Es noticia
Menú
Sánchez descarta enviar material militar "ofensivo" a Ucrania y se alinea con Podemos
  1. España
UP presiona con el 'no a la guerra'

Sánchez descarta enviar material militar "ofensivo" a Ucrania y se alinea con Podemos

El presidente cuida especialmente a su socio, con información y coordinación, para evitar una crisis en la coalición. Reúne al Comité Federal del PSOE para unificar posiciones

Foto: Sánchez, junto al Rey, en el Mobile. (Reuters/Albert Gea)
Sánchez, junto al Rey, en el Mobile. (Reuters/Albert Gea)

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz están intentando, como pueden, que el Gobierno de coalición no reviva otra crisis, esta vez por un asunto de máxima relevancia: la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El presidente ha elevado el tono hacia Vladímir Putin, calificándolo de “sátrapa”, y ha orientado su estrategia mirando a sus colegas europeos. Pero en el Ejecutivo conviven dos sensibilidades y en Unidas Podemos se muestran claramente contrarios a un incremento de los efectivos y recursos militares en la zona. En Presidencia, asumen esta misma postura.

El Gobierno está viendo cómo la situación en Ucrania cambia cada día, incluso cada hora. La UE está implementando medidas contra Rusia de forma progresiva y España está, de momento, apoyando todas. Pero ¿qué ocurriría en caso de escalada militar? Los socios de la coalición ya han abordado esta posibilidad a través de las conversaciones prácticamente diarias que están manteniendo Sánchez y Díaz. Presidente y vicepresidenta segunda han abierto un ‘teléfono rojo’ para intentar que la coalición no se embarre, como ocurrió hace un mes con motivo de la movilización del Ejército del Aire y la Armada. Una parte de UP, con Ione Belarra a la cabeza, enarboló el 'no a la guerra', elaborando incluso una "agenda por la paz". El PSOE tuvo que salir al paso con un contundente mensaje de que la política exterior la marca el presidente.

A día de hoy, la situación es mucho peor. Rusia ha invadido Ucrania y en las últimas horas se han visto bombardeos contra edificios residenciales. En Kharkiv, por ejemplo. Ante este escenario, Sánchez ha garantizado a sus socios que no contempla que España participe en un conflicto armado en Ucrania. Al menos de momento. Según fuentes gubernamentales, el objetivo del Ejecutivo pasa por evitar dos aspectos: enviar material armamentístico al país invadido y que los militares desplegados en zonas próximas al conflicto se sumen en algún tipo de contienda armada. El propio Sánchez ha confirmado en una entrevista en TVE este lunes que no contempla enviar dicho material militar con carácter "ofensivo".

El Gobierno se ha limitado, siempre de momento, a enviar 20 toneladas de equipos militares de protección, desde cascos balísticos hasta chalecos antibalas o trajes NBQ. Material "defensivo", ha insistido Sánchez, enmarcado en la respuesta europea. La actual misión de las Fuerzas Armadas, donde hay desplegados casi 800 efectivos, tiene el objetivo de intentar disuadir a Rusia para favorecer los acuerdos en el nivel político y diplomático.

Foto: Foto: EFE/Quique García.

Pero el Ejército ruso sigue atacando Ucrania y eso hace al Gobierno de coalición vivir en una situación de elevada inestabilidad. Si España tiene que comprometerse, en el marco de la OTAN, a enviar tropas militares las consecuencias pueden ser “imprevisibles” a nivel interno, apunta un alto cargo del Gobierno. "Ese escenario nos tensaría mucho", apuntan desde UP. Estas diferencias son evidentes y palpables, pero, de momento, los líderes están manejando la situación mejor que hace un mes. El compromiso pactado es, a día de hoy, el de no intervenir militarmente.

Sánchez informa a Díaz

Sánchez adelantó este fin de semana a Yolanda Díaz que la ministra de Defensa, Margarita Robles, iba a anunciar el envío de más tropas a los países cercanos a Ucrania. El contingente español, de esta forma, se verá reforzado y eso ha tenido que ser explicado internamente en el Gobierno. La OTAN “no acepta amenazas”, proclamó Robles, que mantiene profundas discrepancias con UP. El PSOE, por tanto, está compartiendo con sus socios información y estrategia. En el Comité de Situación que preside Félix Bolaños participa, además, el Ministerio de Trabajo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Quique García)

Fuentes de la Vicepresidencia segunda apuntan que en este momento “la coordinación es absoluta” y que ambos socios, PSOE y UP, se encuentran “trabajando al unísono” para evitar disfunciones. El área dirigida por Yolanda Díaz ha transmitido a Sánchez que no desean un incremento de la presencia militar española en la zona y que lo oportuno sería seguir la vía diplomática para “apoyar” las conversaciones de paz que se han iniciado este lunes.

Pero Díaz también tiene discrepancias internas en el área morada. Este lunes han emergido después de que Javier Sánchez Serna, que es miembro de la Mesa del Congreso, expresara su posición contraria a una escalada militar. “No se puede hacer la guerra en nombre de la paz”, proclamó el portavoz de Podemos, formación a la que no pertenece la ministra de Trabajo. Esta actitud de pie en pared de los morados ha provocado que la presidenta de Ciudadanos, que está a punto de dar a luz, haya pedido al presidente el cese de los ministros de UP.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) conversa con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (d), junto a la ministra de Economía, Nadia Calviño (c). (EFE/Mariscal)

En el PSOE también conviven diferentes sensibilidades respecto a la posibilidad de un incremento de la presencia militar de los países occidentales. Sánchez ha convocado al Comité Federal del partido este domingo, consciente de que para los socialistas la guerra y una intervención militar son un asunto que puede abrir heridas internas. El objetivo es transmitir el mismo mensaje que ya avanzó la pasada semana desde Moncloa: unidad con Europa, con la OTAN y confianza en la vía diplomática. En Moncloa, destacan que el presidente del Gobierno llega al pleno monográfico del miércoles en el Congreso con una "posición de país" sólida, salvo Vox.

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz están intentando, como pueden, que el Gobierno de coalición no reviva otra crisis, esta vez por un asunto de máxima relevancia: la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El presidente ha elevado el tono hacia Vladímir Putin, calificándolo de “sátrapa”, y ha orientado su estrategia mirando a sus colegas europeos. Pero en el Ejecutivo conviven dos sensibilidades y en Unidas Podemos se muestran claramente contrarios a un incremento de los efectivos y recursos militares en la zona. En Presidencia, asumen esta misma postura.

Conflicto de Ucrania Pedro Sánchez Yolanda Díaz PSOE Moncloa
El redactor recomienda