La CNMV admite que el veto a las posiciones cortas no tuvo efecto en los precios
  1. Mercados
La medida penalizó la liquidez del mercado

La CNMV admite que el veto a las posiciones cortas no tuvo efecto en los precios

Un estudio del supervisor da argumentos a los críticos con la medida, al reconocer un impacto negativo en la liquidez del mercado, sin contrapunto en un alivio a las cotizaciones

Foto: Pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Madrid. (EFE)

La prohibición de las posiciones cortas que la CNMV adoptó el pasado 16 de marzo, y que se mantuvo vigente hasta el 18 de mayo, no supuso ningún apoyo para los precios de las cotizadas españolas. Esa es una de las conclusiones a las que ha llegado un análisis elaborado por el Departamento de Estudios y Estadísticas del propio supervisor de los mercados españoles, dado a conocer este mismo jueves.

A partir de un estudio comparativo entre la evolución de los componentes del Ibex y los del Dax -que no se vio afectado por ningún tipo de prohibición- antes, durante y tras la prohibición, los autores del estudio llegan a la conclusión de que "la prohibición no ha repercutido en el rendimiento, una vez descontada la tendencia del mercado", de modo que las acciones españolas no habrían encontrado en la medida un respaldo adicional frente a otros mercados que no adoptaron el veto.

El veto a las posiciones cortas ha sido una palanca empleada por los supervisores de los mercados en momentos de alta tensión, con el fin de evitar movimientos de precios desordenados. La posibilidad de que los fondos especializados en esta operativa aprovechen momentos de máxima tensión para multiplicar con su actuación las caídas del mercado justificaría un veto temporal a esta práctica, hasta que se produjera una normalización de las condiciones que impidiera que esta operativa produjera distorsiones indeseadas.

Sin embargo, este tipo de prohibiciones ha chocado tradicionalmente con una corriente crítica, que considera que supone una alteración de las reglas de juego del mercado que sólo busca propiciar subidas artificiales de las cotizaciones y que, por ende, perjudica la correcta formación de los precios sobre el parqué sin generar ventajas evidentes a medio plazo.

Estos críticos pueden contar, a partir de ahora, con el propio análisis de la CNMV para justificar su postura. No sólo por el nulo efecto de la medida en apoyo de las cotizaciones de la bolsa española, sino también porque los mismos autores admiten que la medida tuvo un impacto perjudicial sobre la liquidez de las cotizadas españolas, medida a través de la horquilla 'bid-ask' (es decir, la brecha entre los precios de compra y de venta de las acciones), que se vio ampliada tras las prohibición de las apuestas bajistas.

"La liquidez, medida a través de los diferenciales bid-ask se vio afectada. Dichos diferenciales se incrementaron tanto en el caso de las acciones del Ibex 35 como del Dax 30 en los primeros días posteriores al establecimiento de la prohibición y después tendieron a reducirse. El incremento inicial en términos relativos fue más intenso en el caso de los valores españoles, por lo que, a pesar de la disminución posterior, solo se alcanzaron los valores precrisis una vez se levantó la prohibición. En cambio, en los valores alemanes la recuperación fue más rápida. El análisis econométrico revela que los valores sujetos a la prohibición habrían experimentado un deterioro de la liquidez en relación con la situación de no prohibición, efecto que, aunque atenuado, persiste una vez levantada la prohibición", señala el documento, titulado Análisis del efecto de las restricciones sobre la operativa en corto sobre acciones españolas entre marzo y mayo de 2020, y firmado por Ramiro Losada López y Albert Martínez Pastor.

placeholder El presidente de la CNMV, Sebastián Albella. (CNMV)
El presidente de la CNMV, Sebastián Albella. (CNMV)

En cualquier caso, el estudio determina que, en la mayor parte de los aspectos analizados, la incidencia de la prohibición de las posiciones cortas resultó prácticamente nula. "El análisis realizado no ha encontrado evidencia reseñable de efectos imputables a la prohibición en otras variables relevantes como los volúmenes de contratación, la evolución de los precios, la volatilidad, la profundidad del mercado o los diferenciales de crédito de los emisores", concluye el análisis.

La actuación de la CNMV respecto a las posiciones cortas, en medio de las turbulencias que azotaron al mercado el pasado mes de marzo, fue muy criticada desde diversos ámbitos, con varios actores del mercado lamentando que no se hubiera acelerado una decisión de este tipo o, incluso, alguna más contundente.

En los días previos a la decisión del organismo, en torno a una veintena de hedge funds llegaron a acumular apuestas bajistas contra el Ibex por valor de unos 2.000 millones de euros. El mayor movimiento en este sentido vino por parte de Bridgewater, el mayor hedge fund del mundo, fundado y coliderado por el reconocido inversor Ray Dalio, que concentró apuestas contra Iberdrola, Santander, BBVA, Amadeus y Telefónica, por valor de 1.100 millones de euros.

También resaltaron los ataques de AQR Capital, que se posicionó con más de 260 millones de euros para beneficiarse de una caída de Cellnex y Ferrovial, o de Marshall Wace, un fondo de cobertura londinense, que sumó 56 millones de euros en apuestas bajistas contra ACS, Acerinox y Quabit. Ante esta embestida bajista, muchas empresas abogaron por la prohibición.

Foto: Foto: iStock.

Sin embargo, el presidente del supervisor, Sebastián Albella, se ha mostrado muy poco entusiasta de este tipo de vetos y, de hecho, recientemente se pronunció a favor de la operativa bajista, expresando su deseo de no tener que volver a prohibirla "nunca más". Ya entonces, el presidente de la CNMV admitía que los efectos prácticos de la prohibición eran limitados.

Albella ha defendido en diferentes ocasiones el papel que juegan las posiciones cortas en el mercado, subrayando que producen efectos positivos, al incrementar la liquidez, reducir los costes de transacción, contribuir a identificar debilidades en compañías o a desinflar burbujar, y permitir estrategias de negociación que favorecen un buen funcionamiento del mercado.

El conocimiento reciente de un fraude en la empresa alemana Wirecard ha vuelto a poner en el foco la polémica sobre los bajistas, ya que el pasado año el regulador de los mercados alemán decidió vetar las apuestas bajistas sobre el grupo, que se encontraban en niveles muy elevados, con el fin de aliviar lo que entonces se consideraba un ataque especulativo infundado.

CNMV Mercados Ibex 35 Sebastián Albella Bajistas
El redactor recomienda