Es noticia
Menú
La UE acelera los trabajos para acordar un embargo al petróleo ruso
  1. Mundo
Ante la guerra en Ucrania

La UE acelera los trabajos para acordar un embargo al petróleo ruso

Los ministros de Energía han discutido el sexto paquete de sanciones, en el que se espera que se incluya un embargo progresivo del petróleo ruso hasta finales de año

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Pool/Kenzo Tribouillard)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Pool/Kenzo Tribouillard)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La UE se está acercando a un terreno común para eliminar la importación de petróleo ruso en los próximos meses. En las próximas horas, las discusiones en la capital comunitaria se van a centrar en cómo conseguirlo: hay distintos Estados miembros con propuestas diferentes y algunas capitales siguen siendo muy reticentes a dar ese paso, argumentando también problemas técnicos. Pero la Comisión Europea quiere que el acuerdo llegue en cuestión de horas. Su presidenta, Ursula von der Leyen, quiere poder poner algo sobre la mesa para que sea discutido por los Estados miembros a mediados de semana, aunque sigue habiendo mucho trabajo por hacer entre los Veintisiete.

Alemania era una de las piezas clave. Durante mucho tiempo presentó una resistencia firme a la imposición de sanciones contra el petróleo ruso que, además, es fundamental para la refinería de Schwedt, que es clave para el suministro de gasolina a Berlín, la capital. Pero en los últimos días el Gobierno alemán ha empezado a cambiar de postura, explicando, por ejemplo, que antes del 24 de febrero Berlín importaba el 35% del gas desde Rusia, pero que ya se ha reducido hasta el 12%.

Foto: EC.
La maquinaria del petróleo ruso pierde una pieza clave
The Wall Street Journal. Joe Wallace y Eliot Brown

En una reunión de ministros de Energía celebrada este lunes en Bruselas, los titulares de los Veintisiete ya han debatido sobre esta medida. Robert Habeck, vicecanciller alemán y uno de los líderes de los Verdes, los ‘halcones’ dentro del Gobierno en cuestión de política exterior, ha participado en el encuentro y ha podido confirmar el cambio de postura de Berlín. “Después de dos meses de trabajo, puedo decir que Alemania no está en contra de un veto contra el petróleo de Rusia”, ha señalado Habeck, añadiendo que será una “fuerte carga” para Alemania, pero que están dispuestos a asumirla.

Von der Leyen está dedicando mucho capital político a acelerar este paquete de sanciones, y se prevé que en las próximas horas haga una propuesta concreta para que sea discutida por los embajadores representantes permanentes de los Veintisiete ante la Unión Europea, que se reúnen este miércoles. Pero hay capitales que sienten que todavía no están preparadas.

Foto: Activistas de Greenpeace sostienen una pancarta frente al petrolero Minerva Virgo (Fuente: REUTERS)

Eslovaquia, por ejemplo, esgrime serios problemas a la hora de conseguir suministros alternativos porque, por ejemplo, no cuenta con un puerto en el que recibir crudo como lo tienen muchos otros países europeos. Otro país con el mismo problema es Hungría, al que tradicionalmente se considera el Estado miembro más alineado con Rusia. En todo caso, Zoltan Kovacs, el portavoz del Gobierno húngaro, ha asegurado que la posición de Budapest “sobre las sanciones de petróleo y gas a Rusia permanece sin cambios”. “No las apoyamos”, ha escrito en redes sociales.

Habeck también ha lanzado este lunes un aviso que ya ha llegado también desde Washington: esta medida tendrá consecuencias importantes. “Es inimaginable que las sanciones no vayan a tener consecuencias para nuestra propia economía y para los precios en nuestros países”, ha explicado el alemán. “No hay forma de que esto no tenga un coste para nosotros”, ha añadido, señalando que es un precio que los europeos están dispuestos a pagar “para ayudar a Ucrania”.

Foto: Emmanuel Macron junto a Bruno Le Maire, ministro de Finanzas. (Reuters)

La Comisión Europea está impulsando una eliminación escalonada del petróleo ruso hasta finales de 2022, para contentar así a países como Alemania que todavía tienen dependencia y para dar tiempo a los Estados miembros con problemas técnicos a resolverlos antes de la entrada en vigor de un veto total. En todo caso, hay otras capitales que querrían apostar por términos intermedios, como son por ejemplo Roma y Atenas, que han estado pidiendo el establecimiento de un 'tope' al precio del petróleo ruso para reducir así los beneficios que obtiene el Kremlin sin provocar así una importante reducción en la oferta que pueda alimentar la escalada de precios.

El 19 de abril, Francia se sumó abiertamente a las voces que pedían un embargo del petróleo ruso. “Espero que en las próximas semanas convenzamos a nuestros socios europeos de que hay que dejar de importar petróleo de Rusia”, explicó entonces Bruno Le Maire, ministro de Finanzas galo. Hacía solamente unos días que la Unión Europea había acordado la primera sanción contra la energía rusa: un embargo al carbón ruso que entraría en vigor para los contratos existentes a partir de agosto de 2022 por petición alemana. Y con ese paso dado, había muchos que miraban al resto de la energía rusa.

Foto: Ilustración con el logo de Gazprom y la bandera rusa. (Reuters/Dado Ruvic)
Putin lanza su órdago del gas: ¿está la UE preparada para lo que viene?
Lucas Proto Álvaro F. Cruz Gráficos: Darío Ojeda

Y aunque buena parte de la atención se ha centrado en el gas, lo cierto es que en Bruselas se considera que el petróleo es todavía más importante a la hora de hacer daño al motor económico de Moscú, con el que el Kremlin financia su guerra en Ucrania. En 2021, “la factura por la importación de petróleo fue cuatro veces más alta que la del gas. Por eso es importante empezar por el petróleo, que supone una factura muy alta y es más fácil de sustituir”, señaló ya el 11 de abril Josep Borrell, alto representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad.

Pago del gas ruso

Los ministros también han discutido este lunes sobre el escenario de un posible corte generalizado del suministro del gas ruso después de que la semana pasada Gazprom tomara esa decisión con Polonia y Bulgaria por haberse negado a pagar los contratos en rublos, siguiendo un decreto aprobado por el Kremlin en marzo que la Comisión Europea considera que constituye una violación de las sanciones impuestas contra Rusia, que afectan también al banco central del país.

En cualquier caso, todavía hay algunos Estados miembros que quieren que el Ejecutivo comunitario dé indicaciones más claras sobre hasta qué punto las compañías europeas pueden cumplir con el decreto de Moscú, que les obliga a abrir una primera cuenta en euros y una segunda en rublos. Algunas compañías ya han anunciado que piensan cumplir con esas indicaciones. Fuentes comunitarias ya han explicado que consideran que cualquier empresa que cumpla esas condiciones estará violando las sanciones impuestas contra Rusia, pero en cualquier caso Kadri Simson, comisaria de Energía, se ha comprometido a hacer públicas directrices más claras.

La UE se está acercando a un terreno común para eliminar la importación de petróleo ruso en los próximos meses. En las próximas horas, las discusiones en la capital comunitaria se van a centrar en cómo conseguirlo: hay distintos Estados miembros con propuestas diferentes y algunas capitales siguen siendo muy reticentes a dar ese paso, argumentando también problemas técnicos. Pero la Comisión Europea quiere que el acuerdo llegue en cuestión de horas. Su presidenta, Ursula von der Leyen, quiere poder poner algo sobre la mesa para que sea discutido por los Estados miembros a mediados de semana, aunque sigue habiendo mucho trabajo por hacer entre los Veintisiete.

Conflicto de Ucrania Ursula von der Leyen Unión Europea Comisión Europea Política exterior Ucrania
El redactor recomienda