La 'CNMV' alemana, en cuestión: así ignoró durante años avisos de fraude sobre Wirecard
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal

La 'CNMV' alemana, en cuestión: así ignoró durante años avisos de fraude sobre Wirecard

El supervisor de mercado alemán BaFin restó importancia a las acusaciones, pasó la pelota a otros organismos y persiguió a los acusadores de la desprestigiada empresa

Foto:  Foto: EC.
Foto: EC.

Durante más de una década, inversores, autoridades estadounidenses, periodistas y personas cercanas a la compañía alertaron de prácticas contables fraudulentas o blanqueo de dinero, prácticas que ahora están en el centro de una investigación penal sobre el desacreditado gigante tecnológico. Pero, a medida que se acumulaban las señales de alerta, el equivalente alemán a la SEC de EEUU [y a la CNMV en España] restó importancia a las acusaciones, pasó la pelota a otros organismos y retrasó la revisión de las cuentas de la empresa, según apuntan documentos inéditos, personas familiares con la situación y la propia agencia.

Lo mejor del diario económico estadounidense está en El Confidencial. Durante la crisis provocada por el coronavirus, los contenidos seleccionados por nuestra redacción se publican en abierto en El Confidencial.

Prueba ECPrevium gratis durante 30 días y accede a todo 'The Wall Street Journal' sin coste adicional.

Solicita aquí tu prueba gratuita.

Los escritos demuestran que la Autoridad Federal de Supervisión Financiera, o BaFin, consideraron que la versión del exdirector general de Wirecard, ahora bajo investigación criminal, era más fiable que las críticas que recibía, porque compró una gran cantidad de acciones de la compañía en momentos clave.

BaFin también se negó a asumir una supervisión directa de Wirecard, lo que podría haber aumentado sus capacidades para examinar a la empresa. Alemania tiene una historia irregular en cuanto a la lucha contra los delitos societarios. El gran escándalo de emisiones de Volkswagen lo destapó California. EEUU ha puesto más multas por blanqueo de dinero al problemático banco alemán Deutsche Bank que Alemania.

El punto ciego que BaFin ha mantenido con Wirecard durante diez años ahora levanta dudas sobre la capacidad del país para implementar normativas financieras que protejan a los inversores. Bajo una creciente presión política, el Ministerio de Economía alemán, que supervisa a BaFin, ha anunciado una revisión de los poderes y procedimientos de la institución. El jueves, el presidente del Tribunal de Cuentas Federal de Alemania dijo en la revista 'Der Spiegel' que examinarían la actuación de BaFin y el ministerio con Wirecard, incluido "por qué aparentemente BaFin no aceptó las pruebas".

Foto: Foto: Reuters.

Una portavoz de BaFin declara que el regulador no supervisó directamente a Wirecard. Incluso en su filial bancaria, la cual sí supervisó, no pudo investigar blanqueo de dinero o presunto fraude como delitos "ya que BaFin es una autoridad administrativa y no una fuerza del orden". Profesores de derecho rechazan los argumentos, alegando que BaFin podría haber investigado las acusaciones de actividades delictivas en Wirecard y transmitir sus descubrimientos a la Fiscalía, como había hecho en casos ajenos, bajo su autoridad, incluso sin supervisar directamente la compañía.

El presidente de BaFin, Felix Hufeld, declaró el mes pasado que los vendedores en corto y otros estaban en su derecho de plantear preguntas sobre Wirecard, pero defendió la decisión del regulador de investigar a aquellos sospechosos de intentar manipular el mercado para su propio beneficio.

El rol de BaFin incluye asegurar que las sociedades cotizadas cumplan la regla del mercado de valores

Hubo una primera oportunidad de examinar a Wirecard en 2008, cuando una asociación de pequeños accionistas presentó una demanda en un tribunal de Múnich contra las prácticas contables de Wirecard. Alegaron que Wirecard contaba los depósitos de los clientes como capital propio y que sus márgenes eran sospechosamente altos. Esto permitía sugerir que Wirecard estaba involucrado en más zonas grises como la pornografía 'online' y las apuestas de las que los directivos habían expuesto, afirma Daniel Bauer, actual consejero delegado de la asociación de accionistas.

El rol de BaFin incluye asegurar que las sociedades cotizadas cumplan la normativa del mercado de valores, por ejemplo, comunicándose de forma transparente con sus accionistas. BaFin no consideró las acusaciones de demanda contra Wirecard porque no había pruebas de que la empresa hubiese proporcionado información engañosa, explicó la portavoz.

En cambio, BaFin abrió una investigación sobre los demandantes. Wirecard se había quejado de que la demanda provocó que sus acciones se desplomaran. Dos exempleados de la pequeña asociación de accionistas fueron acusados, condenados por manipulación del mercado y condenados a cadenas de prisión con suspensión de la pena.

placeholder

Cuando BaFin por fin tomó medidas contra Wirecard, fue a instancia de las autoridades estadounidenses. En 2010, la unidad bancaria de Wirecard apareció en una investigación del FBI sobre un nacional alemán sospechoso de gestionar un negocio de transferencias de dinero ilícitas a sitios de apuestas clandestinos en Florida. BaFin sí que examinó las acusaciones, pero más tarde dijo que el banco había solucionado todos los defectos.

A finales de 2015, la Fiscalía alemana hizo una redada en la sede de Wirecard, de nuevo bajo petición de autoridades estadounidenses que investigaban blanqueo de capitales, según la portavoz de la Fiscalía de Múnich. La representante de BaFin declaró que la búsqueda no ofreció ninguna información relevante.

Después, en febrero de 2016, dos inversores bajistas publicaron un informe anónimo acusando a Wirecard de cometer blanqueo de dinero y fraude durante años. El día que apareció, la cotización de Wirecard perdió un cuarto de su valor.

El director general de Wirecard, Markus Braun, ha comprado recientemente 18,5 millones de euros de acciones de Wirecard

En vez de investigar las acusaciones, BaFin fue a por los acusadores. Menos de tres meses después, la agencia envió un informe de 45 páginas a la Fiscalía de Múnich acusando a 37 inversores bajistas que negociaban con acciones de Wirecard de manipulación de mercado, según el documento al que ha tenido acceso 'The Wall Street Journal'. El director general de Wirecard, Markus Braun, ha comprado recientemente 18,5 millones de euros de acciones de Wirecard, lo que "sugiere que Braun, como director general, estaba convencido de la evolución positiva de la empresa que dirige", escribió BaFin.

Por el contrario, el uso que hicieron los inversores bajistas de "varios bancos nacionales y extranjeros, e instrumentos y mercados financieros diferentes sugiere que eran conscientes de que estaban actuando mal", añadió. Hacía poco tiempo, BaFin había recibido un 'e-mail' de alguien que afirmaba trabajar para Wirecard y que se quejaba de acoso laboral, sobornos a los auditores y manipulación del precio de las acciones en la compañía, según el informe de la institución a la Fiscalía de Múnich.

Una vez más, BaFin decidió no investigar a la empresa. "No éramos ni somos la autoridad competente para investigar las acusaciones", afirmó su representante. No investigar a Wirecard fue decisión de BaFin: en 2017, la agencia consideró por un momento catalogar a la operadora de servicios de pago como una empresa de servicios financieros, lo que la habría colocado bajo su supervisión directa, pero finalmente se negó a hacerlo.

placeholder Markus Braun, CEO de Wirecard AG. (Reuters)
Markus Braun, CEO de Wirecard AG. (Reuters)

Mientras que la mayoría de organismos supervisores del mundo, incluido en EEUU, libran guerras internas para ampliar sus competencias, los funcionarios extranjeros dicen que BaFin destaca por su interpretación minimalista de sus áreas de competencia. A principios de 2019, 'Financial Times' publicó acusaciones sobre la posibilidad de que empleados de la filial de Wirecard en Singapur hubieran maquillado las cuentas para inflar la cantidad de negocios que hacía allí.

En esa época, BaFin también recibió nueva información sobre Wirecard de una fuente anónima, comunicó la agencia a los legisladores en abril de 2019, sin desglosar el contenido del comunicado. Se negaron a dar detalles. BaFin abrió su tercera investigación sobre posible manipulación de mercado por parte de vendedores en descubierto de los valores de Wirecard. Prohibió a los inversores vender en corto —primera vez que defendía a una empresa de esta forma— y entregó sus pruebas a la Fiscalía de Múnich, que inició un procedimiento contra varios 'traders' y dos periodistas. La investigación sigue en curso, dice Anne Leiding, portavoz de la Fiscalía de Múnich. En lugar de investigar las quejas contra la compañía ella misma, BaFin pidió a una pequeña entidad del sector privado conocida como 'Deutsche Prüfstelle für Rechnungslegung' o DPR para auditar las cuentas de Wirecard, contó el presidente de BaFin Felix Hufeld a los legisladores en una reunión a puerta cerrada el 1 de julio, según participantes.

Se asignó un único auditor al caso. El grupo tiene 14 auditores, pero "incluso aunque tuviéramos 100 personas, no tendríamos los medios legales para intervenir", dice Edgas Ernst, presidente de DPR. La auditoría nunca se completó. Hufeld explicó a los legisladores que era inevitable involucrar a DPR porque Wirecard no estaba en el ámbito directo de BaFin. Los profesores de derecho alemanes discrepan, alegando que BaFin podría haber investigado directamente las cuentas de Wirecard.

"BaFin puede confiscar documentos, solicitar información de comunicaciones como 'e-mails' y llamadas telefónicas, citar e interrogar a gente y elegir a auditores externos para que les asista", declara Lars Klöhn, profesor de Derecho Civil y Comercial en la Universidad Humboldt de Berlín. "Tienen todo el poder que necesitan". Los servicios jurídicos del Parlamento Alemán también han descubierto este mes que BaFin podría haber abierto su propia investigación contable, según un informe comisionado por el legislador de la oposición Frank Schaeffler. El jueves, una portavoz de BaFin reconoció que la agencia habría estado autorizada para examinar las cuentas de Wirecard incluso sin supervisarlo. Durante su interrogatorio por los legisladores este mes, Hufeld llamó al colapso de Wirecard un "desastre", pero insistió en que los mecanismos de supervisión alemanes son firmes.

"El sistema funciona bien normalmente", dijo. "Simplemente ha fallado en un período de crisis".

Durante más de una década, inversores, autoridades estadounidenses, periodistas y personas cercanas a la compañía alertaron de prácticas contables fraudulentas o blanqueo de dinero, prácticas que ahora están en el centro de una investigación penal sobre el desacreditado gigante tecnológico. Pero, a medida que se acumulaban las señales de alerta, el equivalente alemán a la SEC de EEUU [y a la CNMV en España] restó importancia a las acusaciones, pasó la pelota a otros organismos y retrasó la revisión de las cuentas de la empresa, según apuntan documentos inéditos, personas familiares con la situación y la propia agencia.

Mercados Investigación Fraude fiscal Blanqueo Supervisor bancario
El redactor recomienda