Es noticia
Menú
La Fed subirá los tipos 0,75 puntos o habrá problemas para las bolsas
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
La inflación sube un 9,1% interanual

La Fed subirá los tipos 0,75 puntos o habrá problemas para las bolsas

Una subida mayor o menor de lo esperado podría encender las alarmas de los inversores, incapaces de adaptarse a la incertidumbre que rodea la política monetaria

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las últimas cifras de la inflación de junio mostraron una subida del 1,3% en el índice de precios al consumo durante el mes, lo que deja su aumento interanual en un formidable 9,1%. La Reserva Federal sigue intentando ponerse al día en su lucha contra la inflación, y no hay duda de que los tipos de interés van a subir después de que la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto concluya el miércoles. El debate se centra en la magnitud del aumento.

Según la herramienta FedWatch de CME, el lunes, los precios de los futuros implicaban una probabilidad del 77,5% de un aumento de 75 puntos básicos del rango objetivo del tipo de interés de los fondos federales, hasta el rango 2,25%-2,50%. El 22,5% restante se correspondía a una subida de 100 puntos básicos. Estas probabilidades han variado mucho durante el último mes, a medida que se han presentado los datos económicos y los funcionarios de la Reserva Federal han hecho declaraciones públicas, con fluctuaciones de los precios por la incorporación de subidas de 50, 75 y 100 puntos básicos.

"La volatilidad atípica de las expectativas políticas refleja el hecho de que hay claros indicios de desaceleración en todos los datos de crecimiento real, excepto en el informe de empleo de las nóminas, es decir, que el endurecimiento de la Fed ya está teniendo un efecto significativo en la economía", escribió el lunes Steven Ricchiuto, economista jefe de Estados Unidos en Mizuho Securities. "Pero mientras las cifras de las nóminas sigan siendo un indicador contradictorio, los inversores no pueden confiar en que la Fed se esté acercando al final del ciclo de subidas de tipos".

Foto: El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá. (Efe)

El mayor reto para la Fed es que gran parte de la inflación actual está causada por problemas ligados a la oferta. La política monetaria y los cambios en los tipos de interés no pueden hacer nada contra los confinamientos por covid-19 en China, los picos en los precios de las materias primas debido a la guerra entre Rusia y Ucrania o la escasez de semiconductores que paraliza la producción de automóviles. En cambio, la Reserva Federal puede reducir la demanda de bienes a niveles que se ajusten a la oferta limitada, al tiempo que disminuye el gasto en otras áreas, como la vivienda, por medio de préstamos más caros tanto para los consumidores como para las empresas, luchando así contra el rápido aumento de los precios.

Por naturaleza, estas medidas conllevan una ralentización de la economía, una tendencia que ha aparecido en las encuestas y en los indicadores limitados de actividad de algunos sectores, pero no en el mercado laboral estadounidense. El peor resultado posible para los inversores es que la tasa de desempleo empiece a subir mientras que otros datos económicos siguen debilitándose y la inflación se mantiene obstinadamente elevada. Esos son todos los ingredientes de la estanflación, y significaría que la Fed tiene que elegir entre apoyar a la economía o reducir la inflación.

"Los bancos centrales creen que pueden frenar la inflación y causar solo una leve desaceleración, pero, en nuestra opinión, es poco probable que sea así en realidad", escribieron los estrategas del Instituto de Inversión BlackRock en un comentario publicado el lunes. "Vemos que queda más volatilidad por delante hasta que los bancos centrales tomen una decisión ante la dura disyuntiva entre crecimiento e inflación a la que se enfrentan".

Foto: Una lupa enfocando diagramas. (Cedida)

Esto se aplica tanto a la reunión del FOMC de esta semana como para las siguientes. El comité tiene previsto tomar otras tres decisiones de política monetaria este año: a finales de septiembre, principios de noviembre y mediados de diciembre. Las trayectorias de la inflación y del mercado laboral determinarán el camino que tomen los tipos de interés, así como el del mercado. Unos tipos de interés más altos suelen ser negativos para los valores de crecimiento, mientras que una economía más débil es mala para los cíclicos. Pero los mercados se adelantan a la realidad, y una vez que los inversores se sientan más cómodos con las intenciones de la Fed, podrán mirar hacia adelante.

La dinámica más difícil es la incertidumbre actual, que mantiene el efectivo al margen y genera volatilidad a medida que los operadores valoran cada nuevo dato.

La reacción a corto plazo a una subida de 100 puntos básicos el miércoles podría ser una liquidación considerable en el mercado. Las valoraciones de los valores de crecimiento se verían afectadas por el aumento de los tipos de interés, mientras que el mayor endurecimiento de la Fed aumentaría las probabilidades de recesión, perjudicando a los cíclicos. Los servicios públicos defensivos o los productos básicos de consumo podrían salir mejor parados, pero incluso estos sectores representativos de los bonos no serían inmunes. Los precios de los bonos bajarían a medida que aumenten sus rendimientos. El dólar estadounidense podría ser el único ganador en ese escenario.

Un aumento de 50 puntos básicos, menor de lo esperado, podría dar pie a un repunte a corto plazo, a medida que la presión de los tipos más altos sobre las valoraciones disminuya y la Fed muestre cautela frente a la tensión económica que está provocando. Pero ese rebote podría no durar, ya que los comentaristas empezarían a preocuparse de que la Fed no haga lo suficiente para luchar contra la inflación, y de que un recorte menor sea una señal de alarma sobre la salud de la economía.

Foto: Foto: EC.

Una subida de 75 puntos básicos debería ser el resultado que esperan los operadores.

"Es razonable esperar un nuevo repunte del mercado bajista ante cualquier atisbo de 'pico de posiciones más duras'... Pero no se equivoquen, los bancos centrales probablemente no han terminado de endurecer su política y el 'put' de la Fed estará, a efectos prácticos, completamente ausente en el futuro inmediato", escribió Jason Vaillancourt, estratega macro global de Putnam Investments.

Eso deja el análisis de la conferencia de prensa del presidente Jerome Powell el miércoles por la tarde como el determinante más importante de la reacción del mercado. Dado que la próxima reunión de la Reserva Federal no se celebrará hasta dentro de dos meses, lo más probable es que haya que esperar a que se produzcan cambios concretos.

Este lunes, los precios de los futuros implicaban unas probabilidades casi iguales de que el nuevo límite superior del rango de tipos de interés de los fondos federales fuera del 3,0% o del 3,25%, según la herramienta FedWatch de la CME. Dependiendo de la subida de julio, esto podría significar un movimiento de 50 o 75 puntos básicos.

*Contenido con licencia de 'Barron’s'.

Las últimas cifras de la inflación de junio mostraron una subida del 1,3% en el índice de precios al consumo durante el mes, lo que deja su aumento interanual en un formidable 9,1%. La Reserva Federal sigue intentando ponerse al día en su lucha contra la inflación, y no hay duda de que los tipos de interés van a subir después de que la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto concluya el miércoles. El debate se centra en la magnitud del aumento.

Reserva Federal Inflación Tipos de interés Inversores Bancos centrales Política monetaria Materias primas Ucrania Jerome Powell Recesión
El redactor recomienda