"No podemos saber qué haremos el 26 de abril"

Illa matiza a Montero sobre la desescalada: "Estamos en fase dura" de combate al virus

El ministro rehúye anticipar escenarios para que no se pierda de vista que aún quedan más de dos semanas de confinamiento. Sus palabras arrojan más cautelas que las de la portavoz a primera hora

Foto: El ministro Salvador Illa, a su llegada este 8 de abril a la Comisión de Sanidad del Congreso. (EFE)
El ministro Salvador Illa, a su llegada este 8 de abril a la Comisión de Sanidad del Congreso. (EFE)

El Gobierno frena. Frena el optimismo sobre la prontitud de la desescalada del confinamiento. Esos planes están ahí, se están preparando, sí, pero el Ejecutivo no quiere dar aún detalles. Porque no es el momento. Porque, como no se cansó de repetir el ministro Salvador Illa, este miércoles en la Comisión de Sanidad en el Congreso, España está aún en la "fase dura de combate contra el virus". Aún, pues, no ha pasado lo peor. Ya por la tarde repasaba ese paisaje sombrío: el Gobierno no está en condiciones de saber todavía qué hará a partir del 26 de abril.

La advertencia rotunda de Illa, su pesimismo remarcado durante toda la jornada, contrastaba con las palabras más optimistas de la titular de Hacienda, María Jesús Montero, apenas unas horas antes en Antena 3. Aunque la ministra evitó igualmente adelantar escenarios sobre lo que ocurra a partir del 26 de abril —cuando finalice la prórroga de la alarma que mañana jueves autorizará el Congreso—, sí señaló que desde esa fecha los ciudadanos, de forma ordenada y progresiva, "podrán ir recuperando su vida normal, recuperando la ocupación de las calles, de las plazas, de manera muy controlada, para que no haya ningún tipo de pico no esperado de vuelta a los contagios".

Pero el ministro de Sanidad ni mucho menos quiso llegar tan lejos en su comparecencia semanal en la Cámara Baja, y eso que fue interpelado por esa transición, de manera repetida, por los grupos. "No estamos en condiciones de definir los escenarios de desescalada", reiteró.

Los datos confirman el "aplanamiento" de la curva. "Hemos alcanzado el primer objetivo de llegar al pico y estamos en la fase de ralentización", dice Illa


Durante su intervención inicial [aquí en PDF], Illa aseguró que las cifras son positivas, aunque no se pueda bajar la guardia. A partir del 25 de marzo, la pendiente se redujo, y desde el pasado 2 de abril, "comenzó a descender claramente". Y aunque "no hay datos buenos cuando hay personas fallecidas", los datos, dijo, sí confirman "la estabilización de la curva" de contagios", su "aplanamiento". "Hemos alcanzado el primer objetivo de llegar al pico de la curva y ya estamos en la fase de ralentización", subrayó. No obstante, sostuvo, "quedan semanas difíciles" para el sistema sanitario", ya que los infectados por coronavirus que son hospitalizados permanecen ingresados varias semanas.

146.690 contagiados

En España son ya 146.690 los casos confirmados de contagiados por Covid-19, 6.180 más que ayer. Un repunte del 4,4%. Recordó que hace una semana el incremento diario de nuevos casos era del 7%, y hace dos, del 15%. Del total de positivos, más de 7.000 personas han necesitado el ingreso en UCI. Siete días atrás, el aumento diario medio era del 6% y ahora ya es del 3%. Hace dos semanas, el crecimiento de ingresos era del 16%. La presión asistencial, por tanto, ha disminuido.

No hay que trasladar el mensaje de que esto está acabado. Ni mucho menos. Estamos en la fase dura de combate contra el virus

Pero la buena evolución observada, advirtió Illa, no quiere decir que el trabajo esté hecho. "El Gobierno no levanta ningún confinamiento", recordó a los grupos. Tanto, añadió, que lo que hará mañana jueves el presidente, Pedro Sánchez, es pedir autorización a la Cámara para una nueva prórroga de la alarma en los mismos términos que se aprobó. Illa insistió en que el objetivo ha de ser "consolidar la ralentización". "Tenemos un número de fallecidos que nos hiere. Estamos en la fase dura", rubricó. Lo único que sí concluye, este 9 de abril, es el parón de la actividad económica no esencial: si se introdujo el permiso retribuido recuperable fue para "bajar la movilidad" para impedir más contagios y rebajar la "tensión" en el sistema hospitalario. Ahora se "enlaza" con unos días de vacaciones por la Semana Santa y se vuelve "al estadio anterior", al que abrió paso la declaración del estado de alarma del 14 de alarma.

