Es noticia
Menú
Los especuladores abandonan las materias primas agrícolas y aceleran su caída
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal

Los especuladores abandonan las materias primas agrícolas y aceleran su caída

Los precios del maíz, la soja y el trigo han caído hasta situarse en torno a los de hace un año, lo que, según los analistas, es demasiado bajo

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La salida de los fondos de cobertura y otros especuladores de los mercados de materias primas ha agravado la caída de los precios del trigo, el maíz, la soja y otros productos básicos, que según algunos analistas son ahora más baratos de lo que la oferta y la demanda justifican.

Se trata de un cambio brusco con respecto a principios de este año, cuando los gestores de fondos, preocupados por la inflación y los problemas de suministro relacionados con la guerra, contribuyeron a la subida de los precios de las materias primas al apostar en los mercados de futuros que los precios subirían. El trigo y la soja marcaron récords de precios a principios de año y el maíz se acercó a su máximo histórico, pero desde entonces los especuladores han salido de los mercados agrícolas, recogiendo beneficios, cerrando las operaciones de inflación y preparándose para la recesión.

Los precios de los cultivos se han desplomado hasta el nivel de hace un año, que era históricamente alto debido a las malas cosechas, pero antes de que los mercados se vieran afectados por la invasión rusa de Ucrania.

Foto: Foto: EC Diseño.

El apoyo especulativo ha salido del mercado más amplio de las materias primas, desde el petróleo crudo hasta el cobre, contribuyendo a la caída de los precios que ha suscitado la esperanza entre los inversores de que la inflación ha tocado techo. Pero en las materias primas agrícolas, que influyen en los precios de los combustibles, los alimentos y la ropa, la entrada y salida de los operadores ha sido especialmente pronunciada e impactante.

"Los fondos de cobertura son siempre el motor de los precios en los mercados agrícolas", dijo Dave Whitcomb, que dirige Peak Trading Research. "Vemos la mayor correlación entre lo que hacen y lo que hacen los precios. Cuando los fondos de cobertura venden, los precios bajan".

La razón es que las operaciones de futuros entre quienes participan en la producción, el comercio y el consumo de los cultivos reales, como los agricultores y los fabricantes de alimentos, tienden a equilibrarse. El objetivo de los especuladores es beneficiarse de los movimientos de los precios en lugar de gestionar el riesgo. Cuando muchos de ellos empiezan a hacer las mismas apuestas, pueden desequilibrar el mercado y aumentar los movimientos de los precios.

Foto: Campo de trigo en Cuvillers, Francia. (Reuters/Pascal Rossignol)

La subida de los precios agrícolas se convirtió en una apuesta popular en Wall Street en otoño de 2020. La demanda de las economías que salían del bloqueo estaba subiendo. Los importadores de alimentos estaban ansiosos por reabastecerse. Las cosechas eran escasas. Los fondos de cobertura y otros especuladores se amontonaron.

A principios de 2021, habían acumulado la mayor apuesta colectiva de la historia por la subida de los precios en 13 mercados de materias primas agrícolas, medida en número de contratos, según datos de la Commodity Futures Trading Commission recopilados por Peak Trading. La popularidad del comercio estaba desapareciendo cuando Rusia invadió Ucrania a finales de febrero y dio un nuevo impulso a los cereales. A medida que los precios subían, el tamaño de la apuesta de los especuladores creció hasta casi 57.000 millones de dólares en marzo, la mayor en más de 11 años, según Peak.

Los pequeños inversores se unieron al frenesí, inyectando tanto dinero en un fondo cotizado en bolsa que sigue los futuros del trigo, que el fondo se quedó sin acciones para vender a principios de marzo. Los reguladores concedieron al Teucrium Wheat Fund permiso para vender más acciones y sus activos aumentaron hasta los 723 millones de dólares en mayo, frente a los 86,2 millones de dólares anteriores a la invasión de Ucrania. Desde entonces, ha salido más dinero del fondo que el que ha entrado en él y sus activos han descendido a 324 millones de dólares.

Foto: Alan Glanse, CEO de JuicyFields.

En los mercados de futuros, la venta comenzó después de que la Reserva Federal empezara a subir los tipos de interés para frenar la inflación al disminuir el consumo. El fortalecimiento del dólar, que encarece las materias primas para los importadores, y el temor a la recesión hicieron que los operadores deshicieran las apuestas al alza de los precios. A finales de julio, la apuesta se había disuelto casi por completo, según Peak Trading.

Los precios de referencia de los futuros del maíz y el trigo han caído un 25% y un 27%, respectivamente, en los últimos tres meses. Los futuros de la soja han bajado un 16% en ese tiempo.

Los analistas de Goldman Sachs dicen que la venta ha estado "desvinculada de los fundamentos físicos e impulsada por la liquidación financiera". Los analistas de JPMorgan dicen que el desplome "está enmascarando profundas dislocaciones en los flujos comerciales agrícolas mundiales y no alivia en absoluto los riesgos de escasez de suministro físico hasta 2023." Dicen que los precios han caído por debajo de los costes de producción y estiman que hay un 20% o 30% de subida en los precios de los cereales debido a los problemas de suministro.

Foto: Una cosechadora trabajando en el campo en la localidad riojana de Villaverde. (EFE/Raquel Manzanares)

Los riesgos incluyen la continuación de la guerra en Europa, el clima de cultivo dudoso y los inventarios que siguen siendo bajos en todo el mundo.

Aunque Ucrania ha enviado esta semana su primer cargamento de grano desde la invasión rusa, los analistas advierten que el pacto que permite el paso seguro de alimentos desde el Mar Negro podría desmoronarse. Incluso si se mantiene, se necesitarán meses para eliminar la acumulación de grano en los silos del país. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos prevé que Ucrania exportará esta temporada aproximadamente la mitad del tonelaje de cereales y semillas que en la anterior.

Mientras tanto, el clima estival más caluroso jamás registrado y la sequía amenazan las cosechas estadounidenses. "Las condiciones del maíz, la soja y el trigo de primavera han disminuido casi continuamente durante las últimas seis semanas", escribieron los analistas de Goldman en un informe el miércoles, estimando que una disminución del 2% al 3% en los rendimientos de los cultivos estadounidenses podría llevar los inventarios de maíz y soja en relación con el consumo a mínimos históricos.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

La salida de los fondos de cobertura y otros especuladores de los mercados de materias primas ha agravado la caída de los precios del trigo, el maíz, la soja y otros productos básicos, que según algunos analistas son ahora más baratos de lo que la oferta y la demanda justifican.

Lo sentimos, la página no está disponible.
Error 500
Inténtelo de nuevo en unos minutos
Ir a la portada