larga jornada laboral y el tener que llevar una casa de forma eficaz hicieron que se sintiera totalmente agotada.

"Me estaba engañando"

“Todo y todos estaban antes que yo y mi salud empezó a resentirse”, admitía Belinda. Al ser vegetariana y comer ensaladas y verduras a diario, pensaba que estaba llevando una vida saludable, pero “me estaba engañando a mí misma” porque las tomaba con cualquier tipo de aliño que no eran, ni mucho menos, nutritivos.

“Todo y todos estaban antes que yo y mi salud empezó a resentirse”, admitía Belinda

Es en ese momento cuando Belinda, que era una mujer extrovertida a la que le encantaba salir con sus amigos, empezó a apartarse de la gente y evitar cualquier clase de evento social. Cada vez que se miraba al espejo, odiaba lo que se encontraba al otro lado. “Me sentía horrible. Sudaba, estaba desaliñada, mi ropa me apretaba, pero me negaba a comprarme una talla más grande. Tenía demasiado miedo a pesarme. Simplemente odiaba cómo me veía”, revela la australiana.

Fue su momento de inflexión. Por eso decidió someterse la operación de cirugía de banda gástrica. En los meses previos a la operación, Belinda se sometió a una estricta dieta preoperatoria. “Estaba comiendo a base de batidos, un plato de ensalada, otro de verduras y agua. Tenía hambre constantemente. Había intentado todo para perder peso de forma natural”, decía Sanders.

placeholder Belinda Sanders y su hijo Khobi, antes y después de adelgazar (7News.com)
Belinda Sanders y su hijo Khobi, antes y después de adelgazar (7News.com)

Pero uno días antes de la cirugía, se puso a pensar en su madre. “Me hubiera abofeteado y me hubiera dicho que bajara de peso por mi misma” admite Belinda. “Fue entonces cuando me di cuenta de que me estaba engañando, así que cancelé la cirugía y me puse manos a la obra”.

Sentido de culpabilidad

A todo esto, se unió su sentimiento de culpabilidad sobre la obesidad de su hijo. “No quería que pasara hambre, sabía que le estaba dando grandes cantidades a la hora de comer y cuando le recogía en el colegio le llevaba varios bocadillos”, explicaba con cierta vergüenza.

Foto: Foto: iStock.

En ese momento, su hijo (que pesaba 74 kilos) y ella hicieron un pacto para llevar a rajatabla un nuevo estilo de vida saludable y que lo mantendrían juntos. Los dos comenzaron a realizar caminatas diarias de siete kilómetros alrededor del río cercano a su casa.

Junto a esto, comenzaron a seguir un régimen de la mano de una empresa australiana de comida sana que facilita la pérdida de peso. Belinda, que admitió con franqueza que no confiaba demasiado en el servicio de comidas, se sorprendió gratamente. Y Kobhi, su hijo, también estaba encantado con las distintas opciones de comida.

En un año, Belinda ha perdido 30 kilos y su hijo 22 haciendo ejercicio y tomando una dieta sana

Mientras la madre acudía al gimnasio, el hijo optó por realizar caminatas extra e incluso comenzó a alentar a sus amigos para que lo acompañaran. Un año después, Kobhi había bajado 22 kilos y continúa haciendo ejercicio todos los días y le encanta comer comidas sanas y equilibradas. Por su parte, Belinda perdió 30 kilos y dice sentirse orgullosa de “estar dando un buen ejemplo a mi hijo”.

El día antes de pasar por el quirófano para realizarse una cirugía de banda gástrica, Belinda Sanders canceló su operación. Con un peso de 100 kilos, esta mujer australiana se quedó totalmente en shock cuando su hijo Kobhi, de 11 años, le pidió ayuda para perder peso.

Obesidad Perder peso Estilo de vida Trucos adelgazar Adelgazar Adelgazamiento Dietas Ejercicio físico
El redactor recomienda