Illa matiza a Montero sobre la desescalada: "Estamos en fase dura" de combate al virus

"No hay que trasladar el mensaje de que esto está acabado. Ni mucho menos. Estamos en la fase dura de combate contra el virus", dijo una y otra vez el ministro. De modo que Sanidad no considera pertinente "llamar al relajamiento". "Nos equivocaríamos". Illa defendió que es "obligación del Gobierno" trabajar en los escenarios de transición. Escenarios que no han llegado "todavía". "Hay que preverlos, discutirlos, pensar despacio. Pero no estamos en ellos", afirmó, para machacar a fuego la letanía de que España no puede descuidarse porque está "en la fase dura".

Test rápidos y seroprevalencia

También José Luis Ábalos, ministro de Transporte, en la comparecencia conjunta con la titular de Industria, Reyes Maroto, vino a rebajar expectativas. Lo que había hecho Montero es simplemente "recordar la fecha en la que acabaría el estado de alarma que se plantea para su autorización" por el Congreso. "No quiere decir que para entonces la normalidad del país sea la que quisiéramos —precisó con igual cautela Ábalos—. No lo sabemos. Sí es cierto que hay un vencimiento de la fecha del estado de alarma [actual], eso no implica volver a la normalidad. Antes de esa fecha tendremos datos sanitarios que nos indicarán si es posible o no y cómo se puede volver a esa normalidad. La desescalada es un proceso y no tiene una fecha determinada para la vuelta a la normalidad. Está condicionada a la evolución sanitaria del país".

Illa matiza a Montero sobre la desescalada: "Estamos en fase dura" de combate al virus

En una comparecencia ante los medios por la tarde, Illa intentó zanjar esa pequeña distancia con Montero, aunque sin salir de su optimismo: "Las cifras van mejorando pero son todavía importantes. Eso no quiere decir que el Gobierno no está trabajando en escenarios de transición. ¿Cuándo? Dependerá de la epidemia. La ministra portavoz y yo estamos diciendo lo mismo". El ministro ni siquiera se atrevió a decir si puede haber otra prórroga de la alarma en las mismas condiciones que la que se pide al Congreso este jueves. "El Gobierno tiene que necesariamente prever escenarios futuros y pensar que con seguridad habrá un momento que tendremos que ir a una etapa de transición. esto se producirá con seguridad. ojalá sea el 26 de abril. No lo podemos decir hoy, puede que sea un poco más tarde, ya lo veremos [...]. No estamos hoy en condiciones de decir qué vamos a hacer el 26 de abril".

Ábalos también matiza a Montero: "La desescalada es un proceso y no tiene una fecha determinada para la vuelta a la normalidad"

Illa dio pocos datos en el Congreso, y también en la rueda de prensa posterior, de cómo será la transición. Pero hay dos cuestiones claves: los test de diagnóstico y el uso, generalizado o no, de mascarillas. Respecto a lo primero, el ministro insistió en la Cámara Baja en que día a día España realiza ya unas 20.000 pruebas de laboratorio (PCR), las más fiables, por lo que se sitúa "en la banda alta" de los países de su entorno. Y quiere hacer "más". Así, se pretende multiplicar esa cifra por 2,5, llegar a las 50.000 PCR al día. "Pensamos que hay que hacer el máximo número de test posibles y, de hecho, queremos llegar a los 50.000 PCR diarios, pero hay cuellos de botella, como por ejemplo los kits de extracción, que hay que solventarlos". Una vía será la producción nacional. Adicionalmente, se están usando ya kits rápidos —se distribuyó entre las comunidades, entre el domingo y el lunes, un millón de unidades, y ha llegado ya otro millón— para las zonas de prevalencia alta de la enfermedad (residencias y hospitales). De este modo, se amplía "entre un 40% y un 60%" la capacidad de las PCR, ya que libera unidades: si un test rápido arroja positivo, no se hace la prueba de laboratorio.

Illa matiza a Montero sobre la desescalada: "Estamos en fase dura" de combate al virus

Aparte, Sanidad va a lanzar en los próximos días un estudio de seroprevalencia que va a realizar el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística y los servicios de salud de las CCAA para ver el grado de propagación del virus y el porcentaje de población que ya se ha inmunizado. El trabajo, coordinado por la directora del ISCIII, Raquel Yotti, contará con una muestra de 62.400 personas, a través de "un muestreo estratificado con el objetivo de lograr datos representativos a nivel nacional, autonómico y provincial". "Se trata de una información de gran importancia científica y epidemiológica para afrontar las siguientes etapas. Es imprescindible conocer, con más precisión, la dimensión del número de personas afectadas y el estado inmunológico general de la población, con el fin de adoptar con mayor precisión las medidas presentes y futuras en materia de salud pública", señaló Illa, quien aseguró que los datos se darán a conocer "las próximas semanas". Sin embargo, esta muestra, aunque amplia, no es un cribado masivo de la ciudadanía, le recordó la portavoz del PP, Cuca Gamarra.

Contrato con Mondragón para las mascarillas

Por el uso de las mascarillas, Illa también fue insistentemente preguntado por la oposición. Pero se atuvo a lo que ha venido diciendo estos días: no hay una decisión y, cuando se tome, se comunicará, sobre el principio de que el Gobierno "no exigirá nada que no pueda cumplir". Y ahora mismo hay dudas sobre el abastecimiento de esta prenda. Además, el Gobierno estaba a la espera, por ejemplo, de un inminente pronunciamiento, sobre este asunto, del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), que en efecto se materializó por la tarde. Hasta el momento, Sanidad ha repartido 38,7 millones de mascarillas, pero entre profesionales. Illa contó que el Ejecutivo ha cerrado con Mondragón un compromiso de fabricación en un volumen "muy importante". El grupo empresarial producirá, a través de su empresa Bexel Medial, un total de 2,5 millones de mascarillas semanas, o 10 millones al mes, gracias a un contrato de seis meses. La cooperativa, por tanto, suministrará 60 millones de unidades. La maquinaria para la fabricación llegará en los próximos días y los primeros pedidos aterrizarán "en un plazo de tres o cuatro semanas".

Illa insiste en que cuando haya una decisión tomada, el Gobierno informará sobre el uso de mascarillas, cuyo precio "abusivo" no consentirá

Lo que también dijo Illa, en línea con lo asegurado por Sánchez el sábado, es que el Gobierno intervendrá ante los precios "abusivos" que se están registrando en mascarillas, geles y guantes. Es decir, que se intervendrá el mercado, como se hizo con los servicios funerarios. "Los empresarios tienen que cobrar los precios que estaban vigentes antes de la entrada del estado de alarma". El Ejecutivo "no va a consentir ninguna práctica especulativa", pero actuará, dijo el ministro, con "rigor y cautela", porque el mercado "está como está", muy tensionado, para no provocar el desabastecimiento.

Illa no entró en las contradicciones con el conteo de fallecidos. La estadística oficial, centralizada por Sanidad, indica que hay 14.555 muertos ya por Covid-19. Según había recordado el ministro ayer martes, "la definición de caso que tenemos en España es de las más exigentes que hay en Europa, y toda persona que da un diagnostico positivo y fallece lo es por coronavirus". Pero el colapso en los registros civiles impide conocer el número real de decesos, aunque ya hay ciertas evidencias que apuntan a que los fallecimientos son bastantes más de esos más de 14.000 oficiales. Hay, pues, una infranotificación. La más reciente son las comunicaciones de los jueces de licencias de enterramiento. El ministro, no obstante, abundó este miércoles en la misma idea: España sigue las directrices de la OMS a la hora de definir un caso.

Illa matiza a Montero sobre la desescalada: "Estamos en fase dura" de combate al virus

El PP preguntó por el protocolo que emitió Sanidad que permitía volver a los profesionales a sus puestos de trabajo si habían estado siete días sin síntomas. Una regulación que fue criticada por las organizaciones sanitarias y las asociaciones científicas, porque podía poner en riesgo la salud de los trabajadores y de los pacientes. Illa respondió que ese protocolo está en revisión, aunque la publicación del trabajo se desarrolló en colaboración con las CCAA.

El ministro anuncia el aterrizaje en España del avión con 150 respiradores comprado por CLM, Navarra y Cataluña cuya salida había bloqueado Turquía

Por la tarde, en su comparecencia ante los medios, Illa informó de que ya había aterrizado en España el avión con 150 respiradores adquiridos por las comunidades de Castilla-La Mancha, Navarra y Cataluña, cuya salida había sido bloqueada en Turquía la semana pasada. Exteriores logró que pudieran partir hacia Madrid tras el diálogo con Ankara y ahora ya los podrá distribuir de manera inmediata.

Sanidad inicia el ensayo para proteger a los sanitarios frente al Covid-19

En su intervención en el Congreso, Salvador Illa aportó más detalles sobre el ensayo promovido por Sanidad y que busca alternativas para la mejor protección de los profesionales sanitarios. 

Se trata de un ensayo, dijo el ministro, coordinado a través del Plan Nacional del Sida y de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. Se iniciará los próximos días en un total de 62 hospitales de 13 comunidades autónomas, y participarán en el mismo un total de 4.000 profesionales. Será  "el mayor ensayo clínico de estas características en Europa y uno de los más grandes del mundo". Participarán, además de médicos y enfermeros, celadores, farmacéuticos, técnicos de radiología y laboratorio. 

El ministerio ya ha bautizado a este trabajo. Se llama EPICOS, Ensayo Clínico para la Prevención de la Infección por Coronavirus en Sanitarios. Prevé contar con los primeros resultados "en cuatro semanas". Según explicó Illa, permitirá evaluar "diferentes alternativas farmacológicas para prevenir el desarrollo de la enfermedad por Covid-19 en personal sanitario". Para ello, se administrará "de manera preventiva y aleatoria uno o dos principios activos de medicamentos que se compararán con un grupo placebo, siguiendo las indicaciones que la OMS ha dado a la comunidad científica en este tipo de ensayos". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios