A CIERRE DEL PRIMER SEMESTRE

Oro, farma y 'cash': así se han blindado los gurús de Wall Street ante la incertidumbre

Analizamos los últimos movimientos en las carteras de tres inversores legendarios: Warren Buffet, George Soros y Ray Dalio. Todos han optado por la misma estrategia: repliegue

Foto: De izquierda a derecha: Warren Buffett, Ray Dalio y George Soros. (Imágenes: Reuters)
De izquierda a derecha: Warren Buffett, Ray Dalio y George Soros. (Imágenes: Reuters)

A cierre del primer semestre, los mercados todavía estaban en máximos históricos, pero el verano ha estropeado la foto. La guerra comercial entre Washington y Beijing, los débiles datos de actividad económica y las dudas sobre la capacidad de los bancos centrales de seguir insuflando oxígeno en los mercados han hecho mella en el ánimo de los inversores.

En este contexto, los gurús de Wall Street, entre los que se encuentran desde algunos de los mayores ‘hedge funds’ del mundo hasta pioneros de nuevas corrientes de inversión, han publicado recientemente en la Securities & Exchange Commission (SEC) sus principales posiciones a 30 de junio pasado. Es decir, las carteras con las que estos inversores han encajado el descalabro veraniego. Y viendo el repliegue hacia activos considerados seguros y de menor riesgo, parece que acertaron.

La nueva 'era dorada', según Dalio

El que es dueño del mayor ‘hedge fund’ del mundo, Ray Dalio, se lanzó a LinkedIn hace un mes para gritar a los cuatro vientos su nueva pasión por el oro. Según argumentaba el inversor en esta entrada del 17 de julio, el oro sería la inversión clave de cara al “cambio de paradigma” que se avecinaba: un cambio del ‘statu quo’ en el que los bancos centrales se volverían aún más agresivos en sus políticas de estímulo y la represión financiera se convertiría en el ‘nuevo normal’.

“Creo que el oro es una opción que por un lado reduce el riesgo pero también aumenta el rendimiento”, defendía el fundador de Bridgewater Associates dos semanas después de que la Reserva Federal recortara tipos de interés por primera vez desde 2008. El oro cotiza actualmente en máximos de 2013, afianzando ya los 1.500 dólares por onza troy.

Su cartera refleja esta filosofía. Bridgewater aumentó el número de acciones invertidas en fondos y compañías de oro desde las 2.183 acciones hasta los 3.602 títulos; es decir, 2.268 millones de dólares invertidos en este activo (algo más del 6% del fondo). Entre dichas apuestas, están fondos indexados como el de iShares y el ETF de SPDR, o las mineras especializadas en este activo, como Barrick Gold y Kinross.

Con todo, el fondo de Dalio no solo ha incrementado su exposición al oro, sino que también ha metido un buen tijeretazo al peso de los países emergentes en su cartera. Sobre todo en su inversión a los dos indexados generales de iShares (el ‘core’ y el ETF), pasando de los 5.196 millones de dólares a los 2.303 millones apostados. Es decir, de un 13% de la cartera a poco más de un 6%.

Los activos que cotizan en los países emergentes se caracterizan por ser más volátiles, marcados por la asimetría de la información disponible o por los choques políticos y económicos. Es decir, que en momentos de incertidumbre, tanto si es global como local, suelen sufrir más. Eso sí, al entrar en los fondos indexados especializados en países, Bridgewater compró en el segundo trimestre en China e India.

Por otro lado, el ‘hedge’ liquida varias posiciones en bancos (activos cíclicos por excelencia), como Citigroup, Goldman Sachs o Wells Fargo, aunque también incorpora a la cartera algunos valores expuestos al consumo, como el de cerveza Constellation Brands y el de moda L Brands, o el considerado como termómetro bursátil de la economía global, FedEx.

En cuanto a firmas tecnológicas, Dalio se desmarca de la tendencia general y continúa construyendo exposición a las grandes chinas —Alibaba y Baidu— a la vez que vende parte de Facebook. Eso sí, el inversor aumenta considerablemente su apuesta por Alphabet, desde los 707 millones de dólares hasta los 8.261 millones durante el segundo trimestre.

Ray Dalio. (Reuters)
Ray Dalio. (Reuters)

Buffett se queda de piedra

El llamado ‘oráculo de Omaha’ y reconocido inversor de la escuela de valor, no sabe qué hacer con tanto dinero. El fundador de Berkshire Hathaway lleva desde 2015 acumulando liquidez, alcanzando este trimestre un nuevo récord de 122.000 millones de dólares en efectivo. ¿La razón? El gestor no encuentra oportunidades.

Y es que parece que Warren Buffett se está guardando las cartas para cuando las cosas se pongan feas. “En los próximos años, esperamos darle salida al exceso de liquidez a través de empresas en las que Berkshire pueda tener en cartera de forma permanente”, rezaba su última carta a los accionistas. “Sin embargo, el prospecto inmediato para ello no es bueno: los precios están por los cielos para aquellas empresas con perspectivas decentes a largo plazo”.

[Buffett apunta su liquidez hacia Europa: ¿qué puede interesarle?]

Mientras Buffett espera pacientemente los desplomes del mercado, la cartera queda inmóvil, sin incorporar nuevas ideas de inversión. Apenas ajusta marginalmente las posiciones que ya tiene. Por un lado, compra 54.000 acciones más de Amazon (hasta los 537.300 títulos), que actualmente están valoradas en 1.812 dólares cada una; 31 millones de acciones más en Bank of America (hasta los 927 millones de títulos), con un precio ahora de 26,84 dólares, y 61.419 millones de activos más en Red Hat (hasta los 5.172 millones de títulos), valorados en 187,7 'billetes verdes'.

Por el otro, vende 284.102 títulos en Charter Communications (hasta las 5.427 millones de acciones) de 392 dólares y liquida los 39 millones de acciones que tenía en la compañía de materiales de construcción USG, cuyo precio está en los 493 USD.

La inversión ‘value’ de Buffett se caracteriza en parte por ese inmovilismo, ya que es famosa por su apuesta por el largo plazo y por la valoración fundamental e individual de cada empresa que se elige. Pero ¿llevar desde 2015 sin nada que le llame la atención? Mientras el mercado empieza a dar señales de desajuste, Buffett espera su 'compra de tamaño elefante'.

Warren Buffett. (Reuters)
Warren Buffett. (Reuters)

El jarabe de Soros

Mientras el sabio de Omaha espera tiempos mejores en los cuarteles de invierno, George Soros ha puesto la cartera patas arriba. El portfolio de Soros se caracteriza por la diversidad y dinamismo, donde actualmente predominan las gestoras cotizadas, las empresas energéticas (tanto eléctricas como petroleras) y valores tecnológicos. Y es que este superviviente del exterminio nazi en Hungría es famoso por su calidad camaleónica a la hora de invertir, aplicando a las finanzas la llamada teoría de la reflexividad: las percepciones de los inversores afectan el ambiente, y a su vez este afecta las percepciones del inversor. En otras palabras, los partícipes no toman decisiones basándose en la realidad sino en su percepción de la realidad.

Con esta premisa a cuestas, algo tiene que haber visto Soros para haberse puesto las botas con las farmacéuticas. Mientras aumenta su exposición a Celgene (la duplica hasta las 829.185 acciones, valoradas en 95 dólares), incorpora al fondo Allergan (71.000 acciones de 160 dólares actualmente), Array (197.179 acciones con un precio de 48 dólares) y Alnylam (40.000 títulos que hoy cotizan a 83 dólares).

Esto después de aflorar una participación de 38 millones de euros en la catalana Grifols. Las farmacéuticas han sido en los últimos meses uno de los sectores más seguidos por los inversores, en un momento en que el carácter defensivo e innovador de las firmas de índole médica no solo ofrecen protección ante la incertidumbre macroeconómica (que no regulatoria) sino también rentabilidad.

Aparte de estas nuevas posiciones, el gestor se lo ha pasado de lo lindo rotando las tecnológicas en su cartera. Por ejemplo, se recoge en empresas con negocios de ‘cloud computing’, liquidando posiciones en Adobe y Microsoft, así como de 'big data', deshaciendo su posición en Attunity. También ha borrado de su vida a algunas telecos como Arris y T-Mobile.

Sin embargo, el vehículo del legendario inversor ha incorporado nuevos fichajes tecnológicos a su bolsa de apuestas, con Alphabet brillando con luz propia (65.750 acciones que actualmente rondan los 1.190 dólares). A la matriz de Google la acompañan la de consumo por internet eBay (1,1 millones de acciones valoradas en 40 USD), la de 'software' de seguridad informática Symantec (1,9 millones de títulos que cotizan a 40 dólares) y el fabricante de ‘superordenadores’ Cray (41.136 acciones con un precio de 23,5 dólares).

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios