LA PEOR CAÍDA DE SU HISTORIA

Jueves negro: el Ibex se derrumba un 14% y firma la peor sesión de su historia

Ha anunciado un nuevo programa de financiación en condiciones favorables para la banca (LTRO) y ha ampliado el programa de compra de activos con 120.000 millones

Foto: La presidenta del Christine Lagarde (Reuters)
La presidenta del Christine Lagarde (Reuters)

Ni el Banco Central Europeo (BCE) en general, ni su nueva presidenta, Christine Lagarde en particular, han convencido al mercado, que lejos de recuperarse tras conocer la batería de medidas de estímulo, con el anuncio de una macrocompra de activos, ha acelerado las ventas hasta cerrar completamente roto.

El Ibex 35 se desplomado un 14,06% al cierre hasta los 6.390 puntos y acumula, de esta manera, más de un 35% de pérdida desde que estalló el brote de coronavirus en Italia el fin de semana del 23 de febrero. Aunque podría haber sido peor, ya que ha llegado a fijar mínimos intradía en los 6.347 puntos.

De esta manera, el selectivo español ha firmado la mayor caída de su historia, por detrás se ha quedado ya el viernes negro del 24 de junio de 2016, que descendió un 12,35% tras el referéndum del Brexit. Además, a falta de una sesión, acumula un 22% de pérdidas en el agregado semanal, mientras que la semana del 10 de octubre de 2008, tras la quiebra de Lehman Brothers, se dejó un 21,20% en cinco sesiones.

En cuanto al resto de índices del Viejo Continente, el Cac 40 parisino ha cedido un 12,2%, el Dax alemán un 12,2%, el Eurostoxx 50 un 12,3% y el MIB italiano se ha dejado en la sesión un 16,6%.

Se mascaba la tragedia desde la apertura. Las bolsas, tras dos sesiones fallidas de intento de rebote, este jueves directamente ni lo intentaban. La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de suspender todos los viajes procedentes de Europa al país tras la declaración de pandemia al Covid-19 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio la puntilla a los inversores y, en su huida, provocaron la entrada del Dow Jones oficialmente en mercado bajista después de más de 11 años en alcista y de haber acumulado una pérdida de más de 20% desde máximos históricos en menos de un mes.

De hecho, ha sido el despertar de Wall Street con fuertes ventas el que ha terminado por alimentar el pánico en Europa. Así, tras abrir con desplomes del 7% las operaciones han tenido que paralizarse durante 15 minutos. Tras el cierre de las bolsas europeas, la Fed ha anunciado una inyección de 1,5 billones de dólares en el mercado, con las bolsas estadounidenses repuntando ligeramente pero recuperando las cáidas después: el S&P 500 cae un 7,76%, el Dow Jones un 8,47% y el Nasdaq un 8,33%.

En cuanto al mercado de deuda, la prima de riesgo española repuntaba hasta los 110 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 0,37%. El bund, por el contrario, se está beneficiando de su condición de valor refugio y su rentabilidad ahondaba en negativo al -0,77%. También el precio del Treasury estadounidense subía con fuerza este jueves un 5% y ofrecía un 0,77% de interés. El euro, por su parte, se dejaba un 1,7% frente al dólar hasta dejar el cruce de los 1,10 dólares.

El BCE inunda el mercado

En este escenario, el BCE ha optado por inundar el mercado de dinero. Ha anunciado un nuevo programa de financiación en condiciones favorables para la banca (LTRO), ha ampliado el programa de compra de activos con una cantidad adicional de 120.00 millones hasta final de año pero no ha tocado la tasa de facilidad de depósito, en el -0,5%, como se venía descontando estos días.

Pero la situación no está siendo reconducida por una recién estrenada presidenta del BCE, Christine Lagarde, de la que se esperaba repitiera una suerte del famoso "haré todo lo que sea necesario y créanme, será suficiente" de su predecesor Mario Draghi, cuando en julio de 2012 Europa se encontraba al borde del abismo. Una frase que actuó como un bálsamo para los mercados en ese momento e impidió que la situación terminara de descarrilar.

A diferencia de otros bancos centrales como el estadounidense, el canadiense o el británico, al BCE prácticamente no le queda pólvora

Lagarde es muy consciente de lo que se juega Europa en estos momentos y esta misma semana ya avisó a los líderes europeos del riesgo de que la crisis financiera provocada por la expansión del Covid-19 sea como la vivida en 2008. Por ese motivo hizo un llamamiento a dar una respuesta urgente y coordinada entre bancos centrales y gobierno, mensaje que ha repetido durante la rueda de prensa.

Sin embargo, su discurso tras la decisión "ha sido blando, pasando la pelota a las políticas fiscales, que es un proceso lento", explica Marcos Harguindey, investor relations de A Global Flexible a Cotizalia. "Esto demuestra que no tiene herramientas rápidas para actuar".

Y es que, "a diferencia de otros bancos centrales como el estadounidense, el canadiense o el británico, al BCE prácticamente no le queda 'pólvora' para utilizarla en casos de crisis, por lo que mucho nos tememos que las medidas no van a terminar de gustar a los mercados", apuntaban esta mañana ya desde Link Securities.

En este sentido, Harguindey explica que "las medidas están bien y mal. Porque no ha tocado los tipos, que se esperaba de -050% a -0,60% o, incluso, a -0,65%... pero ha anunciado un QE y un LTRO. Esa es la parte positiva. La parte negativa es que dice que el LTRO va a ser a partir de junio, que puede ser tarde, aunque parece que va a ser bastante amplio".

Caídas de doble dígito

Volviendo a la bolsa española, solo tres valores han tenido el dudoso honor de evitar la caída de doble dígito: Viscofan, que se ha dejado un 6,85%, Grifols el 9,32% y MásMovil con el 9,65% de descenso. En lo más bajo de la tabla han terminado Ence, ACS y ArcelorMittal, las tres compañías con un saldo negativo superior al 18%.

El sector financiero también se ha vuelto a convertir en uno de los más castigados por las ventas masivas. Además, que se teme que el Gobierno de Pedro Sánchez siga los pasos de Italia y declare la moratoria en el pago de las cuotas de las hipotecas. En este escenario, Bankinter se ha dejado un 15,7% al cierre, Sabadell un 17%, Bankia más de un 16,3%, Santander un 16,8% y BBVA un 15%.

Fuerte castigo también para IAG, del 16,5%, en tanto que el sector turístico se está llevando la peor parte de la crisis y después de cancelarse los vuelos entre España e Italia, las nuevas medidas anunciadas por Trump dejan en tierra también los vuelos transatlánticos.

La foto no es mejor en el mercado continuo, donde ningún valor ha terminado en positivo y, al menos han quedado en tablas Barón de Ley, Sniace, Ren, Coemac, Cleop, Ceva, CAM y Amrest

En cuanto al petróleo, el otro punto caliente de la crisis tras la declaración de guerra de precios de Arabia Saudí a Rusia, el barril restaba este jueves un 7,3% y el Brent se vendía a 33 dólares, mientras que el Texas de referencia en EEUU se situaba en los 31 dólares por barril. Entre las materias primas, el oro, por su parte, se seguía beneficiando de su condición de refugio y el precio subía hasta los 1.641 dólares la onza.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios