Es noticia
Menú
España y Portugal no habían estado tan secas desde hace 1.200 años
  1. Medioambiente
  2. Agua
cambio climático

España y Portugal no habían estado tan secas desde hace 1.200 años

El anticiclón de las Azores es, en gran medida, quien determina la climatología de la península ibérica. No ha parado de crecer en el último siglo a causa de los gases de efecto invernadero

Foto: Embalse de Amadorio, en la provincia de Alicante. (iStock)
Embalse de Amadorio, en la provincia de Alicante. (iStock)

Los preocupantes niveles de las cuencas hidrográficas suponen que revolotee por encima de nuestras cabezas la amenaza de una sequía que obligue a limitaciones del acceso a recursos hídricos en nuestro país. Sabemos que esto es una posibilidad (porque no es la primera vez que ocurriría en la historia de nuestro país). Todos los años, los pantanos y embalses, al menos en algunas zonas de España, alcanzan niveles preocupantes.

Y esta tendencia parece que persiste en el tiempo. Puede ser que España sea uno de los países más secos de Europa, en parte debido a su situación geográfica, a su orografía y a los diversos (y relativamente secos) climas que presenta. Pero eso no justifica que nuestros pantanos, incluso para los más optimistas, según llegue junio cada año, parezcan medio vacíos.

"Este sistema meteorológico ha cambiado en el último siglo, y estas variaciones no tienen precedentes en el último milenio"

Ahora, un nuevo estudio elaborado por investigadores estadounidenses de la Woods Hole Oceanographic Institution ha explicado las causas de que, según ellos, España y Portugal no hayan estado tan secas en los últimos 1.200 años. Según los investigadores, todo se debe a las variaciones en el anticiclón de las Azores, un área persistente de altas presiones que rota en dirección de las agujas del reloj sobre gran parte del Atlántico Norte y que es una de las mayores influencias del clima de Europa Occidental.

Como explican los propios investigadores, "este sistema meteorológico ha cambiado dramáticamente en el último siglo, y estas variaciones, en el Atlántico Norte, no tienen precedentes en el último milenio".

placeholder Las lluvias en España dependen, en gran medida, del anticiclón de las Azores. (iStock)
Las lluvias en España dependen, en gran medida, del anticiclón de las Azores. (iStock)

Al disponer de datos precisos sobre la variación de este sistema en los últimos años, los científicos, gracias a la ayuda de avanzados modelos matemáticos, han podido 'remontarse' 1.200 años en el tiempo. Gracias a eso han conseguido determinar el último escenario 'similar' al que tenemos ahora mismo al ver la expansión de esta zona de altas presiones que se ha extendido más y más gracias, en gran medida, a la emisión de gases de efecto invernadero.

A continuación, el grupo de investigadores observó los registros (gran parte de ellos geológicos) de las precipitaciones sobre la península ibérica en ese periodo de 1.200 años gracias a las huellas que las lluvias dejan en forma de estalagmitas en determinadas cuevas españolas y portuguesas. Además, gracias a estos datos históricos, los investigadores han podido establecer qué pasará si este mismo ritmo de variación se mantiene en el futuro cercano, determinando que, para el final de este siglo, los niveles de precipitaciones medias en la península ibérica podrían descender entre un 10% y un 20% lo que, según los autores, "hará que la agricultura ibérica sea la más vulnerable de Europa".

Foto: Foto: Unsplash/@zburival.

A esto hay que añadir, además, que los patrones de precipitaciones en nuestro país están cambiando. Como explicaba en El Confidencial el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, Rubén del Campo, "los periodos de escasez de lluvias son cada vez más largos, manifestándose con mayor frecuencia e intensidad". Del mismo modo, el meteorólogo también explicaba que, aunque las precipitaciones totales se mantienen más o menos estables, lo que sí varía son los periodos sin lluvias y la intensidad de las precipitaciones cuando, finalmente, rompe a llover.

La lluvia en España es de 'peor calidad' (mejor es cuanto más uniforme sea a lo largo del año; no es lo mismo que lluevan 200 litros en tres meses que 200 litros en 10 días). Con los resultados de este nuevo estudio en la mano, podemos determinar que el campo español (y portugués) se enfrenta a serios desafíos de cara al futuro, sobre todo para industrias que dependen completamente de la cantidad de precipitación y de cuándo lo hace (como la vinícola), y que ya están en situaciones límite.

Los preocupantes niveles de las cuencas hidrográficas suponen que revolotee por encima de nuestras cabezas la amenaza de una sequía que obligue a limitaciones del acceso a recursos hídricos en nuestro país. Sabemos que esto es una posibilidad (porque no es la primera vez que ocurriría en la historia de nuestro país). Todos los años, los pantanos y embalses, al menos en algunas zonas de España, alcanzan niveles preocupantes.

Cambio climático Portugal Agua
El redactor recomienda