Lagarde guarda cautela con la vacuna y revive la ilusión de más estímulos en diciembre
  1. Mercados
DISCURSO EN EL FORO DEL BCE

Lagarde guarda cautela con la vacuna y revive la ilusión de más estímulos en diciembre

"La recuperación posiblemente no sea linear, si no que inestable, con frenadas y aceleraciones y contingente con el ritmo del despliegue de la vacuna", ha dicho la francesa

placeholder Foto: (Reuters)
(Reuters)

Tras días de euforia en los mercados, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, se pronuncia ante la llegada de la vacuna con un golpe de realismo. La francesa ha explicado este miércoles que cree que las noticias sobre la vacuna de Pfizer anunciadas el lunes "parecen alentadoras", pero que "podríamos estar todavía frente a ciclos de aceleración en la expansión del virus y unas restricciones más severas hasta que la inmunidad se consiga".

Así lo ha especificado en un discurso pronunciado a las dos de la tarde (hora de Madrid) en el 'Foro del BCE Sobre Bancos Centrales', subrayando que "la recuperación posiblemente no sea linear, si no que inestable, con frenadas y aceleraciones y contingente con el ritmo del despliegue de la vacuna". "De momento, a la producción del sector de los servicios podría constarle recuperarse", ha zanjado la responsable máxima de la política monetaria de la Unión Europea (UE).

Este lunes, las farmacéuticas Pfizer (EEUU) y BioNTech (Alemania) anunciaron su vacuna contra el coronavirus había dado una eficacia del 90% en unos resultados preliminares hacia el final del proceso de pruebas. La noticia disparó a los activos de riesgo y propagó las ventas en los de refugio, con el mercado avistando el fin de la pandemia y, por ende, la crisis económica. Tanto el martes como hoy miércoles, los mercados europeos han extendido su racha de optimismo, aunque de forma más moderada.

Foto: (EPA/ZIPI)

Una de las cuestiones que pone en duda la llegada de una vacuna es los planes del BCE de aumentar este diciembre su plan de compras de emergencias u otras herramientas contra la crisis del covid-19. Los analistas así lo esperaban antes de la reunión del pasado octubre y Lagarde así lo señalizó en la rueda de prensa posterior a la cita ordinaria. Sin embargo, ¿significarían los avances de la vacuna un cambio de rumbo para la institución?

De momento, el discurso de Lagarde de este miércoles apunta a que no, a que la francesa sigue comprometida con su ánimo de más estímulos el mes que viene. Sin mencionar ni una sola vez la palabra 'diciembre' ni cualquier otra afirmación contundente al respecto de sus acciones futuras, la presidenta del BCE ha vuelto a subrayar la importancia del apoyo de la entidad (así como el apoyo desde otros frentes, como el político, con herramientas como las fiscales), poniendo en relieve la posibilidad de que inyecte más estímulos antes de finales de año.

"En esta situación, es clave que los responsables [de política monetaria] actúen como puente en el vacío hasta que la vacunación esté bien avanzada y que la recuperación pueda construir su propio 'momentum'", ha reiterado Lagarde. "La solidez del repunte en el tercer trimestre sugiere que la respuesta monetaria inicial fue efectiva y que la capacidad de la economía para recuperarse sigue dándose", ha matizado la francesa.

Que la segunda ola del coronavirus termine siendo menos intensa que la primera no quiere decir que la economía esté en menor peligro

"Pero es importante que nos aseguremos de que las condiciones financieras continúan siendo favorables", ha defendido Lagarde. "Es por eso que el consejo de gobierno anunció el mes pasado que recalibraríamos nuestros instrumentos, según lo apropiado, para responder ante la situación que se está desarrollando", ha añadido, destacando más tarde en el discurso la importancia de que el crédito siga fluyendo al sector bancario (evitando que surjan "ciclos de retroalimentación adversa") y de que debemos hablar no solo de cantidades de estímulos si no que también de la duración de los programas (otro tema clave en el que el mercado tendrá los ojos puestos en diciembre).

Asimismo, la presidenta ha admitido que "es probable que sigan siendo las principales herramientas para ajustar nuestra política monetaria", alejando la posibilidad de un recorte de tipos de interés.

Por si no hubiese dudas, Lagarde ha despejado hasta cualquier duda de que las segundas oleadas de virus son un riesgo importante para la economía. "Por encima de todo, tenemos que asegurarnos de que esta bajada excepcional se quede en eso - en algo excepcional - y que no se vuelva en un una crisis más convencional que se acabe retroalimentando", ha defendido la presidenta del BCE. "Que la segunda ola del coronavirus termine siendo menos intensa que la primera no quiere decir que la economía esté en menor peligro".

En este contexto, la presidenta del BCE también se ha tomado un momento para comentar las críticas de 'zombieficación' de la que a menudo se acusan a sus laxas políticas monetarias. "Recordad que los confinamientos son un choque que no es económico y afecta a las firmas productivas e improductivas de forma indiscriminada", ha dicho la francesa. "Las políticas que protegen a las empresas viables hasta que la actividad pueda volver a la normalidad ayudarán a nuestra capacidad productiva, no la dañarán".

El discurso no ha afectado a la cotización de las bolsas europeas, que han mantenido su ritmo de subidas estable, aunque sí que ha hecho reaccionar al referente de deuda europeo, el bono alemán, que tras una mañana de compras ha estabilizado su rentabilidad hasta un -0,509%.

Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda