RETRASOS EN LOS REGISTROS CIVILES

No, no hay 14.000 muertos por Covid sino muchos más (aunque Sanidad no lo admita)

El colapso de los registros civiles impide conocer el número de fallecidos por Covid, pero numerosas fuentes oficiales ya señalan la discrepancia con la cifra de Sanidad

Foto: Ataúdes en un almacén en Valdemoro (Madrid). (Reuters)
Ataúdes en un almacén en Valdemoro (Madrid). (Reuters)

La pregunta es tan sencilla como fundamental: ¿cuánta gente ha muerto por coronavirus en España? Oficialmente, según los datos del Ministerio de Sanidad, había 13.798 fallecidos a las ocho de la tarde del lunes. Pero no cuadra. Aunque parezca increíble, no pueden ser tan pocos. Tienen que ser más. Son más.

Funerarios, comunidades, alcaldes, jueces y hasta párrocos han dado pruebas de que las cifras dejaban a mucha gente fuera porque a un gran número fallecidos no se les ha hecho ningún test. El Ministerio de Justicia ha pedido a todos los registros civiles el dato actualizado ante el atasco que sufren y que les impide llevar al día el número de permisos de enterramiento. Incluso informes del Ministerio de Sanidad advertían de ese decalaje.

No, no hay 14.000 muertos por Covid sino muchos más (aunque Sanidad no lo admita)

Sin embargo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, preguntado en rueda de prensa por la poca fiabilidad de la estadística de muertes, se aferró al dato oficial: "Quien se muere y ha dado positivo en Covid-19 es una víctima del coronavirus", replicó el ministro al ser cuestionado en varias ocasiones por los periodistas por este tema. "Es un tema muy serio, no jugamos a engañarnos a nosotros mismos". Según el ministro, España es de los países “más exigentes” al contar sus muertos. Y sin embargo, faltan.

¿Cómo cuenta los muertos por coronavirus el Ministerio de Sanidad?

Cuando Sanidad tomó el mando único a raíz del decreto del estado de alarma, ordenó a las comunidades notificar los casos de fallecidos confirmados por Covid-19. Las comunidades han dato datos no homogéneos en otras categorías, pero en esto hay poco margen. Como apenas se realizan test en España a asintomáticos o con síntomas débiles y no hay manos para tantas autopsias, muchos casos sospechosos o fallecidos fuera de los hospitales no han entrado en el recuento, al no haberles sido realizada la prueba PRC para determinar si eran positivos o negativos en coronavirus.

¿Por qué sabemos que hay más?

Aparte del sentido común, hay muchas fuentes oficiales que desmienten los datos de Sanidad. Recapitulemos. En Soria, hasta el 31 de marzo, habían muerto 99 personas más que la media de marzo de los tres años anteriores. Sin embargo, solo había 44 muertos declarados por Covid-19. Este mismo contraste se observa en las provincias de Valladolid, Salamanca, Ávila y Segovia. El alcalde de Igualada, la ciudad más golpeada por el Covid en Cataluña, afirmó hace una semana que no había 75 muertos como decía la Generalitat sino el doble. Párrocos y funerarias se han sumado a la queja de que en sus zonas había más muertos de los declarados.

Podrían ser visiones sesgadas y parciales. Pero los jueces han empezado a advertir de lo mismo. El primero en hacerlo fue el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que pidió a todos los jueces los datos de marzo. Según su recuento, en marzo hubo en la comunidad 1.921 muertos por Covid o sospechosos, el triple de los declarados de manera oficial.

El TSJ de Madrid también dio el martes su recuento. Según este, los jueces de la región firmaron 9.007 licencias de enterramiento en los 15 primeros días del estado de alarma. Oficialmente, en Madrid ha habido 5.371 muertos por Covid.

¿Hace otro recuento el ministerio?

El propio Ministerio de Sanidad, a través del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, tiene un informe diario que recoge el desfase. Se trata del sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo). Pensado para calcular las muertes durante olas de calor, incluye todos los fallecimientos anotados por los registros civiles, independientemente de su causa, y los compara con los esperables según la media histórica de los últimos 11 años para el mismo día. Si esta cifra supera los valores habituales para esta época del año, entonces se habla de un exceso de mortalidad, aunque estos informes nunca hacen alusión a una posible causa. No obstante, en la situación actual, es indudable que este exceso está motivado por el coronavirus.

Según el último informe, entre el 17 de marzo y el 6 de abril, la mortalidad subió un 51% respecto al valor esperado. Eso da un exceso de 12.000 fallecidos, que se aproxima bastante al dato oficial. Pero tiene truco. El propio informe MoMo advierte de que bebe de los registros civiles y que estos van con retraso. “En el momento actual, observamos un retraso en la notificación de defunciones en los registros civiles de varias comunidades autónomas, siendo notable en La Rioja”. Por esta razón, los excesos de mortalidad detectados por el sistema MoMo tienen un “carácter provisional” que cambia con cada informe diario: en apenas dos semanas, se ha pasado de un exceso del 13% al 51% a medida que se van incorporando nuevas defunciones procedentes de los atascados registros civiles.

El principal problema de este recuento es que los registros civiles están colapsados. El martes, en un registro de Madrid, una funcionaria miraba Facebook. Interrumpida desde la ventana, explicaba a este diario que no sabía el número de fallecidos. “Estamos en servicios esenciales y hay muchos atrasados”. Los medios de los registros dependen de las comunidades autónomas aunque responden al ministerio. Muchos están colapsados y otros no están ni conectados informáticamente como consecuencia del teletrabajo: por cuestiones de seguridad, el acceso a estas bases de datos personales está limitado a determinadas conexiones de internet. Por eso, Justicia les ha pedido que actualicen las cifras. Los registros tienen un horario de nueve de la mañana a dos de la tarde. Ahora se ha ampliado a los siete días de la semana, mañana y tarde, aunque solo para funciones esenciales.

¿Quiere esto decir que toda la diferencia entre las cifras oficiales y el exceso de mortalidad vislumbrado en los registros son fallecidos de coronavirus no contabilizados?

No. Es verdad que puede haber casos de fallecidos por coronavirus no diagnosticados al no haberles sido realizada una prueba PCR, cuyo positivo es una condición imprescindible para que el Ministerio de Sanidad los incluya en la estadística oficial, pero también es cierto que puede haber fallecidos sin Covid-19 que hayan muerto por culpa del coronavirus. Es el caso, por ejemplo, de pacientes que no hayan recibido una atención sanitaria normal debido a la mayor actividad médica provocada por el Covid o de otros que no hayan acudido a Urgencias ante una dolencia crítica por temor al contagio del coronavirus. En este caso, estaríamos hablando de muertes indirectas.

Piensen en una guerra. Los soldados caídos en combate y la población civil víctima de los bombardeos serían las muertes directas. Pero también puede haber personas que vivan a cientos de kilómetros del frente de batalla que mueran de hambre por el bloqueo de suministros o de enfermedades por las penosas condiciones de salubridad derivadas de la guerra.

¿En otros países también se están viendo estas diferencias entre las cifras oficiales y las estadísticas registrales?

Sí. En Italia, por ejemplo, los registros administrativos de varias localidades indicaban que había cuatro veces más muertos que los recogidos en las cifras oficiales. En Reino Unido, la última semana de marzo hubo 1.000 fallecidos más que en la media de los cinco últimos años, cuando las cifras oficiales de muertos por coronavirus hablaban de 539. Y en Estados Unidos, el propio Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) admitía una “infraestimación” de las muertes oficiales por Covid en el país.

¿Cuándo se sabrá exactamente cuánta gente ha fallecido por el coronavirus?

Cuando se disipe la niebla de la pandemia. El Instituto Nacional de Estadística recoge los datos de todos los registros civiles y publica las estadísticas demográficas un año después. Es decir, que si el Gobierno y las comunidades no logran desatascar los registros y deciden no adelantar la publicación de estos datos —como sí han hecho Castilla y León o Reino Unido por la excepcionalidad de la situación—, la foto precisa no estará hasta 2021. Es lo que ocurrió con la ola gran de calor de 2003. No había un instrumento para medir la mortalidad, que se disparó por muchas causas, y hasta el año siguiente no se pudo ver que hubo un exceso de 13.000 muertes. Un artículo publicado en 'The Atlantic' hace mención del número de víctimas provocado por el paso del huracán María por Puerto Rico en septiembre de 2017: las primeras cifras oficiales daban un total de 64 muertos, pero un estudio de la Universidad de Harvard publicado 10 meses más tarde elevaba la cifra a más de 4.600.

“Va a variar de país a país. Cuando los nuevos casos sean muy, muy pequeños —uno nuevo a la semana—, entonces se podrá ir hacia atrás y ver lo que ha ocurrido. Pero hasta que las cifras se estabilicen, es un objetivo en constante movimiento”, asegura John Mutter, profesor de Ciencias Ambientales en la Universidad de Columbia, en la entrevista de la revista estadounidense.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
74 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios