Es noticia
Menú
El Gobierno celebrará el debate de la nación tras la cumbre de la OTAN y sin Feijóo
  1. España
PLENO EXTRAORDINARIO EN JULIO

El Gobierno celebrará el debate de la nación tras la cumbre de la OTAN y sin Feijóo

Sánchez pospone una vez más el calendario, mientras la oposición denuncia una estrategia de "marketing' político" para despegarse de Pegasus. La Mesa rechaza que el líder del PP pueda tomar la palabra en el Congreso

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Ni marzo, ni mayo ni tampoco junio. El Gobierno no celebrará el debate sobre el estado de la nación antes de que finalice el periodo ordinario de sesiones y diluirá su importancia con un pleno extraordinario que no se fijará hasta el próximo mes de julio. El PSOE justifica este cambio en la saturada agenda política prevista para las próximas semanas, que reduce al mínimo el margen posible para celebrar la sesión, que la oposición exige desde hace más de un año. De hecho, Ciudadanos ya interpeló sobre la cuestión el pasado mes de febrero al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que se comprometió a no posponerlo más allá de mayo o, como mucho, junio. "Es una tomadura de pelo", coinciden varias fuentes de la bancada de la derecha, que, además del calendario, ven una nueva maniobra de Sánchez para afrontar el examen parlamentario henchido de triunfalismo tras la cumbre de la OTAN, que se celebra en Madrid el 29 y 30 de junio.

Por diferentes motivos o intereses, el debate sobre el estado de la nación lleva más de siete años sin convocarse. El último se celebró a principios de 2015, entonces con Mariano Rajoy en la Moncloa. Ni Vox, ni Ciudadanos ni Podemos han participado nunca en ninguno. Sánchez ha obviado la presión de la oposición y el Gobierno ha ido dilatando un debate que, al menos de momento, sigue sin fecha. En el PSOE, reconocen que el adelanto electoral en Andalucía o la acogida de la cumbre de la OTAN no son los únicos motivos para posponer su convocatoria, y apuntan a que el escándalo de Pegasus ha trastocado los planes del jefe del Ejecutivo.

Foto: Pedro Sánchez, en una rueda de prensa correspondiente a una cumbre de la OTAN. (EFE/Horst Wagner) Opinión

Más allá de la evidente debilidad parlamentaria del Gobierno por la polémica de las escuchas al independentismo y la destitución de la directora del CNI, Pegasus ha precipitado un pleno monográfico de Pedro Sánchez sobre el escándalo del espionaje, que se celebrará previsiblemente el próximo 26 de mayo. Dos días antes, el presidente viajará al Foro de Davos, que vuelve a reunirse presencialmente tras un parón de dos años. La semana del 13 de junio no habrá actividad parlamentaria por coincidir con los últimos días de campaña de las elecciones andaluzas.

Además de la comparecencia para dar explicaciones sobre el espionaje político, con la que Sánchez tratará de dar carpetazo a la polémica, el jefe del Ejecutivo afrontará en las próximas semanas otros dos plenos monográficos: uno para explicar el cambio de posición sobre el Sáhara —que forzaron hace semanas tanto el PP como los socios del Gobierno— y otro para informar sobre las conclusiones del próximo Consejo Europeo. El PSOE ya se ha comprometido a que las tres comparecencias pendientes de Sánchez se celebrarán de forma separada.

Foto: La exdirectora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Paz Esteban. (EFE/Emilio Naranjo)

Antes de que finalice el presente periodo de sesiones, el Gobierno debe dar encaje parlamentario a las leyes pendientes de tramitación, aunque la crisis con sus socios podría dilatar algunas de las más esperadas por el Ejecutivo. Es el caso de la reforma de la llamada 'ley mordaza' que, según fuentes parlamentarias, continúa atascada en el Congreso sin visos de avance, pese a que la intención era sacarla adelante antes de verano. Voces de diferentes fuerzas de la oposición ven como "síntoma" de su debilidad parlamentaria que Sánchez deje en cola la tramitación de proyectos legislativos, ante el temor, dicen, de que no salgan adelante.

En los últimos días, Pedro Sánchez ha atravesado uno de los momentos más delicados de la legislatura. La voladura de puentes con sus socios habituales y la renuncia a un acercamiento con el PP han evidenciado una debilidad de la que ahora intenta recuperarse para cumplir con su máxima: agotar la legislatura. Al margen de la apretada agenda nacional e internacional del presidente, el jefe del Ejecutivo esperaba llegar al debate sobre el estado de la nación con un ambiente político más propicio. El mes de julio será idóneo para ese objetivo. Sánchez tratará de opacar la crisis política con un impulso a su agenda económica, y llegará a su última —y extraordinaria— cita parlamentaria en verano y mecido por la cumbre de la OTAN. "Es 'marketing' político", censuran fuentes del primer partido de la oposición.

El PSOE descarta que Feijóo participe

Con todo, lo que descartan categóricamente en el PSOE es que Alberto Núñez Feijóo pueda medirse a Pedro Sánchez en el debate de la nación, una posibilidad que ya se tanteó desde que el gallego confirmó su salto a Madrid. El líder del PP aterrizará oficialmente en el Senado durante la última semana de mayo, y desde allí tendrá oportunidad de confrontar con Sánchez en dos ocasiones: o el pleno del 7 de junio y en el del 21. Sin embargo, el presidente del Gobierno no está obligado a acudir a la Cámara Alta, por lo que el PP aún no ha cerrado la puerta de solicitar a la Mesa del Congreso la participación de Feijóo en el debate del estado de la nación, pese a carecer de escaño en el Congreso.

Foto: Feijóo, en la clausura del congreso del PP de Pontevedra. (EFE/Salvador Sas)

Fuentes populares explican que evitarán "retorcer" o "forzar" el reglamento de la Cámara y que, de momento, "no es un asunto prioritario", pero añaden que existen vías, como solicitar un informe a los servicios legales del Congreso para comprobar la posibilidad legal de que Feijóo dé la réplica a Sánchez en el Congreso en condición de senador y de presidente del Grupo Parlamentario Popular, pero sin escaño. El artículo 196 del Reglamento de la Cámara Baja establece que en este foro solo podrá hacer uso de la palabra "un representante de cada grupo parlamentario". Los populares justifican que no aclara que tenga que ser necesariamente un diputado y que "está abierto a interpretaciones", pero reconocen la dificultad de que la presidencia avale la entrada de Feijóo.

En efecto, fuentes del PSOE y del entorno de Batet ya avanzan que no hay posibilidad de que la Mesa del Congreso —donde los socios gubernamentales cuentan con mayoría— avale una petición de esas características. "No sería retorcer el reglamento, sino tirarlo directamente a la basura", arguyen. Recuerdan, además, que solo existe un precedente que juega en contra del PP: siendo senador, Antonio Hernández Mancha intentó confrontar con Felipe González en el Congreso, pero los servicios de la Cámara no lo permitieron. "El reglamento no se modifica para excepciones. En la tribuna del Congreso solo pueden hablar diputados", zanjan en el PSOE.

Ni marzo, ni mayo ni tampoco junio. El Gobierno no celebrará el debate sobre el estado de la nación antes de que finalice el periodo ordinario de sesiones y diluirá su importancia con un pleno extraordinario que no se fijará hasta el próximo mes de julio. El PSOE justifica este cambio en la saturada agenda política prevista para las próximas semanas, que reduce al mínimo el margen posible para celebrar la sesión, que la oposición exige desde hace más de un año. De hecho, Ciudadanos ya interpeló sobre la cuestión el pasado mes de febrero al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que se comprometió a no posponerlo más allá de mayo o, como mucho, junio. "Es una tomadura de pelo", coinciden varias fuentes de la bancada de la derecha, que, además del calendario, ven una nueva maniobra de Sánchez para afrontar el examen parlamentario henchido de triunfalismo tras la cumbre de la OTAN, que se celebra en Madrid el 29 y 30 de junio.

Alberto Núñez Feijóo Pedro Sánchez
El redactor recomienda