A cinco horas de Ayacucho se encuentra la región de Vraem. En ella se produce más del 70% de la cocaína proveniente de Perú. Las personas que se involucran en el tráfico ilícito de drogas y son capturadas se enfrentan a penas de prisión de entre 3 y 25 años, haciendo que muchos niños se vean separados de sus padres durante años y tengan que enfrentarse a un futuro incierto.

Como la mayoría de las cárceles de Perú, la prisión de Ayacucho está sobrepoblada. Actualmente hay 2.760 reclusos, un 438% por encima de su capacidad. En este centro penitenciario cumplen su pena aproximadamente 200 mujeres y 2.560 hombres. Según las autoridades, el 40% de las condenas se deben a tráfico de drogas. Con el objetivo de conservar la relación entre padres e hijos, Aldeas Infantiles SOS tiene en marcha un convenio desde el año 2010 con el centro penitenciario de Ayacucho para realizar visitas quincenales con los niños y desarrollar talleres dos veces al mes con los padres y madres de los mismos. Este programa es único en Perú y en toda América Latina. Y es que, según señalan diversos estudios, los niños que reciben un acompañamiento adecuado por parte de sus padres en prisión tienen menos probabilidades de involucrarse en actividades ilícitas en el futuro.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios