Es noticia
Menú
¿Qué hace un 'observador' español en los referéndums prorrusos del Donbás?
  1. Mundo
Resultados previstos

¿Qué hace un 'observador' español en los referéndums prorrusos del Donbás?

La comunidad internacional se ha negado a reconocer la legitimidad de las votaciones organizadas por Rusia. Eso no ha impedido que un puñado de extranjeros hayan acudido al Donbás como 'observadores internacionales'

Foto: Fernando Moragón, en una rueda de prensa organizada por las autoridades de la autoproclamada República Popular de Donetsk. (DNR.news.ru)
Fernando Moragón, en una rueda de prensa organizada por las autoridades de la autoproclamada República Popular de Donetsk. (DNR.news.ru)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

¡Última hora! ¡Paren las rotativas! Resultados de los referéndums para que los territorios invadidos pasen a formar parte de Rusia:

  • República Popular de Donetsk: 99,23%.
  • República Popular de Lugansk: 98,42%.
  • Zaporiya: 93,11%.
  • Jersón: 87,05%.

¿Sorpresa en Las Gaunas?

Los porcentajes finales de voto a favor de la adhesión de los territorios ocupados por Rusia en las regiones ucranianas de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiya son casi calcados a unas encuestas que publicó, días antes, la agencia oficial Ria Novosti. Los referéndums se anunciaron el 20 de septiembre y se realizaron entre el 23 y el 27. Todos los problemas, desde la falta de apoyo de la población local a la creciente insurgencia interna, desaparecieron de un plumazo. Los centros de votación estaban custodiados por soldados o mercenarios del Grupo Wagner armados y, en algunos casos, funcionarios prorrusos iban casa por casa pidiendo votos escoltados por combatientes chechenos. Todo normal. Circulen.

La comunidad internacional se ha negado a reconocer la legitimidad de estos referéndums organizados por Rusia. Incluso aliados tradicionales de Moscú, como Kazajistán, han expresado públicamente su rechazo a la adhesión unilateral de los territorios. Pero nada de esto ha impedido que un puñado de extranjeros hayan acudido al Donbás en su papel de 'observadores internacionales'. Entre ellos, al menos un español.

Foto: El presidente de Rusia, Vladimir Putin. (Reuters/ Gavriil Grigorov)

"El referéndum cumple con todos los requisitos de la democracia. Hablamos con la gente en los colegios electorales. Quieren acabar con el horror que han vivido durante ocho años. Occidente, Estados Unidos, los países europeos no tienen idea de lo que realmente está sucediendo. Podemos observar en ellos la decadencia de la democracia. Lo que vemos aquí es un ejemplo de un voto abierto, transparente y honesto". El que habla, en una rueda de prensa en Donetsk recogida por DNR News —uno de los brazos mediáticos de la autoproclamada República Popular de Donetsk—, es Fernando Moragón, el 'observador' español.

Tras un viaje relámpago para asistir a unos referéndums también organizados a gran velocidad, Moragón habría salido ya del Donbás y pasado al menos por Moscú y el plató de RT en español para contar su experiencia. El acceso a esos territorios, sin el beneplácito de Rusia (y a veces, incluso con él, como contábamos en este artículo), es imposible. ¿Qué hace un 'observador' español en los referéndums prorrusos del Donbás?

placeholder Fotografía de los observadores (Moragón es el tercero por la izquierda) publicada en los medios de la DPR.
Fotografía de los observadores (Moragón es el tercero por la izquierda) publicada en los medios de la DPR.

Moragón es presidente de varias asociaciones, entre ellas el Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia (OHRE) y el Consejo Hispano-Chino One Belt, One Road.

En su perfil, el OHRE se promociona como una entidad de servicios de “asesoría legal” e “inteligencia económica” para que “pymes y grandes empresas” cultiven sus relaciones con Moscú; sin embargo, la actividad pública de este observatorio, creado en 2015, parece limitarse a la participación del propio Moragón en diversos foros. Carece de página web y los correos específicos que ha probado El Confidencial son rebotados, aunque llegó a editar una revista con al menos tres números (con artículos como "La influencia de Soros en Cataluña", "La OTAN se apelotona en la frontera rusa" o "Las mujeres de Asia Central") en 2017-2018, y dos pódcast que también cesaron de actividad en 2018. El Confidencial ha intentado ponerse en contacto con Moragón de diversas maneras, sin respuesta al cierre de esta edición.

Moragón es un asiduo en los eventos patrocinados por Rusia, y ha asistido —invitado— a numerosos eventos como el Foro de Vladivostok o el Foro de San Petersburgo (ambos, foros económicos, este último vendiéndose a sí mismo como "una especie de resonador geopolítico y geoeconómico de toda Eurasia"). Según su propia biografía, está asociado con Roscongress, asociación que organiza ambos foros.

Foto: Imagen: Irene Gamella.

El nombre de Moragón no es desconocido entre la comunidad de analistas en desinformación rusa, y es comentarista relativamente habitual en medios como RT, Sputnik o, últimamente, Negocios TV. "Es una de las figuras de influencia más claras de Rusia en España", explica un analista que por motivos de seguridad no puede dar su nombre, aunque apunta que, para el público general, “no es una figura tan conocida" como otros grandes convencidos más populares, desde el analista Pedro Baños a ‘influencers’ como Rubén Gisbert, por motivos distintos.

Pero la notoria y patente cercanía de Moragón a los postulados rusos, así como su perfil menos académico o de analista reconocido, hace que su presencia esta semana en Donetsk "sea básicamente para cumplir el papel de poder decir en un titular que hay una delegación internacional de varios países, incluido España”, apunta el analista.

Blanqueamientos internacionales

En un rápido repaso a los medios locales de la zona controlada por los prorrusos en el 'óblast' de Donetsk, la mención a los 'observadores internacionales' se repite cada pocas noticias, algunas hasta con contenido repetido, solo cambiando ligeramente el 'observador' citado. El término 'observador/observadores' sale hasta en 131 noticias solo en el medio DNR en el periodo del 23 al 28 de septiembre.

Foto: El presidente ruso, Vladímir Putin, en un momento del discurso. (Kremlin)

Entre la batería de medidas del discurso de Vladímir Putin a la nación el 21 de septiembre, más allá de la 'movilización militar parcial' o de la algo más que velada amenaza del uso de armas nucleares, quizá pasó más desapercibido su mensaje sobre los referéndums de anexión de las zonas ocupadas por Rusia en territorio ucraniano.

Incluir estos territorios como parte de Rusia dibujaría una nueva línea roja en el terreno. Un ataque ucraniano, especialmente con el avance de tropas de infantería, sería ya un ataque contra Rusia. "Rusia lo utilizará como propaganda para defender por qué se necesita una movilización, porque estos territorios son ya Rusia", opina Maria Zolkina, jefa de Estudios Regionales de Seguridad y Conflictos, y experta en conflictos en el Donbás. Es decir, el mensaje es tanto interno como externo. Hacia los rusos, es un intento de convertir la invasión de un país vecino (Ucrania) en una guerra defensiva, haciendo el conflicto más legítimo y que le dé más margen para tomar medidas drásticas, y hacia Occidente, una amenaza: "Si continúan, Rusia se verá obligada a una movilización general". Eso sin tener en cuenta que, una vez dentro de Rusia, los territorios también quedarían dentro del 'paraguas de la opción nuclear' rusa.

Foto: Misil hipersónico ruso. (EFE/Ministerio de Defensa de Rusia)

En este contexto, el despliegue de observadores internacionales es también clave en el intento de replicar —aunque algo más atropelladamente— el "éxito" del referéndum en Crimea de 2014, donde Rusia también desplegó misiones de observación internacional. Así, "vende la narrativa de que este referéndum cumple con todos los requisitos democráticos", continúa el analista.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores de la autoproclamada República Popular de Donetsk, “más de 130 observadores de 28 países” habrían asistido al proceso en la ciudad de Donetsk. Entre los países mencionados están Alemania, Reino Unido, España, Colombia, Siria, Serbia, Togo, Sudáfrica, Ghana, India, Islandia y Letonia. Paralelamente, y a partir de numerosos vídeos y noticias publicados por los medios prorrusos en Donetsk y Lugansk, El Confidencial ha identificado también observadores de al menos otros cuatro países latinoamericanos: México, Brasil, Venezuela y Uruguay.

Aunque tras el inicio de la invasión a gran escala rusa de Ucrania el 24 de febrero, en España, el apoyo general a las tesis de Putin ha sufrido un duro desengaño (no tanto el movimiento anti-OTAN), Latinoamérica es otro cantar. En esta región, la cadena RT se coloca en el podio de las fuentes de información, por lo que las narrativas rusas han encontrado suelo fértil. "En este contexto, sí que puede ser útil tener a gente, sobre todo de estos países de la zona, que vayan allí [al Donbás como observadores]. Puede ser muy útil en términos propagandísticos", concluye el experto.

* Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

¡Última hora! ¡Paren las rotativas! Resultados de los referéndums para que los territorios invadidos pasen a formar parte de Rusia:

Conflicto de Ucrania Ucrania
El redactor recomienda