Es noticia
Menú
¿Adiós a Peloton? El culebrón tras la 'startup' deportiva más deseada en el confinamiento
  1. Tecnología
HA PERDIDO EL 80% DE SU VALORIZACIÓN

¿Adiós a Peloton? El culebrón tras la 'startup' deportiva más deseada en el confinamiento

El final de las restricciones ha hundido la cotización del 'Netflix del fitness', pero también ha disparado los rumores sobre su compra por parte de Nike o Amazon, mientras el nuevo CEO asegura que no tiene intención de vender. ¿Qué está pasando?

Foto: Peloton.
Peloton.

Peloton está en el punto de mira, pero nadie sabe muy bien qué está pasando con la plataforma que cautivó a millones de personas durante el confinamiento. La compañía, considerada por muchos el 'Netflix del fitness', hace tiempo que vivió su mejor momento, ya que el final de los encierros ha supuesto que vuelva a la casilla de origen. Eso sí, han aparecido rumores de compra por parte de empresas tan dispares como Amazon o Nike, pero el nuevo jefe ha dado un golpe en la mesa: Peloton no se vende. ¿Qué está pasando?

El caso es similar al de otras firmas que subieron como la espuma al calor del confinamiento, como las empresas de reparto de comida o de videollamadas. Ahí está el caso de Zoom, que ha tenido una curva de bajada en cotización muy similar a la de Peloton, aunque la caída de la plataforma de 'fitness' desde casa ha sido más alta: ha perdido el 80% de su valor en el Nasdaq durante el último año. Y es que, mientras está claro que mucha gente seguirá haciendo reuniones 'online' o pidiendo la cena a domicilio, el futuro del deporte en el hogar es más difuso.

Foto: (Foto: Mikel Cid)

En ese descenso sin apenas frenos, también ha habido algún inesperado golpe de gracia. Se lo dio el regreso de 'Sexo en Nueva York', donde uno de sus protagonistas falleció tras hacer ejercicio en una bicicleta de Peloton. Al día siguiente del estreno, su valoración cayó un 11,35%. Desde entonces, no había logrado levantar cabeza: su último máximo es de 45 dólares por acción, el precio que tenía el día antes de aquel episodio.

Cuando todo pintaba negro para la compañía, hubo un pequeño halo de luz. El pasado 5 de febrero 'Bloomberg' publicó que había varios actores interesados en hacerse con la empresa. En la lista, nada más y nada menos que Amazon, Apple, Disney y Nike.

Apenas unos días después, Peloton daba un golpe de efecto al anunciar que Barry McCarthy, exjefe de finanzas en Spotify y Netflix, era su nuevo director general, relevando en el puesto a John Foley, que cofundó la empresa hace ya 10 años. Al mismo tiempo, despedían a 2.800 trabajadores, uno de cada cinco de su plantilla, aunque los profesores no se vieron afectados. Los inversores recibieron el aluvión de novedades con las manos abiertas o, lo que es lo mismo, una subida de más del 25%. Pero nada de eso valió de mucho ni durante mucho.

Foto: Foto: Peloton.

Este lunes, McCarthy concedió una entrevista a 'Financial Times' para explicar que sus intenciones no pasan por vender la empresa a nadie, pese a la presión de algunos inversores –entre los que destaca BlackWells Capital– para ello. Uno de los rumores indicaba que se había trasladado desde California a Nueva York para llevar a cabo esas hipotéticas negociaciones, pero él asegura que fue para hacer una apuesta a largo plazo.

"Hay muchas otras cosas que podría estar haciendo con mi tiempo que son bastante más lucrativas que dedicarme a un negocio a punto de ser vendido", explicó al periódico londinense. Eso sí, el argumento tiene su aquel: liderar la venta de una empresa con una capitalización de más de 10.000 millones de dólares no parece un plan poco jugoso.

En cualquier caso, la decisión de venta es de los accionistas que tienen mayoría a través de las acciones de supervoto, algo que pasa por el propio Foley, que es quien tiene la sartén por el mango. No es el único.

placeholder Tienda de Peloton en Manhattan, Nueva York. (Reuters / Carlo Allegri)
Tienda de Peloton en Manhattan, Nueva York. (Reuters / Carlo Allegri)

Una hipotética operación de compra podría acabar en saco roto porque quien realmente tiene la última palabra son los reguladores. En concreto, la Comisión Federal del Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), que lleva meses poniendo bajo lupa a las grandes tecnológicas en general y a Amazon en particular. Todo depende de Lina Khan, la flamante presidenta de la FTC. Sobre todo, en un nicho de negocio que genera una serie de datos que pueden ser muy atractivos para algunos, pero que también tienen sus riesgos.

El plan de supervivencia de McCarthy

El modelo de Peloton ha consistido en ofrecer tanto 'hardware' como 'software'. Por ahora, lo primero engloba una serie de bicicletas estáticas (que van de los 1.495 dólares a algo más de 3.000) y cintas para correr (entre 2.495 a 3.115 dólares), a los que está a punto de sumarse un juego de pesas (495 dólares). Estos aparatos están dotados de una pantalla donde ver las clases y distintos sensores que, conectados a internet, generan información sobre la evolución del usuario, que también puede competir con otros.

Foto: Lina Khan. (Universidad de Columbia)

Uno de los puntos claves para el futuro de la compañía pasaría también por abrir nuevas líneas de productos, pero con "una estructura de precios totalmente diferente", sin haber dado más detalles al respecto. Según 'Financial Times', estos estarían enfocados al remo y el levantamiento de peso. Pero si bien estos aparatos han tenido cierto éxito, lo que de verdad triunfó fue la aplicación para acceder a los entrenamientos, que se podía usar por un precio de 39 dólares al mes, independientemente de que se tuviera una bici o cinta de Peloton.

"Es donde está la magia", ha defendido el propio McCarthy, que también quiere potenciar este punto a la par que inicia un proceso de expansión, pues el servicio solo está disponible en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Alemania y Australia. Todo ello, considera el jefe de Peloton, podría ser "un negocio de rápido crecimiento con márgenes muy elevados". Por ahora, el Nasdaq no pienso igual: la respuesta fue bajar su valoración un 3%.

Peloton está en el punto de mira, pero nadie sabe muy bien qué está pasando con la plataforma que cautivó a millones de personas durante el confinamiento. La compañía, considerada por muchos el 'Netflix del fitness', hace tiempo que vivió su mejor momento, ya que el final de los encierros ha supuesto que vuelva a la casilla de origen. Eso sí, han aparecido rumores de compra por parte de empresas tan dispares como Amazon o Nike, pero el nuevo jefe ha dado un golpe en la mesa: Peloton no se vende. ¿Qué está pasando?

Empresas Nasdaq Bicicleta Accionistas
El redactor recomienda