SE DISTRIBUIRÁN A PARTIR DEL PRÓXIMO LUNES

Sanidad pide ahora usar mascarillas pese al desabastecimiento y las repartirá en el metro

El ministro señala que el Gobierno sigue la nueva recomendación de la agencia europea, de modo que aconseja la utilización de esta prenda "reutilizable", sobre todo en las zonas de más tránsito

Foto: Pedro Sánchez y Salvador Illa, el pasado 3 de abril en su visita a la fábrica Hersill, en Móstoles, ambos con mascarilla. (EFE)
Pedro Sánchez y Salvador Illa, el pasado 3 de abril en su visita a la fábrica Hersill, en Móstoles, ambos con mascarilla. (EFE)

El Gobierno ya recomienda el uso de mascarillas "higiénicas" y reutilizables como barrera de protección frente al coronavirus. En línea con las orientaciones del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), Sanidad aconseja la utilización "complementaria" de esta prenda, "especialmente" en los trayectos al trabajo, cuando se efectúen en medios de transporte donde pueda haber aglomeraciones y sea más difícil guardar la distancia de seguridad de al menos un metro. Por ello, el Ejecutivo repartirá unidades a partir del próximo lunes, 13 de abril —cuando se reactiva la actividad económica—, en zonas de tránsito, como estaciones de metro o de Cercanías. Sin embargo, ahora mismo las farmacias están desabastecidas y es muy difícil para un ciudadano adquirir las quirúrgicas. El ministerio, no obstante, se refiere a otro nuevo tipo de mascarillas para uso general de la población, reutilizables e "higiénicas", aunque no queda claro que esté garantizada su provisión.

El titular de Sanidad, Salvador Illa, hizo este viernes el anuncio tras la reunión del Consejo de Ministros, cita extraordinaria porque estaba obligado a aprobar formalmente la segunda prórroga del estado de alarma, hasta las 00:00 del 26 de abril, sin que se sepa aún si a partir de esa fecha arrancará la desescalada. Pero antes de que comience ese proceso de reapertura, el Gobierno cambia el guion, como ha hecho el ECDC. Si hasta esta semana se prescribía el uso de mascarillas, además de para los profesionales sanitarios, a los enfermos por coronavirus para impedir el contagio, desde ahora se aconsejará la utilización de esta prenda para toda la población como una medida "complementaria" a las que Sanidad sigue considerando "claves": guardar la distancia interpersonal de al menos un metro, lavado frecuente de manos y mantener una higiene estricta en espacios públicos y privados.

Illa recordó que el ECDC, el pasado miércoles 8 de abril, adoptó un conjunto de nuevas recomendaciones respecto al uso de mascarillas, tras la evidencia de el SARS-CoV-2 puede contagiarse entre personas asintomáticas. La agencia europea apuntó que estas prendas pueden ser consideradas como un "complemento" para prevenir los contagios, y que es recomendable su uso "sobre todo cuando se visiten espacios cerrados y ocupados, como tiendas, centros comerciales o transporte público". El ECDC agregó que es una alternativa válida el uso de mascarillas no sanitarias y fabricadas por distinto tipo de tejidos, especialmente si, "por problemas de abastecimiento", las de tipo quirúrgico se destinan preferentemente a los sanitarios.

Illa insiste en que el uso de mascarillas, como dice el ECDC, es una medida "complementaria" a la distancia de un metro, higiene y lavado de manos


El ministro señaló que estas mascarillas quirúrgicas (al igual que las más protectoras y con filtro FPP2 y FPP3) "deben ser utilizadas por los profesionales sanitarios" o aquellos colectivos que tienen "protocolizado" este tipo de producto. Eso no cambiará. Pero se introduce, por tanto, un nuevo tipo de mascarilla, llamada "higiénica o de barrera", que puede estar hecha de otro material, y cuyo uso es "recomendable". El Gobierno, dijo, ya ha publicado dos normas UNE para regular esta prenda de protección (una para su uso en adultos [aquí en PDF] y otra para su uso en niños [PDF]) y aún habrá una tercera para las máscaras faciales reutilizables que dará a conocer en los próximos días. Adicionalmente, se activará "toda la producción nacional posible" para facilitar su adquisición.

Activar la producción nacional

El Ejecutivo, "en concordancia" con lo indicado por el ECDC y los expertos que le asesoran, y también en línea con la dirección a la que venía apuntando desde hace una semana, "recomienda el uso complementario" de esta mascarilla higiénica. Un uso que aconseja "especialmente", precisó Illa, en los trayectos al trabajo cuando se efectúen en medios de transporte en los que puede haber aglomeraciones y sea más difícil guardar la distancia de seguridad. "No es necesaria" esta prenda si un ciudadano va a su puesto en vehículo privado, andando o en bicicleta, porque ahí "no hay dificultad" en guardar esa distancia de al menos un metro con otras personas, señaló. En coches o taxis ya advirtió Transportes de que solo puede viajar una persona por fila de asientos.

El ministro no avanza cuántas unidades se distribuirán desde el lunes. Sí señala que se está activando "toda la producción nacional posible"

El Gobierno "va a facilitar" este producto de protección facial a partir del lunes, 13 de abril, cuando la economía salga de su hibernación y se reactive la construcción o el trabajo en las fábricas, por ejemplo, ya que fue ayer cuando venció el permiso retribuido recuperable. Así, "se hará una distribución" de mascarillas higiénicas en estaciones de metro o Cercanías, en los puntos en los que "es recomendable su uso". "Y vamos a activar toda la producción nacional y distribución posible de esta nueva categoría de producto", agregó.

Sanidad pide ahora usar mascarillas pese al desabastecimiento y las repartirá en el metro

Illa, sin embargo, no concretó cuántas unidades de mascarillas se repartirán a partir del lunes, ni de qué estarán fabricadas (más allá de que serán reutilizables), ni si estará garantizado, en los dos días que faltan, el abastecimiento. Porque hasta ahora muchas farmacias acusaban la carencia de estas prendas sanitarias, de guantes o de geles hidroalcohólicos, ya que se ha priorizado su llegada a los hospitales.

Sin nombre del proveedor de los kits fallidos

Preguntado el ministro en rueda de prensa si estará asegurada la provisión de mascarillas, insistió en que su uso es, como dice el ECDC, una medida "complementaria" a las iniciativas de prevención (distancia de seguridad, lavado de manos e higiene en espacios públicos y privados), que son las verdaderamente "importantes", "relevantes". Además, recordó, las personas con una mínima sintomatología por Covid-19 deben quedarse en casa aisladas, al igual que aquellos con los que han mantenido un contacto estrecho.

"La nueva categoría [de mascarilla] que hemos diseñado se ha ido trabajando en el marco de la seguridad laboral con los comités de prevención de riesgos laborales. Entendemos que aquí se ha hecho un esfuerzo, y vuelvo a agradecer a todas las personas implicadas para que en los puestos de trabajo se den las máximas garantías para la protección de la salud de todos los trabajadores", respondió, sin concretar nada.

Sanidad distribuye en las próximas horas otro millón de test rápidos para su uso en las zonas de alta prevalencia (hospitales y centros de mayores)

Tampoco Illa quiso revelar quién fue el proveedor nacional al que se compraron los test rápidos defectuosos de un fabricante chino. Sanidad se ha negado hasta ahora a facilitar ese nombre. El titular del ministerio insistió en que esos kits tenían marcado CE y que se podían comercializar, pero no reunían los "requisitos mínimos". "No ha habido ocultación de ninguna cuestión", apuntó, pero tampoco se darán más datos en un momento en el que el Ejecutivo necesita que los proveedores "ayuden" a proporcionar suministros.

Detalle de los test rápidos utilizados en el laboratorio del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), el pasado miércoles, 8 de abril. (EFE)
Detalle de los test rápidos utilizados en el laboratorio del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), el pasado miércoles, 8 de abril. (EFE)

El ministro sí adelantó que entre este viernes y sábado se va a repartir otro millón de test rápidos a las comunidades autónomas —el primer millón se distribuyó entre el domingo y el lunes— para que se hagan diagnósticos en zonas de alta prevalencia de la enfermedad, como hospitales o residencias de ancianos. El Ejecutivo compró cinco millones de estos kits. A su vez, Sanidad informó este viernes de que, desde el 10 de marzo y hasta ayer, 9 de abril, se han distribuido a las comunidades autónomas 38.748.936 mascarillas sanitarias. De ellas, la región que más ha recibido ha sido Madrid (9,5 millnes). Además, el Ejecutivo ha repartido en el último mes 22,9 millones de guantes de nitrilo, más de 163.400 gafas de protección, 287.500 batas desechables, más de 262.000 unidades de soluciones hidroalcohólicas y 269.000 buzos, entre otro material.

Sanidad pide ahora usar mascarillas pese al desabastecimiento y las repartirá en el metro

Illa reiteró que todavía no se está en una fase de desescalada. "Seguimos en estado de confinamiento", en la fase "dura" de combate de la pandemia, por lo que no cabe relajar ninguna medida. Por eso el lunes no acaba el encierro en los hogares, solo se reactiva mínimamente la producción en aquellas actividades permitidas por el decreto de alarma. Esto significa, por tanto, que se mantiene la potenciación del teletrabajo en la medida de lo posible, y que solo podrán abrir al público aquellos comercios catalogados como esenciales (supermercados, mercados, farmacias, ópticas..., pero no bares, restaurantes, cines o salas de fiestas).

El Gobierno añade presión al PP para que se sume a los nuevos Pactos de la Moncloa y arrime "el hombro"

El Gobierno sigue empujando al PP para que se sume a los nuevos Pactos de la Moncloa que invoca. Lo hizo ayer el presidente, Pedro Sánchez, y continuó este viernes la portavoz, María Jesús Montero. El jefe del Ejecutivo convocará la próxima semana a los líderes políticos en citas individuales y sin una propuesta concreta, más allá de trenzar un gran acuerdo para la reconstrucción social y económica del país tras la devastación de la pandemia de coronavirus.  

El Ejecutivo espera que todos los convocados acudan tras la llamada, pese a que el debate en el Congreso este Jueves Santo mostrara "que algunos siguen con viejas inercias y no son capaces de arrimar el hombro". Montero aludía al PP, que considera esa llamada al acuerdo un "señuelo". 

"No se podría entender que el principal partido de la oposición no quisiera acudir a una convocatoria sobre el futuro inmediato de España y sobre el que podemos construir entre todos los próximos años", dijo la ministra, quien reclamó "aparcar" las disputas y los "reproches partidistas" en un momento crucial. Sin embargo, el PP se considera agraviado por la portavoz socialista, Adriana Lastra, quien ayer advirtió en el pleno de la Cámara Baja de que si Pablo Casado no se suma a ese gran acuerdo, el "error" le "perseguirá toda su vida". 

El presidente, dijo la portavoz, "ofreció mano tendida" para captar "talento" y las "capacacidades" de la vida política, social y económica del país. El Ejecutivo busca un gran pacto para decidir cómo reconstruir España en el "medio plazo", porque "lo que está en juego es nuestro presente y futuro como sociedad".

Quienes no se sumen, dijo, pondrán en evidencia "el país no puede contar con ellos cuando se les necesita". Era una evidente presión hacia la oposición. 

La búsqueda de los nuevos Pactos de la Moncloa comenzará con las reuniones individuales con los líderes políticos (aún sin fecha). La posición del Gobierno, dijo la portavoz, es "leal, abierta y transparente" y busca que "todos puedan sumar y nadie se quede fuera". "Todo el que quiera aportar a esta reconstrucción económica y social con propuestas y criticas constructivas será bienvenido y más que bienvenido", sostuvo la ministra de Hacienda. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
79 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios