Es noticia
Menú
Del 'boom' al desván: la fiebre por las bicicletas ya es cosa del pasado
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
CAÍDA EN PICADO

Del 'boom' al desván: la fiebre por las bicicletas ya es cosa del pasado

Los distribuidores actuaron como si la demanda pandémica fuera a durar, ahora tienen demasiadas bicicletas que no pueden vender

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El director ejecutivo de ElliptiGo Inc., Bryan Pate, no tenía suficientes bicicletas elípticas para vender cuando la demanda se disparó en 2020. Hoy tiene un almacén de San Diego repleto de demasiadas bicicletas que no quieren suficientes personas.

"Fuimos como un surfista que no cogió la ola", dijo Pate, cuyas bicicletas se venden a partir de unos 1.500 dólares. "Es una batalla de manos a la obra para alcanzar el equilibrio en los próximos 18 meses".

Foto: Residuos plásticos en Indonesia. (EFE)

Muchos minoristas que tenían muy poco que ofrecer durante las primeras etapas de la pandemia ahora tienen demasiado de todo, desde bicicletas y muebles hasta ropa y parrillas. Acumularon el inventario extra porque esperaban una demanda sostenida y problemas en la cadena de suministro. Lo que no esperaban es que los clientes cambiaran sus gastos a conciertos, restaurantes y viajes, o que la creciente inflación se llevara por delante los presupuestos familiares.

La acumulación resultante de productos sin vender obligó a muchas grandes cadenas nacionales como Walmart Inc. y Target Corp. a rebajar sus productos ese año, advirtiendo de que los beneficios se verían afectados. El minorista de muebles de lujo RH y el fabricante de parrillas Weber Inc. retiraron sus previsiones de ventas a principios de este verano, afirmando que la demanda de muebles de lujo y de parrillas para exteriores había caído. El fabricante de colchones Sleep Number Corp. también comenzó a ofrecer promociones adicionales este año después de que las ventas se ralentizaran.

Foto: Empresa de catering

Los mismos problemas asolan ahora a la industria de la bicicleta, que experimentó un aumento de la demanda durante 2020, cuando los consumidores confinados en sus casas buscaban ejercicio o evasión. El fabricante de bicicletas estáticas Peloton Interactive Inc., creyendo que esta demanda seguiría siendo elevada durante años, gastó cientos de millones en trasladar su producción de bicicletas estáticas a casa para evitar los atascos de suministro en el extranjero. Pero cuando los consumidores salieron del encierro, perdieron el interés. Peloton, con un exceso de bicicletas sin vender, abandonó sus planes de fabricación.

Las ventas también se están enfriando en los negocios de ciclismo más pequeños. Los ingresos de los minoristas de bicicletas de Estados Unidos disminuyeron un 7% entre enero y junio en comparación con el año pasado, según el grupo de investigación de mercado NPD, en comparación con los saltos del 46% y el 4% durante los mismos periodos en 2020 y 2021.

En Bike Habitat, en Nueva York, se formaban colas que daban la vuelta a la manzana para conseguir lo que estaba disponible en un día determinado en las primeras etapas de la pandemia, dijo el propietario Charlie McCorkell. Ahora tiene unas 2.000 bicicletas en 'stock', más del doble de lo que preferiría. Se espera que las ventas para 2022 sean inferiores a las de 2019, y algunos clientes están dispuestos a salir por la puerta por el color de una bicicleta.

Foto: Producción de gel hidroalcohólico en la fábrica del grupo Beiersdorf Nivea. (EFE)

"Tenemos un centenar de negras y ninguna roja", dijo McCorkell. "Y solo quieren las rojas". Algunos minoristas de bicicletas han llegado a intercambiar productos entre ellos en un intento de nivelar la oferta entre las tiendas, dijo Heather Mason, presidenta de la Asociación Nacional de Distribuidores de Bicicletas, un grupo comercial para los minoristas de bicicletas especializadas.

"Estamos viendo un descenso del compromiso y queremos invertirlo lo mejor que podamos", dijo. Sin embargo, no todas las bicicletas son difíciles de vender ahora. Las bicicletas que buscan los entusiastas —que suelen costar más de 1.500 dólares— siguen teniendo tiempos de espera, al igual que el suministro de ciertas piezas, como engranajes y frenos, según varios minoristas y el socio de McKinsey & Co., Alexander Thiel.

Uno de los minoristas que no tenían suficientes modelos de gama alta para vender recientemente fue a la cadena de Massachusetts Landry’s Bicycles, que tuvo dificultades para satisfacer la demanda de bicicletas de montaña en el periodo previo al paseo de caridad Pan Mass Challenge de alto perfil a principios de este mes, dijo James Ray, que gestiona el negocio y el comercio electrónico de Landry’s. Landry’s, dijo, se está centrando ahora en conseguir más bicicletas de este tipo en lugar de comprar "cualquier cosa que podamos traer para ayudar a satisfacer las necesidades". Hay muchas más bicicletas disponibles para niños y ciclistas ocasionales, pero menos interés en ellas, añadió.

Foto: habitos-consumo-comercio-online-covid-19-bra

La estrategia de ElliptiGO, la empresa que fabrica una bicicleta elíptica de exterior impulsada por el mismo movimiento que una máquina elíptica de interior, es rebajar las bicicletas que tiene. Está tratando de liquidar el inventario de un año. En mayo, todo estuvo en oferta en la tienda de ElliptiGO en Solana Beach, California, un mes en el que, según Pate, la empresa no suele necesitar hacer descuentos para vender bicicletas. También realizó unas rebajas durante una semana en julio y está planeando otra para septiembre. Incluso los modelos con motor eléctrico, una nueva línea de productos para ElliptiGO, están rebajados. "Básicamente, van a salir de rebajas", dijo Pate.

La empresa, que lleva 14 años en funcionamiento, se encuentra en esta situación debido a las decisiones tomadas en 2020. El aumento de la demanda en los primeros meses de la pandemia convenció a Pate de aumentar en un tercio el número de bicicletas que encargó a los fabricantes de Asia. Ante las advertencias de que los plazos de entrega de los componentes que los fabricantes necesitaban para ensamblar las bicicletas de la empresa eran cada vez más largos, realizó pedidos igualmente elevados para 2021 y 2022 a mediados de 2020, mucho antes de lo que normalmente haría. Incluso tuvo que comprar un pequeño número de componentes para entregar en 2023 y 2024.

"Las decisiones se tomaron hace mucho tiempo en circunstancias muy diferentes", dijo el Sr. Pate. "Y el mundo no es como era entonces". La bonanza que había planeado nunca llegó. Pate dijo que vio cómo los clientes acudían en masa a los competidores mientras sus bicicletas quedaban inacabadas o atascadas en Taiwán debido a los embotellamientos de la cadena de suministro. Y ahora que tiene suficientes bicicletas, se espera que las ventas de ElliptiGO en 2022 estén por debajo de los niveles de 2019, dijo Pate.

Foto: EC.

"Estábamos remando, conseguimos un poco de impulso, pero luego la ola nos pasó", dijo. "Nunca la surfeamos. Y la razón por la que no la surfeamos es porque no teníamos producto".

A diferencia de algunos distribuidores de bicicletas, ElliptiGO vende su propia marca de bicicletas y establece los niveles de producción. La empresa está intentando cancelar los pedidos de los próximos años, dijo Beth Visscher, vicepresidenta de Operaciones de la empresa. Si no puede, dijo, la esperanza es que esos componentes se queden en manos de los proveedores hasta que haya necesidad de ellos o se revendan a la competencia.

Visscher está considerando la posibilidad de que los componentes que ElliptiGO no puede cancelar se lleven a Estados Unidos y se vendan a los clientes como piezas de repuesto. Si recibe demasiados neumáticos, por ejemplo, podría recordar a los antiguos clientes por correo electrónico que hay recambios disponibles en la tienda. Al ritmo actual de producción y ventas de ElliptiGO, algunas de esas piezas no se utilizarán en las nuevas bicicletas hasta 2024, dijo. "Es difícil de digerir que ahora tengamos el producto y menos demanda para él", dijo la Sra. Visscher. "El reto es simplemente cambiar".

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

El director ejecutivo de ElliptiGo Inc., Bryan Pate, no tenía suficientes bicicletas elípticas para vender cuando la demanda se disparó en 2020. Hoy tiene un almacén de San Diego repleto de demasiadas bicicletas que no quieren suficientes personas.

Bicicleta Pandemia Venta
El redactor recomienda