Es noticia
Menú
¿Ha tocado techo la subida de precios en los supermercados?
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Tendencias actuales estables

¿Ha tocado techo la subida de precios en los supermercados?

Mientras los precios de los productos de primera necesidad siguen estabilizándose, muchas de las grandes empresas que venden productos esenciales para la cocina ya han asumido la mayor parte de los aumentos de costes que necesitan

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Siempre que se mantengan las tendencias actuales, los compradores deberían obtener cierto alivio de las incesantes subidas de precios en la tienda de comestibles.

Esta semana, las mayores empresas europeas de alimentación y cuidado personal anunciaron grandes subidas de precios en los tres meses previos a junio. Danone, fabricante de agua Evian, y su rival Nestlé cobran por sus productos un 7% y un 8% más, respectivamente, que el año pasado por estas fechas. Las marcas de Unilever, como los helados Ben & Jerry's y Magnum, cuestan un 11% más de media.

Las tres empresas han hecho trabajar especialmente a los compradores estadounidenses. Nestlé subió los precios en Norteamérica un 9,8% en su primer semestre, frente al 4,9% para los consumidores europeos. Danone y Unilever también subieron más los precios en la región que en su propio país.

Parte de esto puede explicarse por la mayor fortaleza de la economía estadounidense, así como por el hecho de que las empresas de productos de primera necesidad tienen la opción de negociar subidas de precios con los supermercados de Estados Unidos durante todo el año. En muchos países europeos, existen plazos fijos para las conversaciones entre los proveedores y las tiendas de comestibles, aunque hay más flexibilidad en este momento dado el nivel de presión de costes al que se enfrentan las empresas.

Foto: Foto: Pixabay.

Las grandes marcas aún no han asumido todo el esfuerzo, pero sí la mayor parte. Nestlé cree que su coste por las materias primas que entran en la fabricación y el envasado de sus productos será 7.000 millones de francos suizos más alto en 2022 que el año pasado, lo que equivale a 6.600 millones de euros al cambio actual. Para blindar completamente sus márgenes de beneficio, Nestlé necesita subir los precios un 7% para todo el año. Y no está muy lejos, con un 6,5% en el primer semestre. Danone y Unilever han repercutido aproximadamente tres cuartas partes de lo necesario.

Los precios de las materias primas también han bajado en los últimos meses. El coste de importantes cereales, como el trigo y el maíz, que aumentó inmediatamente después de la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero, ha vuelto a los niveles anteriores al conflicto. Los precios al contado del transporte marítimo y terrestre también han bajado desde sus máximos históricos. El índice Freightos Baltic, que sigue los precios mundiales de los contenedores, ha caído casi un tercio desde principios de año.

Foto: Dos trabajadores, en la construcción del gasoducto Nord Stream 2, Alemania. (EFE)

Naturalmente, el respiro podría ser temporal si las tensiones geopolíticas provocan una nueva subida de los precios de la energía y las materias primas. La mayoría de los materiales siguen pareciendo caros desde una perspectiva histórica, a pesar del reciente alivio. Y los salarios en Europa aún no han alcanzado a la inflación, una fuente de presión sobre los costes que aún está por llegar para los fabricantes de alimentos.

Las marcas conocidas tienen otras estrategias bajo la manga si consideran que los compradores están hartos y empiezan a cambiar a marcas más baratas. Una de ellas es hacer menos promociones. También pueden gestionar sus operaciones de forma más eficiente, aunque la moda de los presupuestos base cero que se extendió por el sector hace unos años no ha dejado mucha tela que cortar. Otra opción es reducir el número de variaciones de productos que venden. Danone redujo su gama en una quinta parte recientemente.

Las presiones inflacionistas más intensas podrían quedar atrás por ahora para las grandes marcas. Lo más probable es que los compradores ya hayan sentido el peor golpe.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Siempre que se mantengan las tendencias actuales, los compradores deberían obtener cierto alivio de las incesantes subidas de precios en la tienda de comestibles.

Supermercados Danone Inflación Materias primas
El redactor recomienda