CAEN LAS HOSPITALIZACIONES EN LA REGIÓN

De pacientes en los pasillos a Urgencias vacías: la luz empieza a asomar en Madrid

La imagen de la esperanza la dan las salas de Urgencias de los hospitales sin apenas gente o las zonas de asistencia improvisadas que empiezan a desmantelarse

Foto: Hospital del Henares (Coslada) este 7 de abril (a la izquierda) y el 31 de marzo (a la derecha). (EC)
Hospital del Henares (Coslada) este 7 de abril (a la izquierda) y el 31 de marzo (a la derecha). (EC)
Adelantado en

Madrid empieza a ver luz al final del túnel. El número pacientes ingresados en los hospitales de la comunidad más azotada por el Covid-19 se sitúan por debajo de los 14.000 por primera vez desde el 27 de marzo. Esta caída en el número de hospitalizaciones (el martes hubo 551 menos que el día anterior) se suma al desahogo que las Urgencias llevan notando días y que también cuentan con un dato muy esperanzador. Desde que comenzó la semana, las personas que requieren asistencia en las puertas de Urgencias se mantienen estables en la cifra de 300 o 400 diarias, lejos de los 1.300 pacientes que acudían el 16 de marzo, justo al decretarse el estado de alarma en toda España.

Este lunes ya se produjo una cifra muy reveladora: solo 390 pacientes llegaron a los servicios de Urgencias en busca de asistencia, frente a los 1.955 del lunes anterior. El 80% menos en solo una semana. De ahí que se empiecen a ver imágenes de los hospitales con momentos en que sus Urgencias están completamente vacías.

Se trata de un importante descenso en el que el Gobierno regional se está apoyando para desarrollar un “plan de repliegue” en algunos hospitales de segundo nivel (es decir, de complejidad intermedia) y avanzar hacia una asistencia normal. La idea pasa por ir reabriendo unidades que de un día para otro echaron el cierre transformándose en servicios exclusivos de Covid-19, y recuperar la atención a pacientes fuera de la órbita del coronavirus.

Las 18.410 altas hospitalarias que este martes registró la comunidad dan cuenta de la liberación de camas que también se está produciendo en los hospitales: una media de 400 o 500 cada día, según explicó el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. Las UCI, como es previsible, serán las que más tarden en notar una menor presión. Los pacientes críticos permanecen en cuidados intensivos entre dos y tres semanas como mínimo. Es decir: a partir de los próximos días deberían empezar a liberarse, aunque ya están viendo descender su nivel de sobreocupación gracias a los menores ingresos hospitalarios y después de semanas de verdadero colapso.

Los sanitarios siguen pidiendo “prudencia” ante las cifras, pero el optimismo parece inevitable en muchos hospitales madrileños. La imagen de la esperanza la ilustran las salas de Urgencias de algunos de ellos, como el Clínico San Carlos, que hace tres días tuvo su primer domingo tranquilo. Incluso hubo momentos con apenas dos pacientes en salas donde hasta hace muy poco no cabía una sola persona más.

Una fotografía similar se veía este martes en el Hospital del Henares (Coslada), donde los sanitarios tuvieron que montar hace justo una semana un hospital de campaña en el pasillo principal del centro. La imagen, publicada por este diario, mostraba una realidad desoladora. Un 'hall' repleto de camas y sillas adaptables con decenas de pacientes y, al fondo, otros muchos con mantas apoyados en el suelo. El hospital no daba abasto.

El desbordamiento ante el volumen de pacientes y el goteo de positivos por coronavirus obligaron a improvisar nuevas zonas de atención que, por fin, han comenzado a desmantelarse. Este mismo martes, ese mismo 'hall' lucía un mobiliario completamente vacío y sin gente. La menor presión en Urgencias y el traslado de pacientes a Ifema, que funciona a pleno rendimiento, han permitido al hospital ir cerrando algunas de estas áreas.

Desde el lunes, la situación también ha cambiado mucho en el Hospital Infanta Sofía, de San Sebastián de los Reyes. Por primera vez, anunciaba un sanitario desde su cuenta de Twitter, las urgencias permanecían sin pacientes a las 11:30 de la mañana. “Buena señal, eso sí, sin confiarse”, decía el mensaje, en línea con todos los profesionales. “Optimismo, pero sin bajar la guardia”, como también insisten las autoridades sanitarias.

En el Hospital Severo Ochoa de Leganés, otro de los más afectados, la reducción de la presión asistencial en la puerta de Urgencias permitió incluso hacer trabajos de desinfección en todo el servicio. Precisamente, gracias al menor número de personas que aguardaban en Urgencias (en torno a 60 personas este lunes, de las que 40 demandaban una cama), estas fueron trasladadas a otras unidades para liberar la zona. “Algo que hasta ahora no podíamos hacer. Es increíble verlo por fin vacío”, explican sanitarios del hospital. La cifra más baja de pacientes en las Urgencias se alcanzó en Leganés el pasado domingo, con un total de 51 enfermos, de los que 35 estaban esperando una cama de hospitalización, después de días en los que se llegaron a cuadruplicar las posibilidades asistenciales.

Otro síntoma de la mejoría que poco a poco registra la capital es el anuncio que anoche hizo el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, reconociendo que después de haber recibido ayuda de muchas regiones, "es el momento de que Madrid sea solidario". El regidor confirmó que 20 sanitarios y otra veintena de voluntarios del Samur acudirán a Castilla y León como refuerzo. Se trata de otra de las comunidades más golpeadas por la pandemia, con provincias como Segovia que afrontan con un solo hospital más de 1.100 contagios, un centenar de fallecidos y una población total de 150.000 habitantes.

El material se nota en los hospitales

La radiografía actual de los hospitales coincide en el tiempo con la llegada de recursos y material que la comunidad esperaba desde hacía dos semanas y que los hospitales ya han empezado a notar. La presidenta regional confirmaba el domingo que había aterrizado en Barajas un segundo avión con millones de mascarillas, trajes, camas, buzos, guantes y gafas. Sumado al primero de los aviones, que llegó a Madrid cuatro días antes, el material alcanzaba las 140 toneladas.

Entrada principal del Hospital de La Paz en Madrid. (EFE)
Entrada principal del Hospital de La Paz en Madrid. (EFE)

Los aviones fueron anunciados por Ayuso el 22 de marzo y el Consejo de Gobierno desbloqueó 23,8 millones de euros para poder hacer el pedido a China. Pero el material se terminó retrasando por diversos “imprevistos”, según explicaron distintos dirigentes del Ejecutivo. Desde la dificultad de adquirir material en un mercado “desbordado” a los propios problemas para realizar compras en Asia por parte de una Administración autonómica.

Por otro lado, el Ministerio de Sanidad también entregó a las distintas comunidades importantes lotes de test a principios de semana. Ruiz Escudero confirmó que Madrid ha recibido 206.000 unidades y que la región permanece a la espera de conocer el protocolo para su uso. La prioridad, según aseguró el consejero madrileño, pasa por conocer la situación real en las residencias de ancianos, convertidas en un símbolo de los peores efectos de la pandemia.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios