LOS VALORES CÍCLICOS SIGUEN EN EL CENTRO

¿Qué vacuna? Los bajistas insisten en que habrá más resacas en el Ibex 35

El Ibex 35 ha subido un 16% desde que Pfizer dio el pistoletazo de salida al optimismo el pasado 9 de noviembre. ¿Se adivina ya cercano el fin del covid? Los 'hedge' tienen sus reservas

Foto: Pantallas de evolución del Ibex en la Bolsa de Madrid. (EFE)
Pantallas de evolución del Ibex en la Bolsa de Madrid. (EFE)
Adelantado en

Los tambores de una vacuna contra el coronavirus han animado a las grandes cotizadas españolas en bolsa. El Ibex 35 ya acumula una subida de más del 15% desde la apertura de aquel festivo 9 de noviembre en la que Pfizer dio el pistoletazo al optimismo con los primeros resultados de su antídoto. Desde entonces, también Moderna ha anunciado avances, y las bolsas han consolidado una rotación de activos que aúpa a los valores de los sectores más expuestos a la crisis económica, como el turismo, banca o inmobiliario. Sin embargo, los ‘hedge funds’ siguen insistiendo en sus presas, con varios ajustes al alza en los últimos diez días (aunque, eso sí, también han aflojado la soga en algunos casos).

Con los resultados de las vacunas de fondo, han sido casi dos semanas intensas. En el plano político, por ejemplo, a los inversores les ha dado tiempo de digerir la victoria del demócrata Joe Biden en EEUU (con la negación del republicano Donald Trump todavía coleando y sin haber ganado el control del Gobierno más allá del Ejecutivo) y, en terreno corporativo, los españoles han recibido un tercer proyecto de fusión bancaria en el país: el de BBVA y Sabadell. Noticias que se han añadido a la anticipación de las vacunas e impulsado a los activos de mayor riesgo de Occidente, por más que autoridades como el Banco Central Europeo (BCE) sigan insistiendo en que quedan meses muy duros por delante.

En este contexto, los bajistas siguen afilando cuchillos contra el Ibex 35, o al menos así lo hacen los que superan el 0,5% del capital, que son los registros que recoge la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los ajustes son ligeros, pero reiteran la insistencia de los ‘hedge’ en ganar dinero con las pérdidas bursátiles de estos valores (aun cuando parece que el optimismo vuelve a reinar en el mercado). El valor del Ibex 35 más golpeado por los cortos individuales actualmente es Acciona, que en los últimos tres meses ha duplicado la proporción hasta llegar a un 3,52%. Antes de que Pfizer anunciase sus explosivos resultados el pasado lunes, la proporción llegaba a un 3,39%, pero se ha visto incrementada por un aumento de la exposición de Naya Capital Management.

La firma se ha visto muy golpeada por la pandemia, al igual que tantas otras cotizadas, con un descenso del 63% de los beneficios y un incremento del 6,4% de la deuda a cierre de sus últimas cuentas trimestrales. Este miércoles, El Confidencial avanzaba la venta de sus hospitales y autopistas a Meridian por 300 millones de euros.

La segunda en la lista de cortos es Indra, que mantiene su proporción de bajistas intacta en un 2,92% aún pese a la vacuna – una proporción mucho menor que el 4,99% en cortos individuales que mantenía hace tres meses. La empresa también pasa por un momento difícil que está intentando paliar con ajustes a la plantilla.

Le siguen ACS y Bankinter, ambos viendo cómo su proporción de bajistas aumentaba en unas décimas desde el anuncio de Pfizer, hasta un 0,56% de su capital cada uno. Para la constructora, con niveles de deuda comprometedores, esta cantidad de cortos es menor que el 2,36% que contaba hace tres meses, mientras que el banco sí que ha visto un auge repentino de sus cortos pese al ambiente de fusiones y euforia bursátil al que han estado sometidos sus compañeros de sector. La entidad de logo naranja es una vieja espina que tienen clavada los 'hedge', ya que hace años también lo tuvieron en el foco de sus ataques, pero luego tuvieron que asumir pérdidas.

Con quien sí que han ganado mucho más dinero ha sido el banco Sabadell, uno de los valores que más han perdido durante el 2020. Con todo, como bien ha confirmado oficialmente esta semana, la entidad de origen catalán se encuentra negociando la que podría ser la tercera gran fusión de este ejercicio, esta vez con el banco BBVA. Una noticia que le ha dado alas en bolsa en las últimas sesiones y durante la cual el fondo Samyln (viejo conocido del sector) ha decidido reducir su posición hasta un 1,11% este martes.

[Así estaban los cortos hace tres meses]

Entre otros valores contra los cuales los ‘hedge’ han decidido afianzar su tesis de caídas destacan las ‘socimis’, compañías que recientemente han estado en el foco por los cambios fiscales —de reducido impacto financiero y de dudosa implementación— propuestos por el Gobierno. No obstante, el sector inmobiliario se sigue enfrentando a la amenaza de una caída en las rentas y ocupaciones, rebajas en las valoraciones de activos y revisiones a la baja del 'rating', por más que en los últimos días tanto Merlin como Colonial hayan hecho un intento de rebote en bolsa. De hecho, ninguna de las dos tenía bajistas relevantes en su capital, hasta que BlackRock ha aflorado en ellas un 0,61% y un 0,60% en corto, respectivamente, después del primer lunes de euforia general.

Más allá de otros casos de aumento en las posiciones cortas más obvios por su exposición directa a la pandemia —como CIE Automotive o Mapfre— los bajistas también han estado afilando cuchillos contra valores estrella. Uno de ellos es Pharmamar, que este 2020 sube a triple dígito en los mercados de renta variable, pero que se ha visto envuelta en una controversia con la CNMV por la exactitud de sus anuncios sanitarios al mercado. En este contexto, el fondo Point72 ha aflorado sus posiciones relevantes en los últimos días mientras que Great Point Parnets, especializado en inversiones farmacéuticas, mantiene su posición intacta desde octubre. Juntos, alcanzan un 1,13% del capital de la cotizada.

Otra caso más suave, pero no por ello menos llamativo, es el de Solaria, con un 1,18% de su capital ocupado por ‘hedges’ que esta semana han aumentado sus apuestas contra su futuro, posición especialmente contraria cuando se tiene en cuenta que también Solaria gana más de un 100% en bolsa este año y que, para más inri, pertenece a un sector habitualmente alabado por ser ‘el futuro’. Quizá lo que los ‘hedge’ estén denotando sean sus altos niveles de endeudamiento, que rondaba las 11 veces el ebitda a cierre del primer semestre. Tanto Solaria como PharmaMar entraron este verano en el Ibex 35, un paso que les ha dado —para bien y para mal— mayor visibilidad frente al mercado.

No todo han sido aumentos de las apuestas negativas en los últimos diez días. Más allá del Sabadell, otro de los valores que más ha subido con el optimismo general ha sido la hotelera Meliá, un 50% desde los resultados de Pfizer. Fue ese mismo 9 de noviembre, de hecho, cuando Citadel redujo su posición en corto por debajo del 0,5% (niveles a partir de los cuales la CNMV ya no revela en qué porcentaje se encuentran los ‘hedge’). Ahora, solo queda Marshall Wace con un 0,61%, aunque también es cierto que el que es uno de los mayores bajistas del Ibex 35 ha estado aumentando esta semana su apuesta desde un 0,49% a la baja.

También Cellnex ha visto como su bajista relevante, Citadel, rebajaba el tono hasta un 0,87% del capital el lunes del anuncio de Pfizer, pocos días después de que se filtrase al mercado que la teleco estaba ultimando la compra de las torres de Hutchison, operación que cerró la semana pasada por 10.000 millones de euros.

Qué son los bajistas

Los cortos son accionistas que ganan si una empresa cae en bolsa. Una práctica que solo está permitida para los fondos extranjeros y que tradicionalmente sigue el método de tomar prestadas acciones para venderlas y comprarlas cuando van a devolverlas, ya que fondos internacionales con visión de largo plazo (los españoles no pueden), desde Norges Bank a BlackRock, suelen alquilar sus títulos.

Las posiciones cortas también pueden construirse con derivados. Hay dos tipos de estrategias. Apostar contra un valor por convicción de que va a tener un mal comportamiento o por una estrategia 'long short'. Esto es, posiciones largas y cortas para ganar si el comportamiento relativo de los dos valores, normalmente correlacionados, es favorable. Algunos de estos fondos, como por ejemplo Marshall Wace, se valen también de algoritmos y herramientas automatizadas en sus metodologías de inversión.

Durante la parte más dura del confinamiento esta primavera, la CNMV prohibió la adquisición de posiciones en corto en la bolsa española durante dos meses, una medida que tomó en coordinación con otros países europeos. Posteriormente el regulador lanzó un estudio admitiendo las medias tintas en la efectividad de semejante medida

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios