Es noticia
Menú
Todo el mundo quiere huir al Twitter de este ingeniero ruso: "Musk nos hace publicidad gratis"
  1. Tecnología
EUGEN ROCHKO, FUNDADOR DE MASTODON

Todo el mundo quiere huir al Twitter de este ingeniero ruso: "Musk nos hace publicidad gratis"

Mastodon se ha convertido en la principal vía de escape de los rebotados con el Twitter del hombre más rico del mundo. "Nunca hemos tenido una acogida tan grande", celebra su creador en esta entrevista

Foto: Eugen Rochko, el creador de Mastodon. (Cedida)
Eugen Rochko, el creador de Mastodon. (Cedida)

Cuando Elon Musk empezó su efímero doctorado en la Universidad de Stanford, Eugen Rochko apenas era un bebé. Hoy el primero es el hombre más rico del mundo y, desde hace unos meses, el dueño de Twitter. El segundo, un ingeniero de origen ruso de 29 años, fue el creador de Mastodon, convertida en la principal alternativa a la red social que le costó 44.000 millones de dólares al jefe de empresas como Tesla o SpaceX. Las propuestas, eso sí, solo se parecen en la formal, ya que el fondo es diametralmente opuesto. Es un proyecto de código abierto, totalmente descentralizado y sin ánimo de lucro; es decir, todo lo contrario a lo que se suele ver en Silicon Valley.

"Hemos recibido algunas solicitudes de empleo por parte de extrabajadores de Twitter, pero no podemos ofrecer los salarios a los que están acostumbrados", lamenta Rochko, en entrevista con El Confidencial. Residente en Alemania desde que era poco más que un niño, ideó y creó Mastodon allá por 2016, mientras estaba estudiando en la Universidad Friedrich Schiller de Jena.

Foto: Elon Musk entrando en la sede de Twitter. (@elonmusk)

Desde entonces, la plataforma ha sido el refugio para los rebotados con la moderación de contenidos del pájaro azul. Frente a eso, su modelo es totalmente distinto. Cada usuario tiene que alojarse en un servidor, que funciona como una comunidad que tiene sus propias normas. Es decir, algunos espacios permiten decir prácticamente cualquier cosa, pero otros deciden qué se puede y no se puede publicar. Sin embargo, no se trata de compartimentos estancos, ya que todas las cuentas pueden interactuar entre sí, independientemente de dónde se alojen.

Precisamente, esa ha sido una de las principales bazas para que hayan multiplicado su número de usuarios activos en las últimas semanas. Aun así, esas cifras siguen estando a años luz de las redes sociales convencionales. "Nada impide que podamos crecer mucho más", avisa.

PREGUNTA. ¿Cómo estás gestionando el crecimiento de Mastodon? No sé si estábais preparados para algo así.

RESPUESTA. No nos lo esperábamos, pero creo que hemos gestionado el crecimiento todo lo bien que hemos podido. Hemos mejorado mucho desde el punto de vista organizativo, pero no estábamos preparados, porque hasta ahora había sido un proyecto relativamente discreto. He estado trabajando en él durante seis años y me he apañado solo la mayor parte del tiempo, pero la llegada de nueva gente ha traído mucho más trabajo. Obviamente, necesito delegar y aumentar la plantilla, hacer que se involucre más gente.

Durante las tres primeras semanas de noviembre, trabajaba entre 12 y 14 horas al día. Lo más duro han sido los problemas técnicos, porque ahí no puedes desconectar e irte a dormir: tienes que seguir trabajando hasta que se solucione. Ahora esas cuestiones se han calmado y no hay ningún incendio a la vista, así que estoy consiguiendo volver a la normalidad.

P. ¿Vas a contratar más gente?

R. Sí, ahora estoy preparando ofertas de empleo para empleados a tiempo completo, que es algo completamente nuevo para mí. Yo no me he educado formalmente para ser un CEO, así que estoy aprendiendo mientras crecemos. Antes había trabajado con otras personas, pero mediante subcontratas. Eso es diferente, es más sencillo, porque hay que hacer menos papeleo.

P. ¿Se ha ofrecido a trabajar con vosotros algún exempleado de Twitter?

R. Hemos recibido algunas solicitudes de empleo por parte extrabajadores de Twitter y, por desgracia, no creo que les pueda ofrecer nada, porque no podemos ofrecer el nivel de salarios al que están acostumbrados. Mastodon es una organización sin ánimo de lucro y, además, hay una importante diferencia entre el coste de vida en Estados Unidos y Alemania. En el último mes, se han unido un montón de colaboradores que nos ayudan a financiar el proyecto… Pero no podemos competir con los salarios que se pagan en Silicon Valley.

P. Cada vez que ha habido algún problema en Twitter, la gente ha huido a Mastodon, pero al final ha terminado siendo algo muy minoritario. ¿Crees que esta vez será distinto?

R. Sí, por varias razones. La primera es que, en otras ocasiones, las quejas sobre Twitter eran más superficiales y minoritarias. Ahora mismo Twitter se está hundiendo y se ha convertido en un completo desastre, con un liderazgo errático. La segunda es que Mastodon nunca ha tenido una acogida tan grande como ahora. No es que estemos ganando usuarios y después perdiéndolos, sino que estamos reteniendo a la mayoría, mucho más que antes. Además, están uniéndose usuarios influyentes y de alto perfil, como Stephen Fry, Neil Gaiman o Kathy Griffin, por decir algunos de los que me vienen a la cabeza.

placeholder Reuters/Dado Ruvic.
Reuters/Dado Ruvic.

P. Ahora mismo tiene unos 2,5 millones de usuarios activos mensuales, pero eso sigue siendo un 1% de todas las personas que hay en Twitter. ¿Hasta qué punto puede crecer Mastodon? ¿Se puede convertir en algo masivo?

R. Mastodon era una plataforma que aportaba un gran valor antes de que se unieran todos estos nuevos usuarios. Como es lógico, lo he estado usando todos los días en los últimos seis años y ya era una plataforma viva, con una comunidad diversa. Más allá del tamaño que acabe teniendo Mastodon, lo cierto es que es una plataforma útil para mucha gente.

Ahora la situación es distinta. Nunca hemos sido tan grandes, y eso supone afrontar nuevos retos, tanto en el lado técnico, para mejorar y optimizar el software, como en tareas relacionada con la moderación o la gestión de las comunidades en la plataforma. No creo que haya nada que impida que podamos crecer mucho más que lo que hemos hecho hasta ahora.

P. Muchas personas ven Mastodon como la principal alternativa a Twitter, pero luego se encuentran una plataforma que, en realidad, es muy distinta. ¿Crees que es así?

R. Es difícil responder a esta pregunta, porque dejé de usar Twitter en 2016, así que no puedo compararlo con lo que es ahora. La forma de utilizar Mastodon no es diferente a la del Twitter entonces, pero no sé si ha cambiado mucho en este tiempo. El principal atractivo de la plataforma es permitir publicar lo que piensas para que lo lean tus seguidores y que tú también puedas seguir a otra gente para intercambiar mensajes e ideas. En ese sentido, es exactamente igual. La diferencia está en cómo está estructurada a nivel técnico, organizativo, legal… Te ofrece el mismo valor, pero de una forma más eficaz y sin que esté controlada por una solo empresa.

Foto: Foto: mastodon.social.

Hay gente que puede estar algo confusa al empezar a usar Mastodon y tener que escoger un servidor, pero no es algo complicado. Todas las personas que se han unido, como los famosos que he mencionado, no lo han visto como un obstáculo, y no tiene por qué serlo. La gente averigua por sí sola cómo abrirse un correo electrónico, así que también pueden hacerlo para unirse a Mastodon.

P. "No entender Mastodon es parte de la experiencia", decía un nuevo usuario hace poco.

R. Creo que depende del caso, porque en estos años he visto todo tipo de opiniones. Hay gente que no lo entiende y otra que lo pilla a la primera. Hay diferentes aproximaciones dependiendo de la persona. Obviamente, una persona con conocimientos técnicos tiene más facilidades para entender Mastodon, pero nos dirigimos a todo tipo de personas, así que lo queremos hacer todo lo accesible que podamos. Hemos hecho avances importantes para mejorar la experiencia.

P. Hay quien también dice que, si la gente quiere unas redes sociales distintas, debería poner un poco de su parte.

R. Mastodon es un paradigma diferente a las redes sociales convencionales, así que hay que entender qué le hace diferente y por qué es beneficioso. No creo que entender los detalles de organización y estructura sea mucho pedir. En realidad, lo único que tienes que hacer es registrar tu cuenta en el servidor que quieras. Ahí es donde suele estar la dificultad, porque no sabes cuál elegir. Estamos ayudando a hacerlo más simple, ofreciendo una lista curada de servidores en joinmastodon.org.

Una vez tienes una cuenta, puedes escribir y seguir personas que te interesan. No tienes que estar pensando si la gente que lees está en el mismo servidor que tú o no. Ese es el uso cotidiano de Mastodon. Aparte de eso, puedes aprender a usar más funcionalidades, pero no hace falta para pasar un buen rato.

P. Mastodon no usa algoritmos que te mantengan enganchado, un aspecto de las redes sociales convencionales que ha sido muy criticado. En cambio, eso hace que te cueste más encontrar información interesante. ¿Hay forma de resolver esta cuestión?

R. Mastodon no usa algoritmos especiales en el feed de cada usuario, que sigue el orden cronológico inverso, aunque eso también sea un algoritmo desde el punto de vista técnico. La cuestión es que no nos metemos en lo que ves en tu pantalla: tú sigues gente y ves sus publicaciones. Esa es la parte principal de la experiencia, y no queremos interferir ahí.

Aparte de eso, Mastodon tiene el apartado Explorar, donde se destacan los temas que son tendencia, así como hashtags y artículos. Tienes la opción de verlo, pero no está personalizado, porque no tratamos de recopilar datos con tus intereses para ofrecerte contenido similar. Son solo páginas para saber qué es lo más popular en ese momento, como ocurre en Reddit, por ejemplo. Es una forma de encontrar contenido cuando aún no has empezado a seguir a nadie, así que puedes descubrir publicaciones y gente que te interese.

P. En el caso de esas tendencias, Twitter ofrece tanto la opción cronológica como una de tuits destacados, que suelen tener cierto filtro de calidad. Eso no ocurre en Mastodon.

R. Sí, así es. No tengo una opinión clara sobre cómo deberían ordenarse los contenidos en cada hashtag, así que no ha sido una característica en la que nos hayamos centrado mucho por ahora. Para mí, lo intocable es el feed principal, que es cronológico. Sin embargo, estamos abiertos a hacer mejoras en la plataforma. Permitir algún tipo de filtro de calidad o dar prioridad a publicaciones de personas a las que sigues quizá sea una idea interesante para el futuro.

P. Uno de los puntos calientes de Twitter ahora mismo es la moderación de contenidos. ¿Cómo se gestiona en Mastodon?

R. Cada servidor funciona como una página web independiente que tiene su propio equipo e infraestructura, además de su sistema de moderación. Los usuarios pueden denunciar cuentas o publicaciones, que les reciben las personas encargadas de moderar el contenido. Ellos deciden cómo actuar: borrando el post, marcándolo como sensible, poniendo una advertencia antes de que se vea… Es lo que ocurre, por ejemplo, con el contenido para adultos.

Foto: Elon Musk durante la fiesta de disfraces de Heidi Klum. (Getty/Noam Galai)

Todo eso se puede hacer tanto con los usuarios locales [los que se alojan en ese mismo servidor] como los remotos [los que están alojados en uno ajeno]. Cuando estás denunciando a alguien de otro servidor, obviamente no le afecta de la misma manera que en el propio. Por ejemplo, puedes suspender una cuenta en tu servidor, pero seguirán publicando en el suyo mientras no incumple sus normas. Pero si lo hace, su cuenta dejará de existir.

P. ¿No hay ninguna normativa de mínimos para todos? Por ejemplo, algo que evite que haya comunidades neonazis en Mastodon.

R. Mastodon funciona con código abierto, lo que significa que cualquiera puede cogerlo y ejecutarlo. Nosotros no tenemos y no podemos tener ningún control sobre el uso que se haga de él y lo que publican en su propia infraestructura. Es deplorable que haya comunidades que promueven el odio y que puedan hacer uso de este código, pero es un sistema que también tiene otros muchos beneficios. Es una consecuencia inevitable. Por otro lado, con las herramientas de moderación como las que he mencionado, se pueden filtrar los posts que vengan de ciertos servidores y evitar que sus usuarios los vean. Es un mecanismo habitual para excluir a las comunidades de odio de la mayor parte de la plataforma, pero son los administradores los que tienen que tomar la decisión.

Lo que sí está en nuestra mano es el registro de la marca comercial y la gestión de la web JoinMastodon y de las aplicaciones oficiales. Además, ahí ofrecemos una lista de servidores recomendados para alojarte, y la elaboramos fijándonos en que esas comunidades tengan una moderación activa contra el racismo, la homofobia, la transfobia y otras formas de odio. Es nuestra forma de intentar que sea un lugar seguro.

Es deplorable que se promueva el odio en Mastodon, pero también tiene otros beneficios

P. En algunos casos, también se ha visto gente que ha sido expulsada de comunidades por ser “procapitalistas”.

R. Cualquiera puede poner sus normas. Algunos lo hacen para que entren solo sus familia y amigos, otros para comunidades de intereses afines. No todo el mundo lo hace para ofrecer un servicio público. Los que sí tienen este cometido nos piden que listemos sus servidores, porque aumentan sus usuarios si lo ponemos en nuestra web. Pero no todo el mundo es así. En casos como el que mencionas, los administradores prefieren que sea un sitio más personal y que sea cómodo para ellos.

P. Hace unos meses, el fundador de Twitter, Jack Dorsey, aseguró que uno de los problemas de Twitter estaba en el simple hecho de ser una empresa.

R. Estoy totalmente de acuerdo, y esa es la razón por la que quise hacer algo como Mastodon, que está construido sobre un protocolo llamado ActivityPub y no nos pertenece. Mastodon es el ejemplo perfecto de la idea de la que hablaba Jack Dorsey. Por desgracia, Dorsey comenzó a hablar de ello después de dejar la dirección de Twitter, así que es muy cómodo para él, porque ya no tiene que ponerlo en práctica.

P. Por cierto, ¿cómo valoras las burlas de Musk sobre Mastodon? Tal y como comentas, sois un competidor serio para Twitter.

R. Lo veo como publicidad gratis.

P. Entonces, ¿por qué crees que lo hace?

R. No veo a Elon Musk como una persona equilibrada, por lo que percibo en su comportamiento y declaraciones públicas. Creo que eso se ha unido a que él mismo se ha metido en una situación en la que ha tenido que acabar comprando Twitter después de haber estado bromeando sobre ello. Ahora está atrapado ahí y le ha salido un competidor que se está llevando una parte de sus usuarios. Es todo una suposición, porque no sé qué estará pasando de verdad por su cabeza.

P. Al igual que Mastodon, Musk también dice que quiere crear la plaza del pueblo digital. ¿Qué crees que va a hacer con Twitter?

R. No estoy seguro, pero las cosas no están yendo bien en Twitter. ¿Va a existir Twitter dentro de un año? Es complicado de responder. Si nos quedamos en la superficie, Mastodon es la plaza del pueblo digital de la que siempre habla Elon. Pero yo creo que una plaza del pueblo no puede estar en manos de una empresa privada. Además, no soy fan de Elon Musk, aunque mi opinión ha cambiado en los últimos años, porque ha dejado de comportarse de forma razonable.

P. ¿Has tenido algún contacto con él o con la anterior dirección de Twitter?

R. No, nunca nos han contactado y ni nosotros a ellos. Lo más cerca que hemos estado es que Jack Dorsey empezó a seguir a Mastodon en Twitter. Y eso es todo.

Cuando Elon Musk empezó su efímero doctorado en la Universidad de Stanford, Eugen Rochko apenas era un bebé. Hoy el primero es el hombre más rico del mundo y, desde hace unos meses, el dueño de Twitter. El segundo, un ingeniero de origen ruso de 29 años, fue el creador de Mastodon, convertida en la principal alternativa a la red social que le costó 44.000 millones de dólares al jefe de empresas como Tesla o SpaceX. Las propuestas, eso sí, solo se parecen en la formal, ya que el fondo es diametralmente opuesto. Es un proyecto de código abierto, totalmente descentralizado y sin ánimo de lucro; es decir, todo lo contrario a lo que se suele ver en Silicon Valley.

Internet Elon Musk
El redactor recomienda