Es noticia
Menú
La UE prepara nuevas sanciones contra Rusia por las "atrocidades" en Bucha
  1. Mundo
'Shock' en Bruselas

La UE prepara nuevas sanciones contra Rusia por las "atrocidades" en Bucha

La Unión Europea ya trabaja en nuevas sanciones para responder a la masacre de Bucha y cada vez más voces piden atacar las exportaciones energéticas de Rusia a Europa

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters/Pool/Kenzo Tribouillard)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters/Pool/Kenzo Tribouillard)

Las imágenes de civiles masacrados en Bucha, a las afueras de Kiev, a manos de militares rusos, han provocado un 'shock' en Bruselas y en muchas capitales europeas. “Las imágenes imborrables de un gran número de muertos y víctimas civiles, así como la destrucción de infraestructuras civiles, muestran el verdadero rostro de la brutal guerra de agresión que Rusia está librando contra Ucrania y su pueblo”, ha señalado Josep Borrell, alto representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, en un comunicado en nombre de los Veintisiete.

El jefe de la diplomacia europea no duda a la hora de calificar de “crímenes de guerra” lo ocurrido en Bucha y asegura que sus autores “rendirán cuentas”. “La UE seguirá apoyando firmemente a Ucrania y avanzará, con carácter de urgencia, en el trabajo sobre nuevas sanciones contra Rusia”, ha asegurado Borrell. La Comisión Europea ya trabaja en esas nuevas sanciones que se esperan que puedan estar sobre la mesa de los embajadores permanentes de los Veintisiete ante la Unión en los próximos días.

Foto: Cuerpos de civiles ucranianos yacen en las calles de Bucha, cerca de Kiev. (Reuters/Zohra Bensemra)

En su comunicado, el político catalán señala que “la UE está asistiendo al Fiscal General de Ucrania y a la Sociedad Civil, centrándose en la recopilación y preservación de las pruebas de los crímenes de guerra”. Rusia niega la acusación y asegura que se trata de un montaje. Poco después, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha hablado por teléfono con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, una conversación marcada por “el atroz asesinato de civiles en Bucha y en otras partes de Ucrania”. “La UE está lista para enviar equipos conjuntos de investigación para documentar crímenes de guerra en coordinación con el fiscal general de Ucrania”, ha escrito la alemana, que ha asegurado que apoyarán los trabajos tanto Europol como Eurojust, que es la Agencia de la UE para la Cooperación en materia de Justicia Penal.

Nuevas sanciones

Pero la gran pregunta es cómo de duras serán esas nuevas sanciones, porque ya había contactos para preparar nuevas medidas antes de conocerse los acontecimientos en Bucha. Las dudas se concentran en si las nuevas sanciones serán una extensión de las existentes, añadiendo a nuevas personas e intentando cerrar las posibles vías de evasión de las sanciones, o si la Unión dará el paso que todavía no se ha decidido a dar: el de atacar al principal pilar de la economía rusa, que es el sector de la energía.

Hasta ahora los Veintisiete se encuentran divididos en esta cuestión, entre los países que, liderados por Polonia, consideran que habría que cortar las importaciones energéticas de Rusia de manera inmediata, y el bloque, liderado por Alemania e Italia, que considera que eso es ir demasiado lejos por el momento. Los embajadores tendrán una primera propuesta en los próximos días, pero la profundidad de las mismas dependerá de la voluntad política de las capitales.

Foto: El cuerpo de una mujer en una calle de Bucha. (Reuters/Zohra Bensemra)

En Varsovia, donde ya se han anunciado planes para cortar las importaciones de carbón y petróleo en los próximos meses y para intentar cortar también los de gas en diciembre, consideran que esta nueva información debería impulsar al resto de socios a posturas más duras. Otros países del este han decidido que, a falta de sanciones contra la energía rusa, van a cortar la llegada de suministro. En un mensaje publicado anoche tras conocerse las imágenes de Bucha, Mateusz Morawiecki, primer ministro de Polonia, mostró que Varsovia piensa redoblar la petición de sanciones. “Basta de tácticas de evasión y gestos falsos. ¡Suficiente! Las sanciones no funcionan. ¡Hay que cortar la vía de oxígeno al genocidio ruso!”, escribió en redes sociales.

El 40% del gas importado consumido en la Unión en 2021 fue ruso. Hay países como Alemania muy dependientes y precisamente por eso se oponen a un bloqueo inmediato. Hay un plan de la Comisión Europea para reducir este año un 65% las importaciones de gas desde Rusia, pero los más duros contra Moscú piden medidas inmediatas y contundentes, no un plan a medio plazo que tampoco garantiza que vaya a funcionar.

Pero, de momento, Berlín se ha mostrado inflexible en este punto: se trata de reducir la dependencia, no de cortar y acabar provocando más daño a la Unión que a Rusia. El único terreno en el que parece haber cierto espacio de trabajo es en las importaciones de petróleo desde Moscú, que también son fundamentales para financiar la guerra en Ucrania. Pero los Veintisiete tampoco habían abordado este asunto todavía, para frustración del este de la Unión, que piden más mano dura rápidamente.

Foto: Un civil fallecido en Bucha. (Reuters/Stringer)

Emmanuel Macron, presidente francés, ha señalado esta mañana en una entrevista que es el momento de discutir la posible prohibición de importación de petróleo y carbón, aunque no ha mencionado el gas. “No podemos aceptar esto”, ha señalado en los micrófonos de France Inter. Francia tiene la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión y puede intentar dirigir el debate en esta dirección, aunque París siempre trata de estar en total coordinación con Berlín.

Robert Habeck, ministro de Economía alemán, explicó este domingo por la noche que, aunque Berlín está trabajando para ser “independiente” de la energía rusa, eso no ocurrirá de manera “inmediata”. A su llegada a una reunión de ministros de Economía, el ministro austriaco también ha señalado que Viena no tiene apetito por medidas contra el gas ruso.

Foto: Un puñado de grano en una granja de la provincia de Lviv. (A. A.)
Un solo grano de trigo para explicar la tragedia de la invasión de Ucrania
Alicia Alamillos. Lviv (Ucrania) Infografía: Rocío Márquez

Italia, que también es muy dependiente de Moscú y que en las últimas semanas se había opuesto a un embargo, ha señalado que, si los Veintisiete deciden tomar esa medida, Roma no la bloqueará. De hecho, Enrico Letta, líder de los socialdemócratas italianos claves en el Gobierno de Mario Draghi, ha enviado un mensaje claro en el que se ve el cambio de opinión que se está viviendo en la política italiana: “¿Cuántos Buchas antes de pasar a un embargo total de petróleo y gas a Rusia? Se agotó el tiempo”.

Sin embargo, Hungría, donde el autoritario primer ministro Viktor Orbán ha ganado ampliamente unas nuevas elecciones calificadas por analistas y expertos como “libres, pero no justas”, ha dejado claro que Budapest no permitirá que se tomen medidas contra la energía rusa. Las sanciones requieren de unanimidad.

La sensación en Bruselas en las últimas horas era que las imágenes de civiles aparentemente ejecutados, con las manos atadas a la espalda, podían provocar un cambio de postura, especialmente en Alemania. Pero, por ahora, los miembros del Gobierno alemán que han ido hablando han mostrado que Berlín mantiene la misma línea en la cuestión energética.

Las imágenes de civiles masacrados en Bucha, a las afueras de Kiev, a manos de militares rusos, han provocado un 'shock' en Bruselas y en muchas capitales europeas. “Las imágenes imborrables de un gran número de muertos y víctimas civiles, así como la destrucción de infraestructuras civiles, muestran el verdadero rostro de la brutal guerra de agresión que Rusia está librando contra Ucrania y su pueblo”, ha señalado Josep Borrell, alto representante de la Unión para Política Exterior y de Seguridad, en un comunicado en nombre de los Veintisiete.

Conflicto de Ucrania Ucrania Unión Europea