un estudio científico desvela un gran secreto

La larguísima espera de los obesos españoles: hasta cuatro años y medio para ser operados

No existen datos públicos sobre listas de espera para cirugía bariátrica ni Sanidad las considera prioritarias, pero ahora un grupo de cirujanos ha desvelado estos secretos

Foto:  (Ilustración: Universidad de Michigan)
(Ilustración: Universidad de Michigan)

En las últimas semanas, varios españoles con obesidad mórbida han denunciado sentirse abandonados por Sanidad. En Valencia, Teo Rodríguez (34 años, 385 kilos) sufrió una insuficiencia respiratoria tras pasar varias horas en un camión de mudanzas que lo trasladaba a casa desde el Hospital de Manises, al que ha denunciado. Algo parecido le sucedió al vilagarciano Baltasar Ozores (47 años, 330 kilos) cuando el año pasado tuvo que ser trasladado en un camión de bomberos. La semana pasada, Ozores declaraba al 'Faro de Vigo' que "Galicia no está preparada para tratar mi caso".

Estos dos casos son solamente la punta del iceberg de una situación que se está amontonando peligrosamente bajo el felpudo de la sanidad española. El único tratamiento efectivo contra casos extremos de obesidad mórbida como los de Rodríguez u Ozores es la cirugía bariátrica. Como expuso Aniceto Baltasar, cirujano en la Clínica San Jorge de Alcoy y uno de los pioneros de esta disciplina en España: "¡Caso único en la cirugía el de operar en órganos que no son la causa y, además, no están enfermos!"

Sin embargo, sólo entre el 2% y el 5% de obesos mórbidos que solicitan ser intervenidos son finalmente aceptados, una cifra muy baja en comparación con otros países europeos o con Estados Unidos.

No hay estadísticas oficiales sobre el número de intervenciones de este tipo que se realizan anualmente en nuestro país, aunque la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO) las cifra en torno a cinco mil. Es decir, bajo la superficie de esas cifras existe un número indeterminado de pacientes rechazados o peor, esperando sin tener claro cuándo llegará su turno.

Existe además otro agravante. En 2003, el Ministerio de Sanidad introdujo el Sistema de Información sobre Listas de Espera (SISLE) para poder evaluar aquellas situaciones que se estuvieran desviando de la normalidad y establecer prioridades. Por ejemplo, el tiempo medio de un paciente de cáncer para operarse no debe superar los 40 días. Sin embargo, las cirugías bariátricas no están incluidas en este listado.

Esto ha forzado a los cirujanos de la obesidad a tener que recoger sus propios datos para valorar la verdadera gravedad de la situación de sus pacientes. El trabajo, publicado en agosto de 2018 en la revista 'Obesity Surgery', arroja unas cifras preocupantes: un número estimado de 11.000 españoles está esperando a ser operado. El 68% de los que están en esa lista de espera llevan más de seis meses y alguno ha llegado a esperar 1661 días, o sea, casi cinco años.

"No había datos de ningún tipo sobre lo que estaban esperando estos pacientes", explica a Teknautas Iván Arteaga, cirujano experto en laparoscopias y uno de los autores del artículo. "Hay un Real Decreto de la Ley General de Sanidad en el que se establecen prioridades para los pacientes que están en lista de espera, dependiendo de lo que pueda deteriorarse el enfermo". El problema de los obesos es que no constan como prioritarios, aunque a algunos de ellos pueda suponerle un problema grave estar mucho tiempo en lista de espera.

Por comparar, en aquellos pacientes que están esperando una colecistestomia (extirpación de la vesícula biliar) o una hernia inguinal sólo el 15,6% y el 13,3% respectivamente se ven obligados a esperar más de seis meses. De las listadas en el SISLE, la operación con más personas esperando más de seis meses es para tratar el 'hallux valgus', deformidad del dedo gordo del pie más conocida como juanete. El 27,3% por ciento frente al 68% de la cirugía bariátrica.

La media para ser admitido en el quirófano y ser operado está en 397 días. "Entre las enfermedades que sí figuran en la lista del ministerio, las cataratas es lo más rápido en resolverse, 67 días", dice Arteaga. "El máximo es la artroscopia y el 'hallux valgus' con 123 días, el tiempo de espera medio de la obesidad triplica estos plazos.

La lista media de espera para la obesidad triplica el de las enfermedades que tienen los mayores plazos

Por comparar, en 2015 los medios ingleses advertían de que muchos obesos estaban viajando al extranjero (principalmente Dinamarca) para someterse a un 'bypass' gástrico, hartos de esperar a que el NHS les diera hora para operarse. Las listas de espera allí estaban en torno a 16 semanas.

La espera es matadora

Todo esto no sería un problema si el cuerpo de un obeso mórbido no fuese como una bomba de relojería donde cualquier cable puede activar el detonador. Según el estudio llevado a cabo por los cirujanos de la obesidad españoles, dos de cada tres pacientes que están en la lista de espera para cirugía han sufrido algún tipo de accidente cardiovascular. de estos, el 21% de los casos resultaron ser fatales.

¿Las causas? Por un lado, que el número de obesos mórbidos solicitando operarse va en aumento mientras que otros baremos no progresan del mismo modo. En casi la mitad de los centros, las operaciones para instalar una banda o un 'bypass' gástrico tuvieron que posponerse porque los quirófanos estaban ocupados por otras cirugías más urgentes. Se calcula que en cada hospital público español tienen una lista de unas cien personas en espera, pero apenas pueden atender a uno o dos por semana. En un 46% de los casos, los centros no disponían de enfermeros o anestesistas con los conocimientos suficientes.

En menor grado (un 15% de las veces) a veces la cirugía bariátrica no resultaba rentable ni para el cirujano ni para su equipo.

El de los obesos atascados en una lista de espera interminable es un problema relativamente nuevo, pero está apareciendo simultáneamente en casi todos los países desarrollados. Otro estudio reciente publicado en 'Annals of Surgery' da una cifra escalofriante: en Estados Unidos, las listas de espera para cirugía bariátrica se han multiplicado por dos en la última década.

Varban, en el seguimiento a una paciente operada (Bryan McCullough)
Varban, en el seguimiento a una paciente operada (Bryan McCullough)

La principal causa allí es, sin embargo, el complicado acceso a la sanidad. Oliver Varban, director del programa de Cirugía Bariátrica de la Universidad de Michigan, explica a Teknautas que "si lo comparamos al cáncer y a la enfermedad cardiovascular, la cirugía de la obesidad es un campo relativamente nuevo que espero siga creciendo". En el estado donde ejerce, el número de cirujanos dedicados a esta especialidad ha pasado en diez años de 36 a 69, pero las listas de espera siguen siendo alarmantemente largas. "Esto indica que los cirujanos todavía son capaces de hacer más intervenciones y que los crecientes tiempos de espera están probablemente más relacionados con el acceso a la salud".

Pero en países donde la sanidad pública es accesible para casi todo el mundo, como Canadá, las listas de espera también están engrosando, situándose incluso peor que los países europeos: entre 445 días y cinco años. "El acceso a una intervención costosa como es una cirugía es un equilibrio complejo de varios factores: recursos disponibles, coste sanitario, urgencia percibida del tratamiento, beneficio percibido y tamaño de la población afectada", detalla Varban. "La obesidad es una epidemia y el tratamiento más efectivo, la cirugía, es caro, por eso tiene tantas restricciones y barreras".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios