"Descontrol" y recelo por parte de las CCAA

España desconfina 7,5 millones de niños sin un estudio "esencial" que llegará en junio

Tras una nueva semana de anuncios y rectificaciones la salida a la calle de los menores se produce sin que arranque el estudio de 60.000 test sobre la prevalencia del coronavirus

Foto: Galicia ya ha empezado a hacer 100.000 test en centros de salud como este de Lugo. (EFE)
Galicia ya ha empezado a hacer 100.000 test en centros de salud como este de Lugo. (EFE)

El Gobierno da luz verde este domingo al desconfinamiento de 7,5 millones de menores de 14 años (censo del INE de 2018) sin que se tenga noticia aún del estudio de seroprevalencia que, hasta esta misma semana, era un elemento "básico" según el Ejecutivo para poder "dar pasos con mayor rigor y de forma expresa por colectivos o territorios" (María Jesús Montero) y "esencial para monitorizar la evolución de la infección en la población y saber con precisión su prevalencia" (Salvador Illa). Pues bien, ese estudio —que afectaría a un mínimo de 60.000 personas de todo el territorio— no empezará hasta este lunes por problemas de "descontrol" y las objeciones de algunas CCAA y, cuando comience, no estará terminado por lo menos hasta mediados de junio.

Pese a ello, desde el Gobierno permitirá que millones de menores de 14 años —con sus acompañantes— puedan salir ya a la calle sin un estudio que debe desvelar la prevalencia del coronavirus en la población así como el porcentaje de inmunizados, y que ha pasado, en cuestión de horas, de ser esencial para el Ejecutivo a solo "una medida más para la toma de decisiones". Tras rectificarse a sí mismo en un día, el ministro Illa —que el jueves aseguraba que el estudio no podría empezar el lunes— anunciaba el viernes que sí arrancaría ese día en la mayoría de regiones. Pero que "no necesariamente hay que esperar a la conclusión del estudio. Se puede usar como un indicador más para ir guiando la transición hacia la nueva normalidad".

El estudio, desarrollado por el Ministerio Sanidad, junto al Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), el Instituto Nacional de Estadística (INE) y las comunidades autónomas, pretende testar a 36.000 hogares y un mínimo de 60.000 personas, niños y adultos, distribuidos por todo el territorio nacional con un criterio de población para calcular la prevalencia de infección del coronavirus y sus posibles cambios en el tiempo.

El domingo, varias CCAA expresaron a Sánchez sus dudas de que una firma privada accediera a datos de 60.000 pacientes. El resultado: que las regiones tomen las muestras y "problemas de logística"

Sin embargo, los problemas han obligado varias veces a retrasar su comienzo, aunque desde Sanidad insisten en que "no hay ningún retraso". El ministro aseguraba el jueves en la Comisión del Congreso que arrancaría esta semana que entra, "pero no el lunes". Y se argumentaban problemas "logísticos" de las Comunidades Autónomas. Sin embargo, un día después, la consejera de Sanidad del Gobierno vasco anunciaba que el sistema de salud vasco empezaría este lunes mismo su trabajo de campo correspondiente al estudio nacional y que en el caso de Euskadi son muestras de más de 5.000 personas.

"Descontrol" y manos privadas

De ese mismo descontrol organizativo se queja el Gobierno regional de Castilla y León, cuya consejera de Sanidad veía "muy difícil comenzar el lunes". Verónica Casado denunciaba que el Ministerio no ha organizado la logística necesaria para testar, en el caso de esta región, a 10.140 personas. "No hemos recibido kits para el estudio ni se han organizado las citas", e incluso denuncia que "no sabemos ni a quién citar" porque el INE, uno de los organismos que participan, ha facilitado la información sobre las calles y los números en los que viven las familias a las que hay que testar pero no el piso. También avisa que hay que formar a los entrevistadores para "homogeneizar" la recogida de datos de todas las CCAA.

Al parecer, uno de los problemas del estudio surgió el pasado domingo durante la conferencia telemática de Pedro Sánchez con los presidentes autonómicos. Varios de ellos le advirtieron de los problemas y las dudas que podrían conllevar la participación en el estudio, prevista inicialmente, de una empresa privada al manejar datos sobre pacientes. Tras esa conferencia, y las objeciones que se plantearon a que los datos de 90.000 pacientes españoles pudieran ponerse en manos privadas, el Ejecutivo anunció unos días después que debían ser las propias comunidades autónomas las que hicieran los test, en los domicilios, hospitales o en los centros de salud, de aquellas familias seleccionadas por el INE. Y muchas de esas comunidades mostraron su desconcierto y la imposibilidad de que toda la logística arrancara este lunes. Consultado el Ministerio de Sanidad sobre si esa objeción a que una empresa privada participara en el estudio ha influido en el retraso, su respuesta ha sido que "es un estudio muy ambicioso".

Galicia hace 100.000 test

Las dudas y la desorganización han hecho que algunas comunidades se hayan lanzado a hacer su propio estudio para el desescalonamiento. Fuentes oficiales del Gobierno gallego consultadas por este medio aseguran que "nosotros ya hemos empezado este jueves una oleada de 50.000 y luego vendrá otra de 50.000 más: 100.000 para Galicia, con 2,8 millones de población, frente a 60.000 del Gobierno para toda España. Creemos que cuantas más pruebas se hagan más claro tienes el mapa de la inmunidad en el territorio. Es como una encuesta de intención de voto: si haces 4.000 test, que son los que prevé el estudio del Gobierno central, el margen de error será mucho mayor que si tienes 100.000". El estudio era una vieja reivindicación de Alberto Núñez Feijóo "desde el minuto uno de la pandemia —dicen en la Xunta— y así se lo ha dicho en las seis conferencias de presidentes. Y hemos decidido hacerlo nosotros cuando hemos visto que se seguía aplazando".

También Euskadi ha decidido comenzar este lunes con un plan selectivo de cribado entre personas que han presentado síntomas compatibles con covid-19 en los momentos de mayor incidencia de la enfermedad, pero a las que no se les realizó ningún test. La consejera vasca de Salud, Nekane Murga, ha anunciado la puesta en marcha de esta iniciativa en paralelo al estudio del Gobierno central para poder conocer la "dimensión real" del contagio y afrontar un desescalonamiento "eficaz y seguro". El plan del cribado propio de Euskadi está dirigido, en una primera fase, a 4.147 personas para confirmar cuántas de ellas han pasado la enfermedad y están ya inmunizadas mediante un test de serología con extracción sanguínea en el centro de salud correspondiente.

Galicia ha comenzado por su cuenta a hacer test: hará 100.000 porque lo considera "esencial". Euskadi también empieza el lunes su propio cribado

Por su parte, el Gobierno de Madrid no tiene pensado poner en marcha un plan propio entre la población en general —se conformará de momento con los 6.000 test que le asigna el estudio nacional— pero sí lo hará entre la población sanitaria para comprobar el grado de contagio y prevalencia del coronavirus en ese colectivo. Para ello ha iniciado cinco estudios piloto en los hospitales Fundación Alcorcón, Gregorio Marañón, Príncipe de Asturias, Ramón y Cajal y La Paz. Después se ampliará a los trabajadores de los centros socio-sanitarios y a otros 26 hospitales con test rápidos de anticuerpos como las técnicas denominadas de ELISA. Espera poder finalizarlo entre profesionales en menos de tres semanas.

Resultado final: del 15 al 22 de junio

Más tiempo, hasta mediados de junio, habrá que esperar para saber el resultado final del estudio del Gobierno central que arrancará la semana próxima. A todas las personas que participen, tanto niños como adultos, se les va a realizar un test rápido de inmunocromatografía, con el fin de conocer la presencia, o no, de anticuerpos en sangre, según información adelantada por EP. El test será el 'Orient Gene Covid 19 IgM/IgG', de la empresa Zhejiang Orient Gene Biotech', con marcado CE y que ofrece el resultado en 10 minutos con una sensibilidad superior al 80 por ciento y de especificidad cercana al 99 por ciento. Con un cuestionario epidemiológico en cada hogar y a cada participante seleccionado por el INE se obtendrá información para caracterizar a los participantes como negativos, asintomáticos o personas con posible afectación, presente o pasada, del covid-19.

El estudio de 60.000 test, si no se aplaza más, comenzará el lunes. Antes era "esencial". Hoy, solo "una medida más para la toma de decisiones"

El trabajo de campo en una primera ronda durará dos semanas para recoger la información en los 36.000 hogares (18.000 por semana) distribuidos en 1.500 secciones censales. Serán necesarias tres rondas de seguimiento, según prevé el estudio, y cada ronda deberá esta separada por una semana en la que "se solventarán eventuales problemas logísticos" y se procesará toda la información. Ello implica que el resultado final del estudio llevará entre 8 y 9 semanas, lo que nos coloca —si empezara este lunes— entre el 15 y el 22 junio. El Ministerio confirmaba a preguntas de este medio que el estudio "se hará en tres oleadas pero se ofrecerán resultados preliminares"

Hasta entonces, y según el propio ministro de Sanidad anunciaba este viernes, habrá que conformarse con esos "resultados preliminares significativos conforme vayamos recibiendo las distintas oleadas". La primera prueba de fuego sin embargo será a ciegas, sin estudio hecho de prevalencia, y empieza a las 9 de la mañana de este domingo, cuando se da el pistoletazo de salida para que 7,5 millones de menores de 14 años puedan volver a las calles de España. El estudio de los 60.000 test, si no hay más aplazamientos, comenzará 24 horas después. Antes era "esencial". Hoy, solo "una medida más para la toma de decisiones".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios