Es noticia
Menú
El PP rechaza abrir un debate ideológico en el congreso de abril: "No habrá refundación"
  1. España
RELEVO EN GÉNOVA

El PP rechaza abrir un debate ideológico en el congreso de abril: "No habrá refundación"

El comité organizador pilotado por Esteban González Pons desoye a Cayetana Álvarez de Toledo y rechaza abrir ponencias en el cónclave de Sevilla, que se celebrará el 1 y el 2 de abril

Foto: El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (c); el líder de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), y el eurodiputado Esteban González Pons (d). (EFE/Javier Lizón)
El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (c); el líder de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), y el eurodiputado Esteban González Pons (d). (EFE/Javier Lizón)

"Unidad, unidad y unidad". Es la única receta con la que el PP afronta el momento más sombrío de su historia política reciente. Todo lo que lo desvíe de esa hoja de ruta se mira con lupa. Ese es uno de los motivos por los que diferentes dirigentes del partido, algunos con asiento en el comité organizador llamado a pilotar el congreso de abril, han rechazado de plano la propuesta a la que puso voz este martes Cayetana Álvarez de Toledo: la inclusión de una "ponencia política" en el cónclave para "definir con claridad nuestra posición ideológica". No se hará tal cosa, primero por un ajustado calendario que impide la preparación de un debate "con garantías" y segundo porque los populares entienden que el ideario que se fraguó en Valencia el pasado mes de octubre, "en el que todos estábamos de acuerdo, incluido Feijóo", es hoja de ruta suficiente. Al menos de momento.

"Más que un congreso de sustitución de un líder por otro, que también, necesitamos un congreso de profunda meditación ideológica y estratégica (...). No aceptemos que Pedro Sánchez defina el partido que somos". Ante centenares de compañeros, la diputada por Barcelona ha abierto un melón que algunas de las máximas autoridades en este periodo de interinidad no han tardado en cerrar. "¿No ha quedado claro lo que somos? ¿Lo que queremos ser? Un partido de centro, reformista y liberal", certifican desde una baronía del PP. "Nuestro problema no ha sido estratégico ni ideológico, sino de funcionamiento", coincide otra fuente popular.

"¿No ha quedado claro lo que somos? Un partido de centro, reformista y liberal"

Apenas resta un mes para que arranque el congreso nacional que debería entronizar a Alberto Núñez Feijóo tras la caída de Pablo Casado. Al tener carácter extraordinario, las ponencias de cara a redefinir cuestiones ideológicas, programáticas o estatutarias son totalmente opcionales. El comité organizador, pilotado por Esteban González Pons, contaría con menos de 30 días para nombrar a un equipo solvente e imparcial que redactase tales líneas, a lo que seguiría la apertura de un plazo de presentación de enmiendas para su posterior negociación y debate. Las cuentas no salen. "No es una cuestión de voluntad, sino de tiempo", subrayan fuentes con asiento en el mencionado órgano político.

No descartan que, en el futuro, con un nuevo equipo ya consolidado y con las grietas políticas que ha dejado la mayor crisis interna del PP ya selladas, se celebren nuevas convenciones donde se defina una hoja de ruta política renovada o congresos extraordinarios para someter a debate cuestiones más profundas, de carácter ideológico o estatutario. Pero nada de eso se hará en Sevilla. Dirigentes de la máxima confianza de Feijóo apuntan, además, a que la celebración del cónclave ordinario inicialmente previsto para julio de este año tampoco entra en los planes del gallego.

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Brais Lorenzo)

El clamor interno en contra de la petición de Álvarez de Toledo ha sido rápidamente zanjado por González Pons. El vicepresidente del Grupo del Partido Popular en el Paramento Europeo, convertido junto a Cuca Gamarra en la máxima autoridad del partido en lo que resta de mes, ha hecho un llamamiento desde Génova a "resolver algunos problemas que hemos venido arrastrando" en el cónclave "urgente" de abril. "Este congreso no es de refundación del PP, pero sí de reinicio", ha subrayado. "En él no hay lugar para un debate profundo sobre ideología", defendía.

Ayuso pide dar la "batalla cultural"

Al margen de reclamar que el partido "expulse" de inmediato a todos los que participaron en la investigación interna contra ella y su familia, Isabel Díaz Ayuso alineó este martes su intervención con la de Cayetana Álvarez de Toledo tras levantar la voz para pedir a Alberto Núñez Feijóo "dar la batalla cultural" en la nueva etapa del partido. "Cada vez que nos hemos mimetizado con la izquierda, hemos perdido toda la credibilidad", defendía la madrileña.

Foto: Fotografía: Alberto Ortega/Europa Press

Entendiendo la relación con Vox como uno de los grandes desafíos que le toca encarar al barón gallego, Isabel Díaz Ayuso quiso dar su opinión al respecto ante la Junta Directiva Nacional. "Negar que quien hoy vota a Vox o, en menor medida, a Ciudadanos era nuestro votante es estar completamente ciego y alejado de la realidad", manifestaba, haciendo un llamamiento velado a entenderse con los de Santiago Abascal porque "nos une un objetivo común: cambiar el rumbo de España".

Un congreso exprés

La próxima gran cita del PP tendrá lugar en Sevilla los próximos 1 y 2 de abril. Allí, y salvo sorpresa mayor, Alberto Núñez Feijóo cogerá las riendas del Partido Popular sin ningún tipo de resistencia por parte de la dirección saliente. En el comité organizador quieren priorizar los tiempos a cualquier otra cuestión para cerrar "cuanto antes" la herida que ha dejado la guerra sin cuartel entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso.

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Rodrigo Jiménez)

El viernes 1 de abril Feijóo será proclamado presidente de PP. El sábado, aunque se descarta el debate de ponencias, se dotará al cónclave de un cierto "contenido político", con el barón gallego definitivamente al frente del proyecto. Juanma Moreno, que ejercerá de anfitrión, será el encargado de poner punto y final al congreso. El PP no perderá ni un solo minuto, pues está previsto que el domingo 3 de abril se celebre el primer Comité Ejecutivo Nacional de la era Feijóo, en el que anunciará los miembros que compondrán su dirección nacional.

Todos los detalles se irán definiendo en el seno del comité organizador que, además de González Pons, contará con representantes de todas las autonomías propuestos por las respectivas direcciones territoriales, entre los que destacan importantes figuras del marianismo. Un ejemplo son Juan Carlos Vera, colaborador del expresidente del Gobierno, que ocupará la secretaría general del órgano político; José Antonio Bermúdez de Castro, responsable de los compromisarios, o Marilar de Andrés, que coordinará la relación del comité con la prensa.

"Unidad, unidad y unidad". Es la única receta con la que el PP afronta el momento más sombrío de su historia política reciente. Todo lo que lo desvíe de esa hoja de ruta se mira con lupa. Ese es uno de los motivos por los que diferentes dirigentes del partido, algunos con asiento en el comité organizador llamado a pilotar el congreso de abril, han rechazado de plano la propuesta a la que puso voz este martes Cayetana Álvarez de Toledo: la inclusión de una "ponencia política" en el cónclave para "definir con claridad nuestra posición ideológica". No se hará tal cosa, primero por un ajustado calendario que impide la preparación de un debate "con garantías" y segundo porque los populares entienden que el ideario que se fraguó en Valencia el pasado mes de octubre, "en el que todos estábamos de acuerdo, incluido Feijóo", es hoja de ruta suficiente. Al menos de momento.

Partido Popular (PP) Juanma Moreno Pablo Casado
El redactor recomienda