TRAS LOS MALOS DATOS 'MACRO'

El mercado dispara las expectativas de que la Fed vuelva a rebajar los tipos de interés

Si a cierre del lunes solo un 40% de los futuros recogidos por Bloomberg esperaba que la Reserva Federal fuese a bajar los tipos de interés, este miércoles ya es un 72% del mercado espera recortes

Foto: El presidente de EEUU, Donald Trump, con el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de EEUU, Donald Trump, con el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)

De la minoría a la mayoría. Los futuros del mercado han pasado de anticipar a cierre del lunes que la Reserva Federal dejará los tipos de interés en la horquilla del 1,75%-2% en su próxima reunión monetaria, a esperar ahora que el banco central estadounidense baje el precio del dinero hasta un rango de entre el 1,5%-1,75%. ¿Qué pasó el martes? Una serie de malos datos manufactureros volvieron a subrayar la creciente debilidad de la economía estadounidense y mundial. Tras la noticia, las bolsas cayeron también con fuerza el miércoles, con el Ibex 35 cerrando en su mayor pérdida en dos años.

Si a cierre del lunes solo un 40% de los futuros recogidos por Bloomberg esperaba que la Reserva Federal fuese a bajar los tipos de interés, este miércoles ya es un 72% del mercado el que espera que le banco central reduzca el precio del dinero. Mientras tanto, el S&P 500 ya acumula una caída del 3,34% en poco más de tres días, después de que el Instituto de Gestión de la Oferta (ISM) publicase que la actividad del sector manufacturero se había situado en un 47,8% —la peor lectura desde junio de 2009—.

Y es que, según declaró en el comunicado Timothy Fiore, presidente del Instituto ISM, este dato se suma a ya seis meses de "debilitamiento de las manufacturas". El miércoles, el principal índice bursátil sigue retrocediendo hasta rozar caídas del 2%. Para la bolsa, un mal dato macroeconómico es una noticia agridulce: por un lado resalta la posibilidad de una recesión macroeconómica pero por el otro también adelanta una política monetaria más laxa (algo beneficioso para las empresas ya que así tienen mayor margen para endeudarse).

Con todo, EEUU no está solo. El deterioro de la actividad de las fábricas también se está manifestando en Europa, con el índice de gerentes de compras de IHS Markit (PMI) cayendo el martes hasta los 45,7 puntos desde los 47 del mes anterior, lo que supone el peor resultado desde octubre de 2012 y amplía a ocho meses consecutivos la contracción de las manufacturas de la eurozona. Con todo, con los tipos de interés en el 0% y habiendo anunciado el mes pasado el regreso de la expansión cuantitativa (QE), el Banco Central Europeo (BCE) tiene ya las manos atadas frente a una posible recesión.

El presidente de EEUU, Donald Trump, hizo el martes su propia lectura de los hechos. "Como predije, Jay Powell y la Reserva Federal han permitido que el dólar se fortalezca tanto, especialmente en relación con todas las otras divisas, que nuestras fábricas se están viendo afectadas negativamente", aseguró el mandatario desde su cuenta de Twitter, apostillando además que "son sus propios peores enemigos, no tienen ni idea".

La Reserva Federal bajó tipos por primera vez desde 2008 este julio, con su presidente Jerome Powell avisando entonces que aquel recorte no entraba dentro de un ciclo de bajadas de los tipos de interés, sino que era una reducción puntual. No obstante, Powell admitió que la decisión era una medida de previsión más que de respuesta a la economía, en vista de los datos de producción industrial y de inversión de las empresas. El líder monetario también cargó entonces, como ha hecho ya varias veces, contra la guerra comercial librada por la Administración de Trump y la incertidumbre que esta implica.

En un contexto de presión por parte de Trump para que la Reserva Federal flexibilice la política monetaria, la Fed volvió a rebajar el precio del dinero este septiembre, con Powell reiterando que, aunque no es su escenario base, "si la economía se ralentiza, entonces sería apropiado activar una secuencia de recortes más extenas". Todo esto mientras el banco central estadounidense registra un brote de iliquidez en los mercados que le ha llevado a inyectar ya varios millones en 'repos'.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios