Es noticia
Menú
¿Qué quiere exactamente Kiev de Occidente? Tres ucranianos responden
  1. Mundo
EUROPEAN COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS

¿Qué quiere exactamente Kiev de Occidente? Tres ucranianos responden

Por primera vez desde el comienzo de la guerra en febrero, Ucrania cree en sus posibilidades de victoria. Pero para ello necesita un apoyo firme y prolongado en el tiempo de Occidente

Foto: Militares rusos en Mariúpol. (EFE/Sergei Ilnitsky)
Militares rusos en Mariúpol. (EFE/Sergei Ilnitsky)

A pesar de la falta de éxitos militares convincentes de Rusia en Ucrania, el presidente Vladímir Putin sigue creyendo que puede ganar su guerra en el país, aunque esto implique años de conflicto. La actual concentración de las fuerzas rusas en Donetsk y Lugansk puede hacer pensar que el presidente ha abandonado su objetivo de conquistar todo el territorio ucraniano, pero no es así. Puede vender la ocupación de Donbás a un público interno como una especie de victoria e incluso aceptar mantener conversaciones de paz con Ucrania después de eso. Sin embargo, esto solo sería una etapa intermedia en su intento de controlar Ucrania. Rusia seguirá atacando el país mientras tenga los recursos militares y económicos para hacerlo. Y puede ser capaz de mantener la campaña durante varios años.

Lo único que puede impedir que Putin continúe la guerra y la extienda a otros países europeos es una derrota militar en Ucrania. Esto ya no es un resultado inimaginable: durante casi tres meses de guerra, el Ejército ruso solo ha tenido un éxito limitado en el sur y el este de Ucrania, pero ha incurrido en pérdidas sustanciales de efectivos y equipamiento. Bajo la presión del Ejército ucraniano, se ha visto obligado a retirarse de Kiev y otras partes del norte. En las últimas semanas, el Ejército ha llevado a cabo una exitosa contraofensiva cerca de Járkov. Muchos expertos y altos cargos ucranianos y extranjeros predicen que, con suficiente apoyo militar y económico, Ucrania saldrá victoriosa.

Foto: Un tanque ruso, en las afueras de Járkov. (EFE/Sergey Kozlov)

No cabe duda de que el aumento gradual de la ayuda militar, económica y humanitaria de los países occidentales ha sido una parte importante del éxito de Ucrania. Pero ha llegado el momento de que crean por fin que Ucrania puede lograr la victoria sin conceder su soberanía ni ningún territorio a Rusia. Ucrania tendrá que derrotar a Putin si quiere que haya una paz sostenible en Europa. La agresión militar de Rusia en Georgia, Moldavia, Siria y Ucrania ha demostrado la insensatez de los intentos de aplacar a Putin con concesiones. En consecuencia, el nuevo enfoque de Occidente para hacer frente a la amenaza de Rusia debería incluir las siguientes medidas.

Apoyo militar

Los países de la OTAN casi se han quedado sin los equipos militares de diseño soviético que puedan proporcionar a Ucrania. Por tanto, deberían suministrar al Ejército ucraniano equipos de fabricación occidental y el entrenamiento para utilizarlos lo antes posible. Por suerte, la Ley de Préstamo y Arriendo para la Defensa de la Democracia de Ucrania, firmada recientemente por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, abre muchas oportunidades para ello.

Durante los pocos años en los que Rusia disponga de los recursos necesarios para mantener su guerra contra Ucrania, el Ejército ucraniano tendrá que pasar a utilizar el armamento de los países de la OTAN, muchos de los cuales son técnicamente superiores a sus homólogos rusos. Ucrania ya está recibiendo la artillería de largo alcance que tanto necesita, incluidos los obuses M777 estadounidenses y los sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple Himars M142. El siguiente paso debería ser el suministro de modernos sistemas de defensa antiaérea (como el Patriot estadounidense o el Nasams noruego), cazas (como los F-16 o F-15 estadounidenses, o el Eurofighter Typhoon de fabricación europea), vehículos aéreos no tripulados (como el MQ-9 Reaper estadounidense) y tanques (como el M1 Abrams estadounidense, el Challenger 2 británico, el Leclerc francés o el Leopard 2 alemán). Si hace unas semanas los ucranianos solo podían ver este tipo de armas en sus sueños, la última ley estadounidense podría hacerlo realidad, al eliminar muchas restricciones al suministro de material militar de EEUU.

Foto: El capitán Chaika en Saltivka, un barrio de Járkov. (KAP)

Apoyo político

La Unión Europea debería conceder a Ucrania el estatus de candidato en junio, cuando está previsto que emita un dictamen preliminar sobre la cuestión. En los últimos años, Ucrania ha llevado a cabo un número récord de reformas y ha cumplido el 63% de sus obligaciones en virtud del Acuerdo de Asociación con la UE. Además, según algunos indicadores, Ucrania ya está por delante de varios Estados miembros de la UE. Por ejemplo, ha dado pasos decisivos hacia la digitalización y se ha convertido en el primer país que concede el mismo estatus a los documentos electrónicos y a los tradicionales, una iniciativa que ha cobrado especial importancia durante la guerra, ya que muchos ciudadanos han perdido el acceso a los documentos en papel.

Hay que recordar que la UE se beneficiaría de la adhesión de Ucrania. Desde el punto de vista económico, Ucrania puede proporcionar mano de obra a un coste relativamente bajo y una logística eficaz para la deslocalización de la producción, lo que permitiría a la economía de la UE ser más competitiva. Mientras que la UE tiene una ventaja competitiva en la producción de bienes de capital, Ucrania está especializada en la producción de materias primas y bienes intermedios. En este sentido, las dos economías son complementarias.

Foto: Un soldado ucraniano patrulla en la región de Donetsk. (EFE/EPA/STR)

Ucrania es también la clave de la seguridad europea de posguerra. El país ha superado con creces las expectativas al resistir la ofensiva militar rusa. Ahora cuenta con el ejército más experimentado de Europa, que podría ayudar a la UE a defender sus fronteras. Las novedosas tácticas militares empleadas por el Ejército ucraniano han hipnotizado a sus partidarios internacionales. Sin embargo, como esas tácticas dependen en gran medida de la Inteligencia y las armas occidentales, es crucial que ese apoyo continúe.

La UE puede invocar constantemente los valores europeos, pero Ucrania ha luchado realmente por ellos. Y, no en vano, el país ha hecho grandes sacrificios en nombre de esos valores. En las relaciones internacionales, las apelaciones a la moral rara vez tienen mucho efecto, pero, si los valores europeos importan realmente a la UE —como declara Bruselas—, debería apoyar la adhesión de Ucrania de la manera más eficaz posible.

Apoyo económico

Las pérdidas económicas de Ucrania por la agresión rusa ascienden ya a más de 600.000 millones de dólares. Para hacer frente a las consecuencias económicas de la guerra, Ucrania necesitará un apoyo internacional masivo, comparable al del Plan Marshall. Pero dicho plan será imposible de aplicar a menos que haya una paz duradera, no solo un alto el fuego.

Mientras el conflicto hace estragos, los líderes mundiales deberían desarrollar y aplicar un plan integral de ayuda económica para Ucrania. Esto debería incluir no solo pagos en efectivo para mantener la estabilidad macroeconómica, sino también inversiones en empresas alejadas de la línea del frente —a través de medidas como préstamos baratos a los empresarios ucranianos—, la aprobación de una propuesta para suspender los derechos de importación de la UE sobre los productos ucranianos y el aumento de las cuotas comerciales de Ucrania con la UE.

Foto: Oleg, el dentista ucraniano en el frente. (Kike Andrés)
Un dentista ucraniano en el frente te explica el punto crítico para el futuro de la invasión
Enrique Andrés Pretel. Barvinkove (Ucrania) Gráficos: Rocío Márquez

Más presión económica a Rusia

Occidente debe reforzar sus intentos de doblegar al régimen de Putin por medios económicos. Según Josep Borrell, alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, la UE gasta alrededor de 1.000 millones de euros al día en energía rusa. Al mismo tiempo, Rusia gasta casi 860 millones de euros al día en la guerra. Por tanto, un embargo total de las importaciones de energía rusa sería el paso más importante de la UE para detener la agresión rusa. La Unión tiene la capacidad de hacerlo al tiempo que gestiona las consecuencias para las economías de sus Estados miembros.

Otro paso importante es intensificar las sanciones a Rusia. Todos los bancos rusos deberían ser excluidos de Swift, todos los barcos rusos deberían tener prohibida la entrada en los puertos occidentales y cualquier empresa occidental que opere en Rusia debería pagar impuestos adicionales en su país. Hacer negocios en Rusia no solo debería ser políticamente tóxico (como lo es ahora), sino también poco rentable.

Los socios de Ucrania, incluidos los dirigentes de la OTAN, ya han reconocido que puede ganar esta guerra. Sin embargo, tendrán que apoyar al país mientras Putin alargue el conflicto. Rusia tiene mayores recursos militares y económicos que Ucrania. Pero no puede competir con los recursos de Occidente, sobre todo mientras esté sometida a fuertes sanciones. Al proporcionar garantías de apoyo a largo plazo a Ucrania, Occidente acercaría mucho más la victoria para el país y para sí mismo.

*Análisis publicado en el European Council on Foreign Relations por Denys Davydenko, Margaryta Khvostova y Olga Lymar y titulado "All-out support: The West’s commitments to Ukraine". Los tres son miembros de la Coalición del Paquete de Reformas de Reanimación, una destacada agrupación de 26 ONG ucranianas creada tras la Revolución de la Dignidad de 2014. El cuarto autor de este artículo no puede ser nombrado por razones de seguridad.

A pesar de la falta de éxitos militares convincentes de Rusia en Ucrania, el presidente Vladímir Putin sigue creyendo que puede ganar su guerra en el país, aunque esto implique años de conflicto. La actual concentración de las fuerzas rusas en Donetsk y Lugansk puede hacer pensar que el presidente ha abandonado su objetivo de conquistar todo el territorio ucraniano, pero no es así. Puede vender la ocupación de Donbás a un público interno como una especie de victoria e incluso aceptar mantener conversaciones de paz con Ucrania después de eso. Sin embargo, esto solo sería una etapa intermedia en su intento de controlar Ucrania. Rusia seguirá atacando el país mientras tenga los recursos militares y económicos para hacerlo. Y puede ser capaz de mantener la campaña durante varios años.

Conflicto de Ucrania Ucrania Vladimir Putin OTAN Unión Europea
El redactor recomienda