baja los tipos a los bancos y lanza un QE2

Draghi relanza el QE y avisa: la munición se agota, quien tenga margen fiscal que actúe

Este jueves, ha anunciado un recorte de 10 puntos básicos de la facilidad de depósito hasta el -0,5% y la reactivación de las compras de activos por valor de 20.000 millones de euros

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)
El presidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)

El Banco Central Europeo (BCE) ha cumplido con creces. Todas las apuestas estaban en que iba a ser en su reunión de septiembre cuando finalmente se decidiera a bajar los tipos de interés tras venir avisando de que tomaría medidas si la situación no mejoraba, y así lo ha hecho. No obstante, ha lanzado un aviso a navegantes: la munición monetaria no es infinita y son necesarias medidas fiscales para que esta cumpla su función.

Así, este jueves ha anunciado un recorte de 10 puntos básicos de la facilidad de depósito hasta el -0,5% y la reactivación de las compras de activos por valor de 20.000 millones de euros al mes, a partir del 1 de noviembre. Se trata de la primera rebaja desde que en marzo de 2016 dejó los tipos de interés que aplica a los depósitos bancarios en el -0,4%.

Por otro lado, la aplicación de la facilidad de depósito a la banca no tendrá carácter general sino que se establecerá en dos niveles, lo que significa que una parte de los excesos de liquidez quedará exenta. De esta manera, penaliza a las entidades que acumulen mayor cuantía de liquidez y alivia la cuenta de resultados de los bancos más pequeños, que así podrán prestar más dinero. En definitiva, conseguir que los instrumentos de política monetaria lleguen a la economía real. Hasta ahora, con las tasas en -0,4%, los bancos han venido pagando unos 70.000 millones en intereses al regulador.

El resto de tipos permanece como hasta ahora, en el 0% el tipo de interés de referencia y en el 0,25% el de facilidad de préstamo. En el comunicado, asegura que el consejo de gobierno espera mantener los tipos de interés en estos niveles o, incluso, más bajos, hasta que la previsión para la inflación se acerque de manera sólida cerca del 2% y se sienta de manera consistente en las dinámicas inflacionistas subyacentes.

Tras conocerse la decisión, los bancos han empezado a caer con fuerza. El Sabadell se dejaba más de un 3,5%, hasta los 0,82 euros, CaixaBank, más del 3%, y Bankia, más de un 4%. Los dos grandes retrocedían en torno al 2% y en la misma línea se movía Bankinter, llevando el Ibex 35 a terreno negativo. Sin embargo, superado el susto, han ido recuperándose a medida que avanzaba la comparecencia del presidente del banco central.

En el mercado de divisas, el euro retrocedía frente al dólar hasta situar el cruce en 1,09, aunque luego se recuperaba hasta los niveles previos al anuncio. En el mercado de deuda, el interés de los bonos se desplomaba tras conocerse la decisión. La rentabilidad del bono español a 10 años caía un 50% hasta el 0,14% y la prima de riesgo se situaba en los 76 puntos básicos.

Todo lo que se ha visto en Europa ha sido gracias a la política monetaria y a algunas reformas que se han hecho en algunos países

Y es que las previsiones que maneja el BCE siguen siendo pesimistas. Como ha explicado Mario Draghi en la que es su penúltima comparecencia al frente del consejo de gobierno, la entidad ha rebajado al 1,1% su pronóstico de crecimiento para este año, desde el 1,2%, y del 1,4% al 1,2% en 2020. Así mismo, ha recortado las previsiones de inflación al 1,2% en 2019 y al 1% desde el 1,4% la de 2020, muy lejos de su mandato de mantener el precio del dinero en niveles cercanos al 2% pero por debajo.

Los gobiernos deben actuar

Durante su comparecencia, el banquero italiano ha instado a los gobiernos que tienen todavía margen fiscal a actuar para apuntalar la economía de la eurozona, en tanto que "la desaceleración económica de la zona euro ha sido más acusada de lo esperado".

Con la política monetaria no es suficiente, "los gobiernos con espacio fiscal deben actuar de manera oportuna y efectiva". De hecho, Draghi se ha puesto serio y ha afirmado que "todo lo que se ha visto en Europa —recuperación económica, empleo, etc.— ha sido gracias a la política monetaria y a algunas reformas que se han hecho en algunos países". Por eso, ha insistido en que los gobiernos tienen que actuar ahora porque, si lo hacen, "nuestras medidas durarán menos y las acciones monetarias se implementarán más rápido".

Tan es así que en este punto no ha habido ninguna voz discordante en el consejo. Según ha afirmado Draghi, "existe unanimidad acerca de que la política fiscal debe ser la principal herramienta", al tiempo que ha pedido a los gobiernos que dejen actuar a los estabilizadores automáticos. "En los países en los que la deuda pública es elevada, los gobiernos deben implementar políticas que creen las condiciones para que automáticamente se estabilicen para operar libremente".

La anécdota de la jornada ha venido de la mano de una periodista que le ha preguntado por el último tuit del presidente Donald Trump, que minutos después de conocer la decisión del BCE ha acusado a la institución de intentar depreciar el euro contra un "MUY fuerte dólar, dañando las exportaciones de EEUU", al tiempo que ha aprovechado para atacar a la Reserva Federal por permanecer "sentada, y sentada y sentada". En este sentido, Draghi ha respondido, después de una mueca irónica, que "nuestro mandato es no alterar el tipo de cambio".

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios