Es noticia
Menú
Feijóo prepara el rearme ideológico del PP para dar la batalla a Vox
  1. España
Ampliará la ejecutiva de Génova

Feijóo prepara el rearme ideológico del PP para dar la batalla a Vox

La dirección nacional estudia el encaje del área de Estudios y Programas, "capital" para dar la batalla ideológica que reclaman amplios sectores del PP para frenar el despliegue de los de Abascal en el nuevo ciclo electoral

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Xoán Rey)
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Xoán Rey)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Feijóo lleva cuarenta días gobernando una dirección de Génova aún por cocinar. El equipo, aunque "funciona a pleno rendimiento", sigue incompleto. El nuevo líder del PP ha centrado el tiro en la economía y en cuajar la imagen de buen gestor más allá de las lindes gallegas. Eso no significa, apuntan en el partido, que Feijóo haya renunciado a vestir a las siglas con el manto del debate cultural. Fue la punta de lanza con la que amplios sectores del PP, desde Cayetana Álvarez de Toledo a José María Aznar, apretaron a Pablo Casado durante meses ante el auge de Vox. Feijóo sabe que, llegado el momento, deberá definir el ideario del 'nuevo PP' en cuestiones donde tradicionalmente se ha movido con dificultad. Pero lo hará de forma reposada, sin prisas y con equipo. La clave la dio él mismo hace unos días, durante un evento en el Four Seasons de Madrid. "Si quieren saber quién soy, me irán descubriendo poco a poco", avanzó.

Además de los cambios en Congreso y Senado -que todo apunta a que no serán excesivos para evitar romper la dinámica de los grupos en la recta final de la legislatura-, el presidente del PP tiene aún pendiente la confección de sus equipos en Génova. En este punto, y ante la incipiente apertura del ciclo electoral tras las elecciones andaluzas, una de las áreas que cobra más relevancia es la de Estudios y Programas, que sigue descabezada en la dirección de Alberto Núñez Feijóo. Fuentes de Génova reconocen el papel "clave" de esta sección, sobre todo de cara a las próximas municipales y autonómicas, pero aseguran que su encaje está aún por definir. La incógnita es si la dirección popular sumará una nueva vicesecretaría o será un coordinador o secretario de área el que asuma el encargo de diseñar el programa electoral del partido y, en suma, la confección del ideario del PP de Feijóo.

Foto: Simpatizantes del PP con banderas de España. (Ana Beltrán) Opinión

Las máquinas, en todo caso, ya han comenzado a funcionar. Diferentes fuentes populares coinciden en la importancia de rearmar ideológicamente al partido desde los cimientos, y confían en que una figura "de peso" ocupe un área que consideran "capital" para dar la batalla ideológica a la izquierda, una tarea que reclaman importantes sectores del PP y de la que se nutre Vox. En la dirección de Génova indican que Feijóo dejará atado este cabo en las próximas semanas para arrancar el nuevo y decisivo curso con todos los equipos cerrados. Diputados y senadores con cargo en la cúpula de Mariano Rajoy instan al gallego a "no perder tiempo", sobre todo en el ámbito ideológico. "Vamos demasiado justos", coinciden estos cuadros.

Las fuentes consultadas creen que Feijóo podría ampliar el número de las vicesecretarías que anunció en el congreso de Sevilla, y recuerdan que ya entonces el líder gallego aseguró a los suyos que la nueva estructura de Génova era un "borrador", sujeto tanto a cambios como a futuras incorporaciones. Una de las opciones que se contemplan es que el área encargada de diseñar el programa electoral del partido quede integrada en la sección de Institucional y Política Internacional que lidera Esteban González Pons, que ya ocupó durante varios años el puesto de vicesecretario de Estudios y Programas con Mariano Rajoy, hasta que fue sustituido por Andrea Levy. Más adelante, a mediados de 2019, Pablo Casado diluyó el área en la vicesecretaría de Participación, y sustituyó a Levy por Edurne Uriarte.

Foto: Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Juanjo Martín)

Desde su entronización como líder del PP, Feijóo ha desvelado a cuentagotas los miembros de su equipo. En el congreso de Sevilla solo confirmó a cinco vicesecretarios y a los presidentes del comité electoral y el de garantías, unos puestos que recayeron en Diego Calvo y José Antonio Monago, respectivamente. Pero en el 13 de Génova aún quedan despachos vacíos. Las últimas incorporaciones han sido las de dos exministros que vuelven a formar parte de la estructura orgánica del PP: Íñigo de la Serna y Juan Carlos Aparicio. El planteamiento inicial de Feijóo pasa por tener todos los ajustes hechos durante la segunda quincena de mayo, también en Congreso y Senado, previa reunión de la Junta Directiva Nacional.

Feijóo y la batalla de las ideas

El nuevo presidente del PP tiene ante sí un complicado desafío: abonar el terreno de las ideas en el PP, encontrar el equilibrio entre las diferentes sensibilidades del partido y competir con Vox en el terreno cultural. Feijóo ha hecho de la economía su carta de presentación y, por el momento, ha dejado los debates morales a otros espadas, con Isabel Díaz Ayuso como principal adalid. El nuevo líder del PP no renunciará a construir su propia seña ideológica en el partido "sin complejos", pero rehuirá la confrontación y priorizará en todo caso la gestión a cualquier debate "superfluo".

Feijóo aterrizó en Génova tras la celebración de un congreso extraordinario sin ponencia de ideas. Frente a voces como la de Cayetana Álvarez de Toledo, que pedían un cónclave "de meditación ideológica y estratégica", la tesis mayoritaria era que abrir ese melón no correspondía en un momento en que las heridas por la caída de Pablo Casado seguían supurando. Tampoco está previsto, al menos en el corto plazo, una convención nacional para apuntalar las ideas del 'nuevo PP'. Isabel Díaz Ayuso ha hecho precisamente lo contrario, y prepara para el próximo mes de octubre una "gran convención ideológica" tras su coronación la próxima semana como presidenta del PP de Madrid.

placeholder El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (i); y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (i); y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Las variopintas diferencias entre el modelo de Feijóo y el Ayuso demuestran cómo ambos representan las dos almas del PP, una condición que ni en el equipo de uno ni en el de otro niegan. La diferencia respecto a la anterior etapa es que Génova no tratará de imponer a Ayuso su doctrina, ni viceversa. El reto es convertir dos discursos diferentes en "complementarios" para ensanchar el partido y tener cubiertos todos los flancos. Así, mientras Feijóo pronunciaba un discurso 'blando' en Barcelona con guiños al catalanismo, Ayuso pronunciaba a las pocas horas un encendido discurso contra el nacionalismo catalán que "está secando España".

"Tienen estilos muy diferentes", reconocen en el entorno de la presidenta madrileña, en cuyo equipo admiten que la dirigente no hubiese pronunciado el discurso que Feijóo hizo en el Cercle d'Economía porque "tiene otra forma" de enfocar el conflicto catalán: ella prioriza la vertiente política, mientras que el líder del PP abraza el puntal económico. El debate sobre la "nacionalidad catalana" ha puesto en alerta a algunos sectores del PP, que apuntan que el gallego debe "afinar" el discurso para evitar embrollos como el que protagonizó Elías Bendodo este lunes, obligado a rectificar su defensa por la "España plurinacional" tras las críticas de Cs y Vox. Aunque no enmiendan a Feijóo, las mismas voces sí instan a no renunciar a la "contundencia" contar el nacionalismo ante el riesgo, dicen, de "fortalecer" a los de Santiago Abascal.

El aborto, primer escollo en el PP

"¿Cómo que no hemos dado la batalla de las ideas?", se preguntaba Feijóo en un desayuno informativo, cuando era cuestionado por si iba a enfrentar o no el debate de las ideas como receta para aminorar el auge de Vox. El autonomismo, el patriotismo, la cultura del esfuerzo y el llamado "bilingüismo cordial" son las bases sobre las que Feijóo edifica su proyecto ideológico, pero deberá resolver otros conflictos morales sobre los que aún no ha definido posición, y en los que Vox sí tiene un discurso firme.

La nueva ley del aborto aparece como primer escollo ideológico de la 'era Feijóo'. Los populares creen que el Gobierno, "superado" por la crisis de espionaje, ha puesto el foco a propósito en un debate en el que sabe que el PP se mueve con dificultad porque el partido está dividido. "Es una cortina de humo", insisten. La estrategia que seguirá el primer partido de la oposición será la de no enseñar sus cartas hasta que no conozcan el contenido concreto de la nueva norma y hasta que el Tribunal Constitucional no se pronuncie sobre el recurso que el PP presentó contra la ley del aborto de Zapatero hace 12 años.

Foto: Pedro Sánchez y Susana Díaz, este 30 de marzo en el recinto ferial de Jaén. (Inma Mesa | PSOE)

Con todo, nadie en el PP oculta que el debate sobre el aborto despierta "muchas sensibilidades" en el partido, desde cuadros moderados que se inclinan por asumir la ley de plazos de 2010 como guía por su amplia aceptación social; hasta sectores que abogan por volver a la ley de supuestos de 1985, que solo permite el aborto en casos justificados y concretos. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, fue uno de los dirigentes que abrazó hace unos meses esa normativa. Pablo Casado también defendió la derogación de la ley de plazos a principios de 2019, si bien moduló su discurso con el paso de los años.

Feijóo lleva cuarenta días gobernando una dirección de Génova aún por cocinar. El equipo, aunque "funciona a pleno rendimiento", sigue incompleto. El nuevo líder del PP ha centrado el tiro en la economía y en cuajar la imagen de buen gestor más allá de las lindes gallegas. Eso no significa, apuntan en el partido, que Feijóo haya renunciado a vestir a las siglas con el manto del debate cultural. Fue la punta de lanza con la que amplios sectores del PP, desde Cayetana Álvarez de Toledo a José María Aznar, apretaron a Pablo Casado durante meses ante el auge de Vox. Feijóo sabe que, llegado el momento, deberá definir el ideario del 'nuevo PP' en cuestiones donde tradicionalmente se ha movido con dificultad. Pero lo hará de forma reposada, sin prisas y con equipo. La clave la dio él mismo hace unos días, durante un evento en el Four Seasons de Madrid. "Si quieren saber quién soy, me irán descubriendo poco a poco", avanzó.

Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda