Es noticia
Menú
¿Qué papel juegan Donetsk y Lugansk en el conficto de Ucrania? El pasado del Donbás
  1. Mundo
  2. Europa
el este rusoparlante del país

¿Qué papel juegan Donetsk y Lugansk en el conficto de Ucrania? El pasado del Donbás

La región del Donbás, al este de Ucrania, se encuentra en guerra desde hace casi ocho años después de que activistas prorrusos declarasen en 2014 la independencia de dos repúblicas populares

Foto: Soldados ucranianos manejan un dron en Lugansk, Ucrania, en una imagen de archivo
Soldados ucranianos manejan un dron en Lugansk, Ucrania, en una imagen de archivo

La vía diplomática para dar por zanjado el conflicto entre Ucrania y Rusia se ha encontrado con un escollo que puede no tener salida tras reconocer Rusia la independencia de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, dos provincias ucranianas rusoparlantes ubicadas en la conocida como cuenca del Donbás, una región histórica al este del país, que activistas prorrusos declararon en parte independientes en el mes de abril de 2014 tras ocupar la sede del gobierno regional y otros edificios gubernamentales.

A nivel administrativo, el territorio ucraniano está dividido en un total de 24 'oblast', el término que utiliza el estado para referirse a su división por provincias. A estas hay que sumar la República Autónoma de Crimea, que cuenta en el ordenamiento jurídico de Ucrania con una constitución propia. Sin embargo, esta región también ha sido el centro de las polémicas entre Ucrania, Rusia y las fuerzas internacionales por el referéndum que se celebró en marzo de ese mismo año para votar la anexión de esta zona a Rusia. Por su parte, las provincias de Donetsk y Lugansk también han sido un as en la manga para la administración rusa en su afán por extender su poder al país vecino, ya que desde abril de 2019 reconoció a los habitantes de las repúblicas populares el derecho a obtener la nacionalidad rusa.

Ubicadas en el mapa ucraniano al este del país, justo al lado de la frontera con Rusia, estas regiones se encuentran en el ojo del huracán desde 2014 cuando manifestantes prorrusos empezaron a asaltar sedes administrativas del estado en el este rusoparlante ucraniano aprovechando un momento de inestabilidad política tras la revuelta del Maidán con la que se acabó deponiendo al presidente ucraniano Viktor Yanukovich. Así, Donetsk, una ciudad de más de 900.000 habitantes, vio empañada su rutina con un conflicto que desde entonces ha enfrentado al Ejecutivo del país con los rebeldes prorrusos, pues ya en aquel momento el presidente interino, Alexander Turchínov, emprendió la que se calificó como una operación "antiterrorista" para apagar las intenciones de quienes lideraban el movimiento independentista de Donetsk y Lugansk para convertirlos en bastiones rusos.

Estos territorios ucranianos se encuentran, en parte, en pleno conflicto armado desde hace casi ocho años, una contienda que ha provocado, según la cifra que aporta el Ministerio de Exteriores español, alrededor de 1,5 millones de personas desplazadas hacia el interior del país para huir de los enfrentamientos violentos. En esta coyuntura, por ejemplo, se desarrolló una batalla en torno al aeropuerto de Donetsk o la ciudad costera de Mariupol para hacerse con el control del territorio y comerle terreno al Gobierno ucraniano. Así, en 2015 y con un frente abierto en estas zonas del este de Ucrania, Donetsk y Lugansk quedaron divididas en dos zonas: la rebelde, conocida por la denominación de repúblicas populares, y la controlada por Ucrania.

Desde entonces, la guerra por el control de esta zona ha sido una constante y puede jugar un papel crucial en esta escalada de tensión entre los países, especialmente ahora que el Ejecutivo ruso ha reconocido la independencia de ambas regiones —en lo que se refiere a los territorios ocupados bajo la denominación de repúblicas populares, no a las provincias en sí— y ha enviado fuerzas rusas al este del país vecino en lo que desde el Kremlin califican como una "misión de mantenimiento de la paz" para garantizar la seguridad en la zona. No obstante, los aliados internacionales ven este acto como el que podría ser el primer paso para una ofensiva a gran escala con la que encauzar la influencia rusa sobre Ucrania para evitar un futurible ingreso en la OTAN.

La vía diplomática para dar por zanjado el conflicto entre Ucrania y Rusia se ha encontrado con un escollo que puede no tener salida tras reconocer Rusia la independencia de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, dos provincias ucranianas rusoparlantes ubicadas en la conocida como cuenca del Donbás, una región histórica al este del país, que activistas prorrusos declararon en parte independientes en el mes de abril de 2014 tras ocupar la sede del gobierno regional y otros edificios gubernamentales.

Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda