Ya ha sido reembolsado el importe

Sanidad contrató test defectuosos por 17,1 millones de euros al "proveedor de confianza"

Los 659.000 test rápidos que el Gobierno tuvo que devolver fueron comprados a Interpharma, una empresa con sede en Cataluña

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa, este 21 de abril en rueda de prensa en la Moncloa. (Borja Puig | Pool Moncloa)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, este 21 de abril en rueda de prensa en la Moncloa. (Borja Puig | Pool Moncloa)

Los 659.000 test rápidos defectuosos que Sanidad tuvo que devolver a finales de marzo fueron comprados a la empresa Interpharma, según el expediente publicado este martes en la Plataforma de Contratación del Sector Público. Tras varias semanas negándose a dar la información, el Gobierno por fin ha publicado el contrato. Se comprometió a pagar más de 17 millones de euros por el material, aunque solo llegó a desembolsar seis, que ya ha recuperado. Un portavoz de la compañía ha explicado a El Confidencial que fue la propia empresa la que se puso en contacto con el Gobierno para ofrecerle los test. Pero no ha habido respuesta ante la pregunta de por qué el Gobierno no ha querido revelar su identidad.

Los test habían sido fabricados por la empresa china Shenzhen Bioeasy Biotechnology, pero distribuidos en España por una compañía nacional, como confirmó el Ejecutivo. "El Gobierno adquirió una partida a un proveedor nacional, que los importaba de China y cuyo producto cuenta con el marcado CE", explicó el 26 de marzo para defender su labor. A pesar de haber sido preguntado en numerosas ocasiones en rueda de prensa, el Gobierno se había negado dar el nombre del proveedor, también porque Sanidad necesita que los suministradores "ayuden" a proporcionar mercancía. Hasta este martes.

En una nota de prensa emitida a última hora de la tarde de este martes, el Ministerio de Sanidad informó de varios acuerdos de tramitación de emergencia para la compra de material sanitario. Uno de esos contratos es el referido a los 659.000 test de antígenos devueltos. En concreto se trataban de los kits BIOEASY 2019-Novel Coronavirus Ag GICA RAPID TEST. El vendedor fue Interpharma, que ganó el concurso al presentar la mejor oferta: 14.168.500 euros (17.143.885 IVA incluido). De esa cantidad, 6.000.359,75, el 35%, fueron pagados por el Ejecutivo en concepto de anticipo.

El contrato fue firmado el 18 de marzo. Seis días más tarde, el Instituto de Salud Carlos III certificó que los test no eran válidos. "La sensibilidad (...) es muy inferior en nuestro medio a lo que indica la validación clínica por la que se obtuvo el marcado CE (24,3% en nuestro medio vs. 83% del marcado CE)", decía la carta enviada por Patricia Lacruz, directora general de Cartera Básica del Servicio del SNS y Farmacia, a Interpharma rechazando la mercancía y requiriendo la devolución del dinero pagado hasta entonces.

El Ministerio de Sanidad afirma que el importe fue devuelto la semana pasada. "Uno de esos contratos quedó anulado al demostrarse que la sensibilidad de los productos era inferior a la deseada. Se presentó entonces un requerimiento a la empresa para la devolución de los bienes entregados y la solicitud de devolución del importe satisfecho hasta el momento, en total 6.998.035 euros. El reintegro fue realizado el pasado 17 de abril", explica Sanidad.

En total, el Gobierno informó de siete expedientes para la adquisición de 5.689.000 test de diagnóstico, 496.800.000 mascarillas de protección respiratoria y 20.160.000 unidades de otro material (mascarillas quirúrgicas, guantes y gafas de protección). "El importe total de estos suministros ha ascendido a 350.293.032,08 euros", informó el ministerio.

Personal sanitario realiza un test en Washington DC. (EFE)
Personal sanitario realiza un test en Washington DC. (EFE)

Interpharma es una empresa privada fundada en 1972. En sus orígenes nació como un laboratorio farmacéutico, cosmético y pediculicida. Después se expandió a la fabricación de complementos alimenticios y vitamínicos. Está registrada como laboratorio oficial en la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Su fábrica está situada en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) y es proveedor del Sistema Nacional de Salud.

Hace ocho días, este medio intentó ponerse en contacto vía e-mail y llamada telefónica con esta compañía, pero no hubo ninguna respuesta. En el momento de la publicación de esta noticia, un portavoz oficial de la compañía ha respondido a El Confidencial que fue la propia empresa la que se puso en contacto con el Ministerio de Sanidad, para ofrecerles el suministro de los test de diagnóstico clínico de la empresa Shenzhen Bioeasy Biotechnology. Detallan que cuando se hizo la compra fue en una situación de emergencia. "El producto reunía los certificados necesarios para ser comercializados en la Unión Europea y la empresa china contaba con los permisos de exportación a España", argumenta.

Se bloqueó la mayor partida posible para garantizar el suministro de estos test sin haberlos testado antes

"Se solicitaron previamente las certificaciones, estudios clínicos y los protocolos de uso. Cuando se recibieron los primeros test el Gobierno hizo sus comprobaciones y determinaron que no se cumplía los requisitos de la ficha técnica y por lo tanto no se conseguían los niveles de sensibilidad esperados", dice. Desde Interpharma, aseguran que una vez que se comunicó que los test no eran válidos, la empresa española procedió al abono integro del importe total el día 17 de abril.

Al ser preguntado sobre por qué el Gobierno no ha querido aclarar que ellos eran el distribuidor nacional, no ha habido respuesta. Se bloquearon la mayor partida de test posible para garantizar el suministro de estos test sin haber probado una muestra previa. Fue una vez recibido el primer lote cuando se procedió con el testeo de este. El portavoz explica que en una situación así, no hay un procedimiento habitual.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios