Para contener la desaceleración

El BCE retrasa cualquier subida de tipos a 2020 y ya discute ponerlos en negativo

La entidad comienza a valorar un nuevo programa de compra de activos y ya discute si es apropiado bajar los tipos más allá del 0%. Una reacción que evidencia su preocupación por la economía

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)
El presidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)

El Banco Central Europeo (BCE) ha demostrado este jueves hasta qué punto está preocupado por la situación de la economía. La debilidad de la industria europea y la prolongación de las incertidumbres externas suponen un gran riesgo para la estabilidad del euro. De ahí que la entidad haya optado por seguir activando su 'artillería monetaria' contra el 'frenazo' económico. En esta ocasión lo ha hecho a través de su 'forward guidance', esto es, su hoja de ruta de cara al futuro. Ha anunciado que mantendrá los tipos de interés en los niveles actuales, esto es, el 0%, al menos "hasta la primera mitad de 2020". Esto significa que la entidad prevé que durante el próximo año mantenga el 'precio del dinero' en su mínimo histórico.

Es la reacción de la entidad a los efectos prolongados de la incertidumbre que amenazan a la economía europea. De esta forma, el presidente del eurobanco, Mario Draghi, se asegura de que la entidad mantendrá en funcionamiento sus herramientas contra la desaceleración incluso después del final de su mandato, que vence en noviembre. "La información más reciente indica que los vientos de cara siguen afectando a la Unión Europea", ha explicado Draghi en su rueda de prensa posterior a la reunión, celebrada esta vez en Lituania y que "los riesgos son a la baja".

'Super Mario' volvió a pronunciar una de sus frases que marcan el destino de los mercados: "El Consejo de Gobierno está determinado a actuar en caso de contingencias adversas". De hecho, el Consejo de Gobierno ha vuelto a discutir los estímulos más contundentes. Algunos de los representantes de los distintos países del euro pusieron sobre la mesa la opción de activar un nuevo 'quantitative easing', esto es, la compra de deuda pública. También discutieron si ampliar más la hoja de ruta con previsión de tipos cero o, incluso, recortar todavía más los tipos, lo que supondría llevar el tipo principal a terreno negativo.

El Consejo de Gobierno está determinado a actuar en caso de contingencias adversas

Esta discusión evidencia hasta qué punto algunos miembros del Consejo de Gobierno están preocupados por el futuro económico de la región, en especial del sector industrial. Draghi señaló que la prolongación de la incertidumbre es ahora el principal riesgo. Esta incertidumbre procede de cuestiones geopolíticas (Brexit y Trump), proteccionismo (guerra comercial) y la vulnerabilidad de los países emergentes.

El BCE también ha actualizado sus previsiones de crecimiento. Si bien para 2019 descarta un frenazo mayor de la economía, también advierte de la debilidad del crecimiento en 2020. En resumen, el crecimiento sigue siendo muy moderado y vulnerable a cualquier shock externo o interno. En concreto, para 2019 ha elevado en una décima su estimación de crecimiento para la eurozona, hasta el 1,2%. Sin embargo, para 2020 y 2021 se mantiene pesimista y ha rebajado en dos y una décima su previsión de crecimiento respectivamente. De este modo, estima un avance del PIB del 1,4% para cada uno de los dos años.

[La caída de la inflación pone a prueba al BCE de la era pos-Draghi]

En cuanto a las estimaciones de inflación, el BCE ha elevado en una décima, hasta el 1,3%, su previsión para el IPC de la eurozona, pero ha recortado en otra décima su previsión para 2020, hasta el 1,4%. Esto significa que la entidad todavía no vislumbra en el horizonte las ansiadas presiones inflacionistas que permitan confiar en una recuperación económica más dinámica.

Las políticas monetarias adoptadas garantizan que las condiciones financieras van a seguir siendo muy favorables

En este contexto, Draghi no se ha cansado de repetir que es necesario mantener una "política monetaria acomodaticia". "Las políticas monetarias adoptadas garantizan que las condiciones financieras van a seguir siendo muy favorables, favoreciendo la confianza, la inflación y el crecimiento", ha señalado Draghi durante su rueda de prensa.

[¿Quién mató la rentabilidad?]

El presidente del eurobanco también anunció cuáles serán las condiciones financieras de la nueva ronda de liquidez a la banca, el TLTRO III, con el que pretende reanimar la concesión de crédito en Europa. Los préstamos tendrán un tipo de interés de 10 puntos básicos superior al tipo principal (actualmente del 0%), y si los bancos demuestran que han aumentado su cartera de créditos, entonces se rebajará el coste a 10 puntos básicos por encima de la facilidad de depósito (actualmente en el -0,4%).

Draghi advirtió a los bancos que vigilará de cerca qué hacen con este dinero procedente de la ronda de liquidez. Lo que no quiere el BCE es que se destine al 'carry trade', esto es, a la compra de deuda pública. Quiere que este dinero acabe convertido en créditos, ya que es el único camino que asegura que llega hasta las empresas y los consumidores. "El BCE monitorizará el canal de transmisión bancario", señaló Draghi.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios