Es noticia
Menú
España dispara la compra de gas a EEUU a nivel récord tras la invasión rusa de Ucrania
  1. Economía
Aumenta su diferencia con Argelia

España dispara la compra de gas a EEUU a nivel récord tras la invasión rusa de Ucrania

Las importaciones de gas procedente del país norteamericano alcanzan en marzo de 2022 los 16.264 GWh, lo que supone un máximo histórico. La potencia norteamericana ya representa el 43,3% del aprovisionamiento nacional

Foto: El presidente español, Pedro Sánchez (i), saluda a su homólogo estadounidense, Joe Biden. (EFE/Pool/Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa)
El presidente español, Pedro Sánchez (i), saluda a su homólogo estadounidense, Joe Biden. (EFE/Pool/Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las empresas españolas están comprando cada vez más gas a Estados Unidos. Sobre todo después de que estallara la guerra en Ucrania. La importación de este combustible fósil se ha disparado hasta los 16.264 GWh, una cifra nunca vista para un solo mes, según datos del gestor del sistema gasista Enagás. Se trata de un crecimiento del 491% con respecto al mismo mes de 2021 (3.308 GWh, entonces).

Este récord histórico en términos absolutos también lo es en su posición relativa al resto de países. El pasado mes, EEUU envió a España el 43,3% total del gas que llegó a territorio nacional. Con esa cifra, amplía la distancia con Argelia, hasta hace pocos meses primer proveedor gracias a los gasoductos que unen ambos países. La firma estatal argelina Sonatrach envió más de 11.000 GWh en marzo, lo que representa el 29,6% del total. Aunque aún es una cifra relevante, está lejos del peso histórico que tenía su gas para España. Supone una caída del 31% con respecto a los 15.966 GWh de marzo de 2021. Argelia actualmente renegocia un alza de precios con Naturgy. La primera gasista española afronta un aumento de costes dado el precio récord actual: unos 110 euros por MWh frente a los 20 euros/MWh que se pagaban tradicionalmente.

Entre las causas del menor bombeo de gas de África a Europa está el cierre del gasoducto que llega a España a través de Marruecos, que el pasado mes de noviembre fue clausurado por las autoridades argelinas dada la escalada de tensión en el enfrentamiento que viven con el régimen de Mohamed VI.

Foto: El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune (d), estrecha la mano del primer ministro italiano, Mario Draghi (i). (EFE/EPA/Presidencia de Argelia)

El aumento de la llegada de gas natural licuado (GNL) en buques metaneros desde EEUU coincide con las amenazas de sanción por parte de la Unión Europea a Rusia de dejar de comprar sus productos energéticos, donde el gas juega un papel estratégico para la financiación de la guerra.

En ese objetivo, el presidente americano, Joe Biden, anunció durante el pasado mes ante su homóloga en la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el objetivo de su país de aumentar el envío de este hidrocarburo para tratar de reducir la dependencia del gas ruso y de esa forma asfixiar económicamente al país liderado por Vladímir Putin. El plan pasa por elevar de 22 BCM al año hasta los 37 BCM anuales.

Para lograr ese objetivo, se está discutiendo aumentar las sanciones al carbón, el petróleo y el gas. Sin embargo, una potencia industrial como Alemania aún es muy dependiente del gas enviado desde Rusia. Para depender cada vez menos de la materia prima que comercializa Gazprom, el gigante gasista ruso, la Comisión Europea quiere aumentar los aprovisionamientos en Europa hasta el 80% de su capacidad este año, lo que le permitiría tener un colchón que permita rebajar la debilidad del Viejo Continente a nivel geopolítico. No obstante, la situación aún es adversa: los 37 BCM que pretende enviar EEUU están lejos de los más de 160 BCM que manda Rusia a Europa al año.

Foto: Un soldado ucraniano, en Kiev. (Reuters/Gleb Garanich)

EEUU viene desde 2016 aumentando sin parar las ventas de gas a España hasta el récord alcanzado en marzo. Este refuerzo comercial de EEUU frente a España y su preponderancia creciente respecto a Argelia se dan en pleno giro histórico del Gobierno español respecto de su posición en el norte de África.

Tras un año de tensas relaciones con Marruecos por la asistencia médica que se dio al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, a instancias de Argelia, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha decidido apoyar la propuesta del régimen de Mohamed VI para que el Sáhara se convierta en una provincia marroquí. Una posición que se aleja de la proposición de Naciones Unidas que siempre ha mantenido España, pero que se alinea con la postura que también ha adoptado EEUU en este caso.

placeholder Mohamed VI de Marruecos (4-d) ha presidido este jueves en Rabat el 'iftar'(comida de ruptura de ayuno) al que invitó al jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez (4-i). (EFE/Presidencia del Gobierno)
Mohamed VI de Marruecos (4-d) ha presidido este jueves en Rabat el 'iftar'(comida de ruptura de ayuno) al que invitó al jefe de Gobierno español, Pedro Sánchez (4-i). (EFE/Presidencia del Gobierno)

El nuevo planteamiento ha levantado los temores del sector energético, que cree que Argelia podría adoptar alguna represalia frente a España, justo ahora que la provisión de gas, cuyo precio está en récord histórico, está más valorada que nunca. De momento, el primer ministro italiano, Mario Draghi, negocia un aumento de la compra de gas a Argelia, con quien también está conectado por tubo.

Por ahora, EEUU sigue aumentando su presencia comercial en España frente al repliegue en este ámbito de los habituales suministradores como son Argelia o Rusia. El país con más reservas del mundo representa un 8,7% de las compras de España (3.277 GWh en marzo).

Las empresas españolas están comprando cada vez más gas a Estados Unidos. Sobre todo después de que estallara la guerra en Ucrania. La importación de este combustible fósil se ha disparado hasta los 16.264 GWh, una cifra nunca vista para un solo mes, según datos del gestor del sistema gasista Enagás. Se trata de un crecimiento del 491% con respecto al mismo mes de 2021 (3.308 GWh, entonces).

Pedro Sánchez Joe Biden Conflicto de Ucrania Vladimir Putin Ucrania Unión Europea Comisión Europea Argelia Estados Unidos (EEUU) Gas natural
El redactor recomienda