IGLESIAS CELEBRA LA MARCHA ATRÁS

El Gobierno rectifica tras las críticas y permitirá a los niños dar paseos por la calle

El ministro señala que el Ejecutivo "escucha", tras el alud de críticas, y dictará una orden para que los menores de 14 años puedan salir desde el domingo. Los detalles se conocerán el sábado

Foto: Niños estudian en casa durante el confinamiento, el pasado 19 de abril en Santiago de Compostela. (EFE)
Niños estudian en casa durante el confinamiento, el pasado 19 de abril en Santiago de Compostela. (EFE)

El Gobierno "escucha" y rectifica. Finalmente, permitirá a los niños y niñas menores de 14 años "dar paseos" por la calle desde el próximo domingo, 26 de abril. "Dar paseos", sin más apellidos, para respirar aire libre y sin necesidad de ir a ningún establecimiento concreto y cerrado. Pero aún faltan por perfilar detalles como duración y distancia de esas escapadas de los pequeños.

Esta fue la reacción del Gobierno, y el anuncio del ministro de Sanidad, Salvador Illa, después de un alud de críticas, internas y externas, a su decisión de promover, a partir del 27 de abril, una salida muy limitada de los niños del hogar. El Ejecutivo, de hecho, remitió al Congreso una solicitud de prórroga del estado de alarma hasta el 10 de mayo que suponía la autorización de que los menores de 14 años pudieran pisar la calle pero solo para ir al supermercado, a la farmacia o al banco, y siempre acompañados de un adulto.

Los fuertes reproches de la oposición, de comunidades autónomas, de entidades como la Asociación Española de Pediatría, de varios ministros del Ejecutivo, e incluso de Unidas Podemos, socio de Pedro Sánchez en la Moncloa, forzaron la rectificación total del Ejecutivo en apenas unas horas. La salida al embrollo se hará por vía indirecta: no se modificará la solicitud de prórroga, sino que el ministro Illa dictará el sábado, para que entre en vigor el domingo 26 de abril, una orden ministerial para permitir a los niños "dar paseos". Será posible porque el texto aprobado este martes por el Consejo de Ministros —y que debe votar este miércoles el Congreso— le habilita para "modificar, ampliar o restringir las medidas, lugares, establecimientos y actividades" permitidos, "por razones justificadas de salud pública, con el alcance y ámbito territorial que específicamente se determine". Es decir, que el estado de alarma confiere a Sanidad tomar decisiones para relajar o restringir el confinamiento. Tal conducto es el que usará el Gobierno para enmendar su propio error. No se tocará el texto remitido a la Cámara Baja.

Dar paseos es dar paseos... no es ir a un establecimiento concreto, al que también pueden ir acompañados de adultos


Illa compareció desde la Moncloa cerca de las 21:00 con la mochila de las críticas a la espalda para anunciar la fulminante marcha atrás. Pero no pudo ser más concreto: será en la orden ministerial del sábado en la que se contendrán los detalles, siempre y cuando el Congreso autorice este miércoles la tercera prórroga de la alarma. "Dar paseos es dar paseos... no es ir a un establecimiento concreto, al que también pueden ir acompañados de adultos", dio el ministro como toda orientación. En todo caso, añadió, sí se velará por que ese "alivio" para los niños se haga en condiciones de máxima "protección y seguridad", mirando por la salud pública. El Gobierno actúa, insistió, con "máxima prudencia y cautela", deslizando a la vez que si esta misma mañana anunció una medida mucho más restrictiva —y contestada— fue precisamente por esa razón, para evitar un aumento de los contagios por coronavirus y un nuevo rebrote de la pandemia.

Reunión a tres bandas

El ministro aportó, como razón de la marcha atrás, que el Ejecutivo "escucha a todo el mundo y de forma muy particular a aquellos que proporcionen evidencia científica", atiende por tanto las demandas de los expertos y de "la sociedad". Y es que el torrente de críticas había sido incesante durante la tarde, desde que la portavoz, María Jesús Montero, sorprendiera con una decisión que no se desprendía en absoluto de las palabras de Sánchez del pasado Sánchez. El presidente había asegurado que, a partir del 27 de abril, los niños podrían disfrutar de "un rato al aire libre", para "oxigenarse". Anunciaba así un desconfinamiento organizado de los menores.

Montero había anunciado que los pequeños podrían solo acompañar a un adulto para ir al súper, al banco o a la farmacia, pero no para dar paseos

La ministra de Hacienda, sin embargo, señaló que los menores de 14 añosy no de 12, como había afirmado tentativamente el líder socialista— podrían acompañar a un adulto o persona responsable de su cuidado a hacer sus recados (compra de bienes de primera necesidad, a una entidad financiera, a un centro sanitario...). En realidad, no era mucho cambio respecto a lo que ya se podía hacer, puesto que los pequeños podían acompañar a uno de sus padres a la compra si estos no tenían con quién dejarlos en casa.

El Gobierno rectifica tras las críticas y permitirá a los niños dar paseos por la calle

En el Consejo de Ministros apenas se había entrado a deliberar sobre este asunto, porque el acuerdo era estudiar los detalles para la reunión prevista para la tarde a tres bandas, con los equipos de Sanidad, Vicepresidencia Segunda —que dirige Pablo Iglesias— y el de desescalada, que pilota Teresa Ribera. Sin embargo, las críticas de la oposición se iban apilando, y crecía asimismo la irritación y sorpresa entre los ministros del Ejecutivo. Los de Unidas Podemos, sí, pero también entre los del PSOE.

Varios ministros consultados por este diario no acertaban a explicar cómo se había podido producir el error, aunque el escudo era la "prudencia" y el miedo a cualquier paso en falso que revierta la tendencia decreciente de contagios. Sánchez, de hecho, contaba con un informe de la Dirección General de la Infancia y de la Adolescencia, dependiente del Ministerio de Derechos Sociales de Iglesias, que recomendaba los paseos cortos con los menores, pero al aire libre. El malestar de los morados lo exteriorizó su portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, quien poco antes de la comparecencia del ministro insistió en que hacía falta una "rectificación".

Tras la convocatoria de la tarde, Illa anunció la rectificación, que fue automáticamente celebrada por el vicepresidente segundo. Y también por la oposición —el PP pidió no obstante la concreción del desconfinamiento de los niños antes de la votación de la alarma— y por la Asociación Española de Pediatría (AEP). Ahora habrá que bajar a los detalles, y eso que ya han pasado cuatro días desde el anuncio del presidente. El Gobierno había desactivado una bomba, pero dejándose más pelos en la gatera, sin poder librarse de la acusación de "improvisación" por sus rivales.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
90 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios