POSICIONES CORTAS MUY RENTABLES

Los inversores bajistas que se han hecho de oro al atacar al Ibex con 2.000 M

Los 'hedge funds' se ensañaron con los valores de la bolsa española, en especial Bridgewater. La CNMV reaccionó el viernes tras días pidiéndolo las empresas

Foto: Inversores bajistas
Inversores bajistas
Adelantado en

Las empresas pidieron durante días auxilio a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que solo acudió a socorrerlas el viernes con la prohibición temporal para las posiciones cortas sobre las 69 empresas que más sufrieron la sangría bursátil. El diagnóstico más habitual fue que el mercado estaba roto, con la volatilidad disparada en máximos históricos. Es decir, las turbulencias del mercado sobrepasaron las vividas en los años 2000 y 2001, con el pinchazo de la burbuja tecnológica, o en 2008, tras la quiebra de Lehman Brothers.

Como suele ocurrir en estas situaciones, hay ganadores. En concreto, una veintena de inversores institucionales que apostaron contra empresas de la Bolsa de Madrid. Son los bajistas, normalmente 'hedge funds' que apuestan contra un valor. El método tradicional es tomar prestadas acciones para venderlas y comprarlas cuando van a devolverlas, ya que fondos internacionales con visión de largo plazo (los españoles no pueden), desde Norges Bank a BlackRock, suelen alquilar sus títulos. Las posiciones cortas también pueden construirse con derivados. Hay dos tipos de estrategias. Apostar contra un valor por convicción de que va a tener un mal comportamiento o por una estrategia 'long short'. Esto es, posiciones largas y cortas para ganar si el comportamiento relativo de los dos valores, normalmente correlacionados, es favorable.

Así, 20 'hedge funds' han tenido esta semana posiciones cortas superiores al 0,5% del capital de la empresa contra la que apostaban, ya que es el umbral a partir del que publica los datos la CNMV, pese a que recibe información de todos los ataques que sobrepasan el 0,2%. Las empresas clamaron durante varios días por una prohibición de los ataques bajistas, como ocurrió con la banca en la crisis del euro o con Liberbank en 2017 tras la caída de Banco Popular. La CNMV tardó hasta el jueves por la noche en salir al rescate. Para ese momento, los ataques sumaban 1.500 millones de euros —en realidad la cifra es mayor, esto es de las posiciones conocidas— en la bolsa española.

Las posiciones cortas son acciones, con lo que disminuye su valor a la vez que se eleva la rentabilidad para el accionista cuando hay caídas. El ataque era cercano a los 2.000 millones a principios de semana. El más fuerte ha sido el de Bridgewater, el mayor 'hedge fund' del mundo, que alcanzó los 1.100 millones contra Iberdrola, Santander, BBVA, Amadeus y Telefónica. Aunque esas posiciones valían el viernes, y eso que los valores rebotaron, menos de 1.000 millones. El fondo de cobertura elevó la apuesta el jueves en un 30%, antes del veto del supervisor. Cinco de las seis mayores posiciones cortas en la bolsa española son del 'hedge fund' fundado y coliderado por Ray Dalio. Entre medias se cuela el ataque de AQR Capital, un 'hedge fund' estadounidense habitual en estos registros, sobre Cellnex, con un 1,3% del capital equivalente a 190 millones. AQR también protagoniza la siguiente posición más elevada, del 0,5% del capital o 77 millones contra Ferrovial.

Marshall Wace, fondo de cobertura de Londres que también suele ser uno de los mayores bajistas de la bolsa española, tiene 56 millones apostados contra ACS, Acerinox y Quabit, mientras que Voleon Capital apuesta 23 millones contra MásMóvil, Técnicas Reunidas y Ence. También destaca Citadel, con cinco posiciones cortas valoradas en más de 50 millones contra Sacyr, Sabadell, Mediaset, Pharma Mar y OHL. AKO Capital apuesta 49 millones contra ACS e Indra. Fondos de JP Morgan AM cuentan con posiciones bajistas por 8 millones en Ence y Ezentis. También destacan las inversiones bajistas de Adelphi en Mediaset, Canada Pension y Fosse Capital en Indra, AHL en Ence, PDT Partners en Pharma Mar o Kite Lake en DIA.

El Artículo 23

Al prohibir las posiciones cortas el jueves, la CNMV se amparó en el Artículo 23 del Reglamento (UE) 236/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, que establece que, cuando el descenso de un valor supera el 10% (con ciertas excepciones en cuanto a liquidez), el regulador tiene facultad para restringir las ventas en corto.

"La medida [...] se aplicará por un período que no excederá del final del día de negociación siguiente a aquel en que se produzca el descenso del precio", explica el Artículo 23 en el reglamento. "Si, al final del día siguiente al día de negociación en el que se produzca el descenso del precio, y pese a la medida impuesta, sigue dándose un descenso significativo del valor del instrumento financiero, de al menos la mitad del [10%], con respecto al precio de cierre del primer día de negociación, la autoridad competente podrá prorrogar la medida por un nuevo plazo no superior a dos días de negociación contados a partir del final del segundo día de negociación".

La medida tomada por la CNMV se repitió en Italia y Reino Unido, también por solo la sesión del viernes. Según fuentes de la ESMA, los reguladores nacionales no necesitan la aprobación de la propia ESMA pero sí que están obligados a notificar este tipo de medidas. A partir de la notificación, el regulador europeo lo comunica a los demás países, que a partir de ahí pueden decidir secundar por su parte o no la moción.

Pero la CNMV no tenía por qué esperar a los desplomes y podría haber prohibido estas operaciones durante más tiempo, como, según adelantó El Confidencial, han estado pidiendo las empresas. El Artículo 20 establece que el regulador puede tomar medidas de prohibición a la venta de cortos cuando "se hayan producido hechos o circunstancias adversas que constituyan una seria amenaza para la estabilidad financiera o la confianza del mercado en el Estado miembro en cuestión o en otro u otros Estados miembros". Estas medidas pueden tener un periodo de vigencia "no superior a tres meses a partir de la fecha de publicación del aviso", renovándose hasta de tres en tres meses "si las razones para adoptarlas siguen siendo válidas".

La CNMV ha declinado a responder sobre por qué se decantó por la primera opción, limitándose a declarar que sigue "la evolución de los mercados" y que utilizará "las herramientas que la legislación" le da si lo considera "necesario".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios