Es noticia
Menú
¿El fin de la burbuja? Las plataformas se preparan para el terremoto de 2023
  1. Cultura
PLATAFORMAS

¿El fin de la burbuja? Las plataformas se preparan para el terremoto de 2023

Todos buscan un modelo que les permita sostenerse a largo plazo: el crecimiento explosivo de los últimos años ha muerto. Pero ¿y ahora qué?

Foto: Una imagen de la sede de Netflix. (EFE)
Una imagen de la sede de Netflix. (EFE)

¿Las conversaciones frente a la máquina del café en su oficina giran siempre en torno a las últimas series de moda? ¿Los vecinos en el ascensor no dejan de recomendarle títulos que no debe perderse? ¿Le come la ansiedad porque en cuanto se pone al día hay algo nuevo que usted no ha visto? ¿Siente que cada semana hay doscientos estrenos que se fagocitan unos a otros? ¿Piensa que no hay suficientes espectadores para tantas series y películas como se hacen? ¿Cree que es momento de que la burbuja estalle y todo salte por los aires?

Alerta en la industria de las plataformas de streaming. Dos años después del confinamiento, cuando todo el monte era orégano y suscriptores, se prevé un terremoto en el negocio del contenido audiovisual bajo demanda. Warner —que forma parte de HBO Max— ha paralizado la producción propia en todo el mundo —salvo en España— cuando se ha encontrado con un agujero de deuda difícil de asumir. En 2022, Netflix sufrió por primera vez en su historia dos descensos seguidos en su número de suscriptores. A principios de 2023, el pastel de las plataformas tendrá un nuevo comensal en España, SkyShowtime, que desembarcará con el catálogo de estudios tan potentes como Universal, Dreamworks o Paramount. Cada vez más operadores en un mercado que ya no crece al mismo ritmo que dos años atrás. Todos buscan un modelo que les permita sostenerse a largo plazo: el crecimiento explosivo de los últimos años ha muerto. Pero ¿y ahora qué?

placeholder Fotograma de la grabación de 'Élite'. (Netflix)
Fotograma de la grabación de 'Élite'. (Netflix)

En el último informe de la agencia GECA , especializada en investigación audiovisual, Netflix vuelve a ser la plataforma con más suscriptores en España, seguida por Amazon, Disney —es la plataforma que más crece por segundo trimestre consecutivo—, HBO Max y Movistar Plus+. Sin embargo, es Movistar Plus+ la plataforma con más estrenos de producciones españolas en el primer semestre de 2022, seguida de Amazon Prime Video y Netflix. Desde que en 2016-2017 las plataformas empezaron a producir contenido original hecho en España mucho ha cambiado la industria audiovisual, que se ha visto tan revitalizada por la cantidad de rodajes puestos en marcha que, en ocasiones, ha provocado una falta de trabajadores disponibles en el sector.

Elena Neira, experta en nuevos modelos de distribución audiovisual y autora del ensayo Streaming Wars (Timun Mas, 2020), explica a El Confidencial el cambio al que se enfrenta el sistema en el próximo año. "Las plataformas han sido, dentro del sector del entretenimiento, probablemente las que más se beneficiaron de la pandemia. Estábamos todos en casa y era el único entretenimiento que teníamos, junto con la televisión, que también vivió una época muy buena en términos de audiencia. Ese crecimiento fue un tanto artificial motivado por el confinamiento. Y benefició a ese nuevo fenómeno de las streaming wars: los grandes estudios corrieron a sacar sus nuevas plataformas y experimentaron unos crecimientos tremendamente acelerados y la producción que necesitaban fue mucho mayor de lo que se esperaba. ¿Qué ocurre después?".

Foto: Técnicos recogen la alfombra roja del Festival de Málaga, aplazado la semana pasada por el coronavirus. (Efe)

Para Neira el punto de inflexión fue a mitad de 2022, cuando Netflix anunció la pérdida de suscriptores en todo el mundo. "Después de la pandemia, las plataformas avisan, entre ellas Netflix, que, ¡ojo cuidado!, estamos muy a tope y que el negocio va a reconducirse y a volver a unos niveles de normalidad. Porque, aparte de esa burbuja —si quieres llamarlo así— que se desinfla porque empezamos a salir a la calle y no queremos pasarnos todas las horas viendo la televisión, se le suman factores macroeconómicos fundamentales: uno es la recesión, que empieza a asomar a principios de año, y en segundo lugar están los países de Europa del Este, que se ven afectados por el conflicto de Ucrania".

Wall Street, que durante años había hecho "la vista gorda con las tesorerías negativas", de pronto plantea que estas empresas deben ser rentables. "Y aquí es cuando el modelo puro del streaming basado en la suscripción, que era el modelo de Netflix, se rompe", explica Neira. "Y, entonces, Netflix propone meter anuncios. Y otras compañías —algunas ya los tenían— anuncian que van a seguir ese mismo camino de suscripciones más baratas con publicidad. Las compañías empiezan a decidir que no tiene ningún sentido canibalizar tantísimo las ventanas del estreno en salas y proponen una vuelta a tiempos más convencionales".

Domingo Corral, director de Producción Original de Movistar+, también cree que "la contención" va a ser la tónica que marque los próximos años de la producción audiovisual de las plataformas. "Ahora hay una especie no sé si de frenazo. No creo que se esté pinchando la burbuja, porque nunca he creído en eso, pero sí que hay una contención en los gastos en contenido. Creo que hemos llegado al punto de que se estabiliza esta inversión en producción original e, inclusive, veamos a algunos de los que estaban invirtiendo en producción local, inviertan menos. Nosotros vamos a seguir apostando, porque es lo que nos funciona".

placeholder Parte del equipo de 'El inmortal'. (Movistar Plus)
Parte del equipo de 'El inmortal'. (Movistar Plus)

Desde que se puso en marcha la primera producción original de Movistar Plus+ en 2016, La peste, que fue un reto de magnitudes, la plataforma española ha sacado adelante series como Apagón, Rapa, Hierro, Arde Madrid, Vergüenza o Mira lo que has hecho, series arriesgadas —por el formato, por el tipo de humor, por ser en blanco y negro— relevantes dentro del mercado nacional e internacional. Y ahora El inmortal, que acaba de estrenarse con muy buena recepción. "Me sorprende que salgamos los primeros, porque no sigo lo que hacen los demás. La idea es mantener los niveles de producción original, porque es lo que nos funciona muy bien. Nosotros, creo que ya hemos pasado la peor etapa, que fue hace dos o tres años, con el gran desembarco de Amazon Netflix y HBO. Nosotros llevábamos solo uno o dos años haciendo producción original y ese desembarco fue un momento complicado. Eso ya lo hemos superado y estamos consolidados. A nosotros, en general, lo que mejor nos funciona es las series con un punto de vista de autor, tanto en términos de consumo como de notoriedad. Desde el principio hemos tratado de huir de la fórmula y de lo convencional. Buscamos personajes complejos e historias originales".

Pero ¿qué pasaría si Movistar Plus+ dejase de producir en España, cuando se ha creado un ecosistema tan dependiente de este tipo de producciones para plataforma? "Si Movistar Plus+ dejara de producir el panorama español se empobrecería mucho. No solo por la cantidad de producción, sino por el tipo de series que tienen el ADN Movistar Plus+ y que están comprometidas con contar nuestra realidad. Son locales en el buen sentido de la palabra, porque cuentan nuestra historia, nuestra cultura, nuestros lugares, nuestra gente. Rodamos en toda la geografía nacional —hemos hecho un esfuerzo por la descentralización y no rodar todo en Madrid; de hecho, hacemos mucho más fuera que dentro de Madrid—, hacemos una apuesta por historias arriesgadas", defiende.

"Si ese caso se diera, que no es así, se empobrecería todo mucho", prosigue. "Yo estoy encantado con tener aquí a Netflix, HBO y Amazon, porque la competencia siempre enriquece, pero un escenario nefasto sería que toda la producción audiovisual de un país estuviese en manos solo de compañías americanas. La televisión, para mí —y habrá gente que me diga que no—, la televisión es tan cultura como el cine, como un libro, como el ballet. Y es el medio que tiene más impacto y más trascendencia, porque el relato lo construyes a través de la televisión y, en concreto, las series de televisión. Por eso debe haber operadores locales que contribuyan a la creación de ese relato. Como también que a la televisión pública le fuese mal. O a Telecinco o a Antena 3, porque en la diversidad está la clave".

placeholder Amenábar durante el rodaje de 'La fortuna'. (Movistar)
Amenábar durante el rodaje de 'La fortuna'. (Movistar)

José Manuel Lorenzo, que fue director comercial en TVE y Telecinco y director general de Antena 3 y Canal+, y que ahora es presidente de la productora DLO, con la que ha levantado series como Ni una más en Netflix, Señor, dame paciencia en Antena3 o El inmortal en Movistar+. "En España, a diferencia de otros países, desde el año 92 o 93 ha habido una apuesta por la producción. Había hasta ocho o diez series a la semana en Antena 3. En los demás países se producía una o ninguna. Aquí había una gran escuela y se aprendía trabajando. Tenemos un plantel de técnicos enorme y buenísimo", recuerda. "Es verdad que el parón de la pandemia ha hecho que ahora se reactive todo, que haya habido un aluvión de producción. Antes sí es verdad que cerrabas los técnicos con poca antelación, a lo mejor quince días antes, y ahora tienes que contratarlos mucho antes. Ahora hay un pico pospandemia, pero estamos yendo a una normalización. Yo, por ahora, no he tenido problemas para encontrar y cerrar trabajadores".

Respecto a si ha estallado ya la burbuja del streaming, Lorenzo lo niega. "Yo no veo el final de la nube. Por ahora estamos absorbiendo todo el contenido que se hace, hay público para unas u otras series, la gente tiene varias plataformas y no está abonada solo a una, y tienes el alcance de todo el mundo a golpe de un clic. La audiencia es global. El caso de Movistar Plus+ está limitado a España, pero tiene coproductores y distribuidores por todo el mundo. Hay series que tienen un tiempo de vida más corto y otros más largo. Fíjate en La casa de papel, que es una de las cosas más importantes que le ha ocurrido a nuestra industria".

En el hipotético caso de que viniesen las vacas flacas, Lorenzo tiene claro que no afectaría a la producción española. "Si el mercado no absorbiera el contenido nadie se va a arruinar por llegar a unos porcentajes, lo que es importante es el talento que hay en España. Tenemos buenos guionistas, buenos, creadores, directores, buenas historias que conectan con el mundo, buenos técnicos, buenos platós, un clima diverso y una geografía amplia. Cada vez hay nuevos directores y guionistas cada vez más jóvenes y con miradas más diversas. Cada vez hay más descentralización en los rodajes y España es un gran plató. Y eso es lo que nos va a proteger de cara al futuro. Si hubiera que reducir el número de ficciones que se hacen a nivel mundial, España no sería un país que se viera perjudicado. Otros muchos caerían antes que nosotros".

placeholder 'La casa de papel'. (Netflix)
'La casa de papel'. (Netflix)

Los porcentajes a los que se refiere Lorenzo son la obligación que ha impuesto Europa a las plataformas multinacionales —Netflix, Amazon, HBO Max— a que al menos el 30% del contenido sea de producción europea. "Hay dos factores que benefician a España", enumera Neira. "El primero es el tema de la cuota. Esta cuota de producción original europea no la pueden reducir, porque si no se exponen a una multa. Y el segundo, el contenido hecho aquí, por motivos que todo el mundo desconoce, yo la primera, viaja muy bien a otros territorios internacionales. Aquí se produce más barato, tienes una serie de incentivos fiscales, tienes una normativa que te obliga a tener una proporción considerable de producciones europeas dentro de tu catálogo y un contenido que produces aquí se ve muy bien en otros lugares. Así que, a las plataformas globales les viene de puta madre. Veremos a ver si como a Netflix, que ha sido la experiencia piloto a nivel empleador con producciones españolas, le funciona también a Disney, que va a estrenar ahora la de Balenciaga, que es la primera producción española original. En HBO Max, que yo no entiendo la línea editorial que llevan, sus originales españoles no viajan bien fuera, por el contrario. Creo que España está bastante protegida contra los recortes y las vacas flacas porque es una producción muy solvente, es más barata y está esa normativa europea que les obliga a tener un 30% de contenido europeo".

Sin embargo, Neira sí que considera que es anómala la escasez de trabajadores disponibles. "Sí que hay una burbuja que tiene que explotar en este sentido, porque hay determinadas profesiones en las que ya no quedan profesionales libres. Guionistas, por ejemplo, están todos ocupados de aquí a un año. Lo que está haciendo Netflix con su escuela propia es algo distópico, tremendamente endogámico, es gestionar sus propios técnicos para no quedarse corto de trabajadores".

En España, de momento, nadie ha pisado claramente el freno de la producción original. "Los únicos que han anunciado reducciones significativas han sido Warner, que ha puesto en suspenso todo menos España y países nórdicos", analiza Neira. "Pero es por un problema diferente, es un problema de la deuda que tienen de 10.000 millones de dólares que ha salido a la luz en la fusión con Discovery. Están intentando consolidar esa deuda y por eso han paralizado proyectos, incluso algunos que ya estaban hechos, como Batgirl. Paralizaron un montón de proyectos que no les parecían rentables y apostar mucho por franquicias, mucho La casa del dragón, mucha secuela de John Snow, también están en conversaciones con J. K. Rowling para expandir en universo de Harry Potter, quizás una serie. Y han decidido recuperar el espíritu del ventaneo, es decir, que si en un tiempo sus originales no les rentan se lo ofrecen a un tercero. Ya han dicho que no tienen ningún problema con licenciar El señor de los anillos a quien lo quiera.

placeholder Otra imagen de Rodrigo Sorogoyen durante el rodaje de 'Antidisturbios'. (Movistar)
Otra imagen de Rodrigo Sorogoyen durante el rodaje de 'Antidisturbios'. (Movistar)

En el caso de Movistar Plus+, el futuro pasa por las alianzas que necesitan fuera de España al ser un operador local, una desventaja frente a las grandes multinacionales que están implantadas en el mundo entero. "Al ser un operador local, a la hora de emprender los proyectos más ambiciosos, tienes que buscar socios en otros países", reconoce Corral. "En El inmortal nos aliamos con Telemundo, con quien ya habíamos trabajado en Dime quién soy, la anterior serie que produjimos con José Manuel Lorenzo, y la plataforma era Peacock, que solo opera en Estados Unidos y les interesaba una alianza. En Estados Unidos hemos coproducido con HBO, con AMC, con Telemundo. En Europa con ZDF en Alemania, con Canal+ en Francia, Sky en Inglaterra… No todos son multinacionales, así que los operadores locales son muy necesarios si quieres sacar adelante un proyecto ambicioso, como La fortuna de Amenábar, por ejemplo, que produjimos con AMC. Si tienes un socio es mejor, no solo porque te aporta económicamente y te disminuye el riesgo, sino porque, además, compartes una visión y te ayudan a nivel creativo".

Problemas de sostenibilidad

El mes pasado, Dahmer se convirtió en una de las producciones más vistas de la historia de Netflix. Pero hoy ya nadie habla de ella. ¿Son sostenibles estas inversiones de tiempo, dinero y talento cuya estela apenas dura treinta días más allá de su estreno? "La producción original tiene un problema de sostenibilidad, porque cuando se estrena en streaming la vida comercial es muy reducida. Cuando pasa el estreno y ya no necesito el empujón de la publicidad, el producto pasa a mejor vida", lamenta Neira. "Yo apuesto de que cada vez vamos a ver más ejemplos de personas que deciden licenciar los contenidos fuera una vez han pasado el ciclo de vida comercial, como se hacía antes con la televisión por cable, que cedía contenidos a otras televisiones privadas hasta que acababan en abierto".

"Disney está haciendo una cosa parecida, aunque con reservas, que es estrenar los dos primeros capítulos de Andor —que tuvo la mala suerte de estrenarse a la vez que La casa del dragón y Los anillos del poder y nadie está hablando de ella, aunque es una seriaza— en abierto todas las cadenas de la casa en Estados Unidos, como ABC o Hulu, el fin de semana de acción de gracias. Capitalizas los anuncios, porque, ¿quién no va a querer anunciarse con un contenido de Star Wars? Antes estaban obsesionados con la exclusividad y ahora se han dado cuenta de que tienen que alargar la vida comercial de esos títulos, porque si no no son rentables. Creo que vamos a ver más de eso".

Para encontrar esa soñada rentabilidad, Netflix y Amazon están ampliando su modelo de negocio, que ya mira hacia los eventos deportivos, los realities e, incluso, al mundo de los videojuegos". "Nosotros llevamos con publicidad, como quieren hacer ahora Netflix y Disney+, desde que nació la plataforma", admite Corral. "Hemos sido pioneros. Y el tema de deportes, somos una plataforma que tiene muchos contenidos, y, entre ellos, los deportes. Es una forma de ampliar el público objetivo y de abaratar costes o bien porque metes anuncios o bien porque amplías tu oferta de contenidos y llegas a gente que jamás se abonaría porque no le interesan las series".

placeholder Rodaje de 'Bosé'. (Paramount)
Rodaje de 'Bosé'. (Paramount)

"Netflix ya está metido en el tema de los videojuegos y, como Amazon, está tanteando meterse en el tema de los deportes", añade Neira. "Netflix no tiene propiedades intelectuales fuertes todavía. Quizás las más fuertes son Stranger Things, La casa de papel y El juego del calamar. The Witcher, tal vez. Dahmer va camino de ello, como una franquicia de asesinos en serie. Los videojuegos te permiten, mientras estás preparando la producción, inundar a los fans con un contenido vinculado a la propiedad. También sirve para monitorizar cuáles son las historias que nos gustan más. Amazon se mete ahora en el deporte como también en los realities porque son formatos que le han dado mucha audiencia a la televisión y serían idiotas si no lo hiciesen. Pero encarecerá mucho las negociaciones".

¿Y el desembarco de SkyShowtime en España? ¿Cambiará mucho las reglas del juego? "SkyShowtime llegará a principios de año con un catálogo impresionante, porque bajo su paraguas se juntan Universal, Paramount, Dreamworks, Sky, Peacock, Nickelodeon, showtime…. Lo que viene a confirmar es que las propias compañías, que tienen sus propias plataformas tanto en Norteamérica como en Latinoamérica, se han dado cuenta de que no pueden entrar solas en el negocio y, lo que han hecho, ha sido unir fuerzas", resume Neira. "En vez de comercializar los catálogos por separado, los aglutinan en una única plataforma y reparten los dividendos. Yo creo que lo que va a ocurrir, y ya estamos empezando a ver ejemplos que así lo confirman, es que cada vez va a haber más plataformas híbridas o acuerdos, igual que los que tienen las televisiones aquí con las plataformas de pago. Habrá más bundles entre plataformas, es decir, contratar paquetes conjuntos porque son muy conscientes de que en lo que queda de 2022 y en 2023 el precio de la suscripción es lo que va a determinar que una plataforma se contrate o no se contrate. Les va a tocar ser amienemigos".

"En vez de comercializar los catálogos por separado, los aglutinan en una única plataforma y reparten los dividendos"

"¿Cuánta cuota de mercado tendrá Skyshowtime? Pequeña. No sé cómo van de producción original. Creo que no hay ningún original de Peacock o de Paramount que sea súper potente, como cuando HBO Max, que venía con White Lotus, o Disney, que venía con The Mandalorian. Como no anuncien un megaestreno…. Tienen, por ejemplo, la propiedad intelectual de Top Gun. Podrían, por ejemplo, hacer una serie sobre la academia, por ejemplo. Pero no tienen una punta de lanza producida, posproducida y empaquetada para lanzar nada más aterrizar. El único activo que le veo que funciona muy bien en Estados Unidos es Yellowstone, que aquí creo que está ¿en Pluto TV? Allí es un fenómeno, pero aquí ha pasado sin pena ni gloria. Vendrán con ofertas de lanzamiento supertochas, pero a ver qué ocurre para hacerse un hueco, porque Disney+, cuando llegó, venía respaldada por la marca. Pero, cuando creas una marca que a la gente no le dice nada… mal. Showtime en Reino Unido son unos dioses, pero aquí nadie los conoce". Corral coincide: "Yo no creo que la llegada de SkyShowtime vaya a cambiar las cosas".

La plataforma espera darse a conocer con la serie Bosé, sobre el cantante Miguel Bosé. Lo que es claro que, cuando llegue, se encontrará con un negocio que busca sobrevivir a largo plazo entre cabeceras que se fagocitan, series que cada semana son "la mejor serie del año" y espectadores que no pueden aguantar el ritmo de tanta novedad. 2023 se prevé apasionante.

¿Las conversaciones frente a la máquina del café en su oficina giran siempre en torno a las últimas series de moda? ¿Los vecinos en el ascensor no dejan de recomendarle títulos que no debe perderse? ¿Le come la ansiedad porque en cuanto se pone al día hay algo nuevo que usted no ha visto? ¿Siente que cada semana hay doscientos estrenos que se fagocitan unos a otros? ¿Piensa que no hay suficientes espectadores para tantas series y películas como se hacen? ¿Cree que es momento de que la burbuja estalle y todo salte por los aires?

Series de Netflix Amazon Prime Video Movistar+
El redactor recomienda