Es noticia
Menú
Pedro Sánchez tilda a Putin de 'sátrapa' al fijar la posición española sobre la crisis de Ucrania
  1. España
  2. Cataluña
Asisten el Rey y Pere Aragonès

Pedro Sánchez tilda a Putin de 'sátrapa' al fijar la posición española sobre la crisis de Ucrania

Tanto Aragonès como Pedro Sánchez y el propio Felipe VI han centrado la enjundia de sus discursos en el actual conflicto, alineándose sin fisuras con la postura de la Unión Europea

Foto: Foto: EFE/Quique García.
Foto: EFE/Quique García.

Pedro Sánchez aprovechó su asistencia a la cena del Mobile World Congress en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) para fijar la posición española en la crisis ucraniana. Lo hizo en un tono inusualmente duro para lo que es la diplomacia. Tildó al presidente ruso, Vladímir Putin, de "sátrapa" en dos ocasiones y aseguró que las sanciones no acabarían hasta que las fuerzas rusas retrocediesen hasta la frontera ucraniana. La cena del MWC reunió además a Felipe VI y al presidente catalán, Pere Aragonès. Ambos también se refirieron a Ucrania, alineándose con Sánchez, aunque en otro tono, y también con la posición de fuerza asumida por la UE.

Tanto Aragonès como Pedro Sánchez y el propio Felipe VI han centrado la enjundia de sus discursos en la guerra de Ucrania, alineándose sin fisuras con la UE: “Los sátrapas como Putin no se van a salir con la suya”, aseguró Sánchez. Por un momento, las tres instituciones estaban de acuerdo en algo.

Foto: Pedro Sánchez durante la declaración institucional por la operación militar rusa en Ucrania esta mañana. (EFE/Javier Lizón)

Según Pedro Sánchez, "el progreso en cualquier sociedad depende de la paz y del cumplimiento de las normas, todo lo contrario que Putin, que representa la guerra y el expansionismo". El presidente ruso es "una amenaza a la seguridad", según explicitó Sánchez en su discurso. En esta crisis “se ven amenazadas nuestra seguridad y nuestros valores, ya que el mundo tiene que regirse por la ley y no por la venganza de un sátrapa”. Palabras muy duras de Pedro Sánchez.

“Estas sanciones durarán hasta que Putin no abandone Ucrania, toda Ucrania”, ha advertido en un tono muy, muy duro con Rusia. El presidente español ha abogado por “la paz, la soberanía nacional, la integridad territorial, el orden internacional y la carta de derechos de las Naciones Unidas”.

El Rey, con Ucrania

El Rey también se refirió a la crisis bélica en el país eslavo asegurando que "Ucrania está en la mente y en el pensamiento de todos. Lo último que habríamos imaginado es que nos reuniríamos aquí en la oscuridad de una guerra en el este de Europa".

“Esto es inaceptable en una nación independiente, miembro de las Naciones Unidas y amiga de la UE y de España. España se ha comprometido a ayudar. Esta guerra es una amenaza a Europa y al orden mundial. España está siguiendo con gran preocupación la crisis en Ucrania y apoyamos la paz y la integridad territorial de su país”, añadió Felipe VI.

Pere Aragonès fue más tibio en su intervención, pero se alineó con el apoyo a Ucrania, sin ninguna duda: “Antes de comenzar, me gustaría reconocer rápidamente la dificultad de celebrar cenas como esta de hoy debido a la invasión de Ucrania por parte de Rusia esta semana, que condenamos enérgicamente. La independencia de Ucrania y su pueblo deben ser protegidos. Cataluña está con ellos y con el resto de nuestros socios europeos. Nuestros pensamientos están con las comunidades ucranianas aquí y en todo el mundo, Cataluña siempre estará con ellos en solidaridad y se une a ellos en su deseo de paz”. Por tanto, la Corona, el Gobierno español y la comunidad autónoma de Cataluña se mostraron en la misma onda en un momento muy delicado de esta crisis internacional.

placeholder Foto: EFE/Quique García.
Foto: EFE/Quique García.

Contexto contrario al independentismo

Aragonès tuvo que soportar un acto lleno de referencias al "respeto a la soberanía nacional" o el "mantenimiento de la unidad territorial", justo lo que había querido dinamitar el independentismo en 2017. Pero sin mayor trascendencia. El clima fue de total normalidad en la visita del Rey a Barcelona con motivo de la inauguración oficial de Mobile World Congress, que vuelve a celebrarse de manera presencial. Con el foco mundial puesto en Ucrania y las ganas de la capital catalana de recuperar la actividad turística, ni siquiera los más radicales han convocado una protesta ante la llegada del monarca. De manera que la cena en el Museu Nacional d’Art de Cartalunya (MNAC) que ha reunido al Rey, al presidente español, Pedro Sánchez; y al presidente catalán, Pere Aragonès, se ha celebrado con total normalidad. La crisis ucraniana ha copado los discursos, aparcando por una noche la cuestión catalana. Fuentes de Presidencia de la Generalitat aseguraron que el clima fue frío en el cóctel antes de la cena, pero reconocieron que Aragonès y el Rey hablaron, cómo no, de Ucrania.

El mayor acto de desafío por parte del independentismo fue que ni la alcaldesa Ada Colau ni Aragonès acudieron a recibir al Rey a su llegada al MNAC, algo que ya es habitual en lo que se denomina de manera popular 'el besamanos'. Pero más allá de eso, el acto se movió en unos parámetros de total normalidad.

Pedro Sánchez aprovechó su asistencia a la cena del Mobile World Congress en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) para fijar la posición española en la crisis ucraniana. Lo hizo en un tono inusualmente duro para lo que es la diplomacia. Tildó al presidente ruso, Vladímir Putin, de "sátrapa" en dos ocasiones y aseguró que las sanciones no acabarían hasta que las fuerzas rusas retrocediesen hasta la frontera ucraniana. La cena del MWC reunió además a Felipe VI y al presidente catalán, Pere Aragonès. Ambos también se refirieron a Ucrania, alineándose con Sánchez, aunque en otro tono, y también con la posición de fuerza asumida por la UE.

Conflicto de Ucrania Pedro Sánchez Rey Felipe VI
El redactor recomienda