Es noticia
Menú
Juanma Moreno al desnudo: una campaña "sin ideología" ni siglas del PP
  1. España
  2. Andalucía
ELECCIONES EN ANDALUCÍA

Juanma Moreno al desnudo: una campaña "sin ideología" ni siglas del PP

Su equipo defiende la marca personal del candidato por encima del partido y de las "trincheras". Quiere congelar su imagen de político moderado y transversal y evitar ruidos que puedan movilizar a otras militancias

Foto: Juanma Moreno, este fin de semana en un acto en Algeciras. (EFE/Carrasco Ragel)
Juanma Moreno, este fin de semana en un acto en Algeciras. (EFE/Carrasco Ragel)

“Por encima de las trincheras ideológicas”. Juanma Moreno está convencido de que el mejor aval para revalidar su cargo de presidente de la Junta de Andalucía es su figura, capaz de aglutinar un mayor número de votos, a derecha y a izquierda, un perfil amable que provoca menos rechazo que el propio partido. Y, por ello, la campaña del PP en las elecciones andaluzas huye del protagonismo de las siglas para centrarse en un candidato que ha crecido en la última legislatura hasta el punto de situarse como el aspirante mejor valorado en las encuestas. En los marcos de ese panorama demoscópico, el popular sigue tomando ventaja, y para mantenerla es clave el control del mensaje, que nadie, incluidos el resto de barones autonómicos o Génova, se mueva un milímetro de la hoja de ruta trazada.

Los populares opinan que pueden alcanzar el apoyo necesario para gobernar en solitario y están dispuestos a rebatir las teorías, tanto desde el PSOE como desde Cs, que enfocan a Vox como única llave posible para que el PP repita en Andalucía. El hilo conductor será la gestión de Moreno en los últimos cuatro años, el legado más inmediato. Si pudiera, el PP congelaría el actual estado de opinión que, según sus cálculos, le garantiza un resultado más que aceptable. Y en esa foto fija el valor más en alza es el candidato, cuyo desafío es infundir confianza y no estorbar.

Foto: Juanma Moreno y Pablo Casado. (EFE/Pepe Torres)

Esta estrategia de desmarcarse de la dirección nacional coincide con la que siguió también Alberto Núñez Feijóo en las elecciones gallegas. Muy personalista. Hasta la cartelera tiene sus similitudes. El logo del PP se arrincona hasta casi desaparecer para destacar la marca del candidato y el protagonismo es también territorial. Pero curiosamente el gallego es hoy el líder del partido y el coordinador de la campaña de Moreno es Elías Bendodo, el nuevo número tres de Feijóo. Y el estilo de Madrid y Andalucía son más parecidos que nunca.

Esta táctica electoral no es extraña en comicios municipales. Así, las siglas también pasaron a un segundo plano en el caso de campañas como la de Francisco de la Torre en Málaga, Borja Sémper en San Sebastián o Xavier García Albiol en Badalona. Ocurre cuando el candidato tiene más peso que el partido, o cuando interesa destacarlo por encima de otras marcas, y hay también otros casos de políticos socialistas, como el alcalde de Vigo, y de la izquierda, como fue el de Pablo Iglesias.

Al priorizar la figura por encima del partido, Juanma Moreno señala una ventaja competitiva con quien se supone que será su principal rival, el socialista Juan Espadas, que parte con un grado de conocimiento muy bajo y la obligación de centrar su campaña en la marca PSOE sobre la suya propia.

Foto: Macarena Olona (Vox) y Juanma Moreno (PP). Imagen: EC Diseño.
Andalucía vira a la derecha y el PP estaría al borde de la mayoría absoluta
Itziar Reyero Datos: Unidad de Datos Diseño: Laura Martín

El propio candidato popular argumenta que ahora “es más fácil votar a Juanma Moreno que votar al PP”, según apuntó este lunes en una entrevista en Antena 3. Y justo con el viento a favor, cuando los sondeos sitúan al PP muy cerca de la mayoría absoluta, lo más sensato es evitar cualquier ruido que pueda enturbiar la campaña. Por ello, Moreno quiere limitar la presencia de barones regionales del PP en el tiempo preelectoral y prevé tan solo dos o tres actos con el nuevo líder nacional. Es, en su opinión, la manera de mantener el control en la carrera hacia San Telmo y garantizar que el único mensaje es el suyo.

Huir de Castilla y León

En el fondo, lo que trata de evitar es lo que ocurrió en las elecciones de Castilla y León, donde el debate nacional dominó la campaña y líderes como Isabel Díaz Ayuso, el mismo Feijóo (antes de relevar a Pablo Casado) o incluso José María Aznar convulsionaron la campaña del PP. Demasiadas interferencias por parte de los barones. Fuentes del PP apuntan que en Andalucía no hay ningún problema con Génova, ni antes ni ahora, sino que se trata de marcar territorio y estilo y, en el hipotético caso de que hubiera caravanas llegadas desde Madrid, evitar que interfieran.

La campaña de Moreno se centrará en Andalucía y en ensalzar las políticas del cambio. “Si el nuevo modelo andaluz avanza con una mayoría amplia y suficiente, nos esperan grandes años por delante”, ha apuntado el candidato, que se esforzará en demostrar que su gestión ha sido buena para Andalucía y en consolidar una mayoría “serena y constructiva”.

placeholder El entonces presidente del PP, Pablo Casado, junto a Feijóo, Mañueco y Díaz Ayuso en la campaña de Castilla y León. (EFE/Nacho Gallego)
El entonces presidente del PP, Pablo Casado, junto a Feijóo, Mañueco y Díaz Ayuso en la campaña de Castilla y León. (EFE/Nacho Gallego)

Por ahora no se ha confirmado la agenda de campaña, aunque se da por hecho que Feijóo no bajará a Andalucía más que dos o tres veces. También que algún dirigente nacional más acompañará a Moreno, pero fuentes del partido insisten en que todavía es pronto para cerrar esos detalles, pues todavía quedan por cerrar las listas.

Es, por tanto, una incógnita qué papel jugarán en las próximas semanas presidentes autonómicos como Alfonso Fernández Mañueco o Isabel Díaz Ayuso. Moreno participó en varios actos previos a las autonómicas en Castilla y León, tras las que el PP se vio obligado a pactar con Vox. Pero estuvo bastante ausente en la carrera de la presidenta madrileña, a quien el candidato andaluz le gustaría emular, en el sentido de lograr un Gobierno monocolor, pero con quien tiene pocos puntos en común. Moreno, como lo era antes Feijóo, es uno de los barones más alejados de esta política. Y su campaña será totalmente opuesta, pues la agitación del electorado es lo último que persigue el actual presidente andaluz.

“Por encima de las trincheras ideológicas”. Juanma Moreno está convencido de que el mejor aval para revalidar su cargo de presidente de la Junta de Andalucía es su figura, capaz de aglutinar un mayor número de votos, a derecha y a izquierda, un perfil amable que provoca menos rechazo que el propio partido. Y, por ello, la campaña del PP en las elecciones andaluzas huye del protagonismo de las siglas para centrarse en un candidato que ha crecido en la última legislatura hasta el punto de situarse como el aspirante mejor valorado en las encuestas. En los marcos de ese panorama demoscópico, el popular sigue tomando ventaja, y para mantenerla es clave el control del mensaje, que nadie, incluidos el resto de barones autonómicos o Génova, se mueva un milímetro de la hoja de ruta trazada.

Juanma Moreno Elecciones Andalucía
El redactor recomienda